Utilizamos cookies propias y de terceros para evaluar el uso que se hace de nuestra página Web y la actividad general de la misma, así como para facilitar los enlaces a las redes sociales. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información haciendo click aquí | OK

Preguntas y respuestas medicas

Busca tu médico en OnSalus.com

Blog del Dr. Francisco Marín Jiménez

  • !ME DUELEN LAS RODILLAS...!

    !ME DUELEN LAS RODILLAS...!

    - Escrito por Dr. Francisco Marín Jiménez hace alrededor de 5 años -

    El dolor de rodillas es un problema frecuente entre la población. Con el paso de los años, cada vez son más personas las que sienten que sus rodillas se quejan, que ya no aguantan como antes.

    De la misma manera que las arrugas de la piel, o las manchas que aparecen por el sol, el desgaste de las rodillas es algo inherente a la edad. Pero no por ello hemos de dar por bueno el dolor, y conformarnos con sufrirlo sin hacer nada al respecto.


    Las causas del dolor de rodillas pueden ser múltiples, dado que existen muchas estructuras implicadas en la articulación: Ligamentos, meniscos, la rótula… Pero la causa más frecuente es el desgaste del cartílago que recubre las superficies articulares que conforman la rodilla. Esta afirmación es aplicable a gente mayor, o gente con importante sobrepeso. Como veremos más adelante, en los jóvenes las causas suelen ser otras.


    El cartílago actúa como superficie deslizante, ayudado por el denominado líquido sinovial. Con la edad, el cartílago va degenerando, hasta desaparecer en determinadas zonas. Con ello, los huesos chocan entre sí, lo que genera dolor. También se pierde, con el desgaste del cartílago, la fluidez y flexibilidad propia de una articulación joven, apareciendo rigidez.


    ¿Qué podemos hacer para evitar/prevenir el dolor?
    Dado que las rodillas son uno de los puntos de apoyo del peso del cuerpo, podemos disminuir las molestias perdiendo peso. Evidentemente, esto es algo aplicable únicamente a las personas con sobrepeso.  De todas formas, en personas con un mínimo exceso de peso, el hecho de perder unos kilos también comporta una mejora sintomática importante.


    Otra cosa que podemos hacer es fortalecer la musculatura que rodea la articulación de las rodillas, de manera que el peso pueda repartirse entre ésta y aquellos. Para ello, la piscina, la bicicleta,  y cualquier ejercicio físico que no suponga saltar ni golpear la articulación, pueden ser beneficiosos.


    Un analgésico que puede ayudar en momentos de mayor dolor es el paracetamol. De todas formas, no lo tome si no está seguro que lo que le sucede se debe a artrosis. Y siempre con el consejo médico.


    ¿Cuándo acudir al médico?
    Pueden ser motivos de acercarse al centro de Atención Primaria el hecho que el analgésico pautado no tenga el efecto deseado, o bien que el dolor se haya intensificado. También deberíamos acudir a nuestro médico si las rodillas se ponen enrojecidas y calientes,  signos que no son típicos de la artrosis.


    Y en pacientes jóvenes, al menos para realizar una primera exploración que permita asegurar que la molestia no se debe a la alteración de ligamentos o meniscos. En especial, si la molestia apareció tras un golpe/contusión, o tras realizar un ejercicio físico mucho más intenso de lo habitual.


    Por: Dr. Francisco Marín (Atención primaria)