Utilizamos cookies propias y de terceros para evaluar el uso que se hace de nuestra página Web y la actividad general de la misma, así como para facilitar los enlaces a las redes sociales. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información haciendo click aquí | OK

Preguntas y respuestas medicas

Busca tu médico en OnSalus.com

Blog de Reyna Arenas

  • PRODUCTOS ALTAMENTE TÓXICOS DE USO COTIDIANO

    PRODUCTOS ALTAMENTE TÓXICOS DE USO COTIDIANO

    - Escrito por Dr./Dra. Reyna Arenas hace alrededor de 5 años -

    La aplicación de la ciencia química en nuestra vida ha sido generosa en muchos aspectos. Sin embargo, el uso que a veces se le da puede salirse de toda proporción, y generar daños irreversibles en personas, animales y medio ambiente.

    Sabemos bien que muchos de los productos que utilizamos contienen sustancias dañinas. Por mencionar algunos: artículos de limpieza, refrescantes de ambiente, cosméticos, botellas plásticas y utensilios de cocina con teflón. Parece que hemos decidido vivir con las consecuencias o tal vez ni siquiera pensamos mucho en ello. La fuerza de la costumbre nos atrapa.

    Un artículo publicado por Forbes habla de la presencia de tóxicos en productos que ni siquiera imaginamos. Hace hincapié en unas sustancias llamadas bifenílicos polibromados (BPBDs), que se utilizan para retardar la combustión de muchos objetos. Son económicos y bastante efectivos al evitar una pronta propagación de las flamas.

    Se encuentran mayormente en los rellenos de  colchones y sillas para bebé de uso en el coche. Además, son rociados durante su fabricación, sobre teclados de los ordenadores y muchos de los aparatos electrónicos que tenemos en casa. También en alfombras y telas para tapicería.

    Diferentes investigaciones han demostrado su toxicidad, primero en pobres ratones y después en humanos. Se han encontrado residuos de estos BPBDs en niños y en leche de madres jóvenes. Están asociados a desarrollo deficiente del cerebro, retraso en el aprendizaje, así como en problemas de memoria y comportamiento en pequeños.

    A raíz de estas investigaciones algunos fabricantes han dejado de utilizarlos. Aunque muchos otros lo siguen haciendo. Algunos científicos, como la doctora Stapleton en Duke,  están buscando substitutos para estos ignífugos. Así como intentar detectar la presencia de los mismos en otros productos, especialmente de bebés.

    No todo son malas noticias, el departamento de Salud y Consumo y Ecología y Desarrollo (ECODES) editó una guía que informa acerca de las sustancias químicas más peligrosas y comunes en nuestra vida diaria. Incluso, existe una legislación por parte de la Unión Europea, llamada REACH (Registro, Evaluación y Autorización de Sustancias Químicas) y algunos de sus aspectos básicos se pueden consultar en la mencionada guía.

    Definitivamente no podemos vivir dentro de una burbuja, nuestra capacidad de adaptación es lo que ha hecho de la humanidad una especie sobreviviente. Aunque de ninguna manera será faena sencilla intentar retomar una vida más natural en la medida de lo posible.

    Un buen paso será empezar a ser consumidores más responsables. El mejor inicio sería comenzar a leer las etiquetas y no adquirir productos que desconozcamos sus ingredientes. Sin olvidar que muchos de éstos, no sólo no se quedan en casa sino se van a vertederos y terminan en el mar, donde destruyen la vida o regresan a nosotros en forma de peces tóxicos.

    No sería mala idea prescindir de muchos de estos productos de manera consciente y retomar el uso del bicarbonato, la sosa y el vinagre como agentes de limpieza en casa.

    Existen también muchos sitios web donde se busca crear consciencia y demandar el derecho a una vida más sana. Greenpeace tiene uno donde menciona los productos y su grado de toxicidad. Paso a paso podemos buscar mejorar nuestra calidad de vida y sobre todo, la de nuestros hijos.

    Por: Reyna Arenas. Más artículos de Reyna aquí