Compartir

Remedios caseros para la colitis

Valoración: 5.0 | 1 voto
Remedios caseros para la colitis

La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria que afecta al colon y al recto. No obstante, puede extenderse a otras zonas del cuerpo y, como consecuencia, el tratamiento es más complicado. Esta enfermedad se caracteriza por manifestarse en brotes, en los cuales la persona experimenta los síntomas propios de la colitis, mientras que en el tiempo que pasa entre cada brote, destaca la ausencia de los síntomas.

No existe una cura para esta afección, sin embargo, sí hay una serie de remedios caseros para la colitis que pueden resultar efectivos a la hora de disminuir el efecto de los síntomas, y que te contamos en ONsalus.

    Índice
  1. Cómo saber si sufro de colitis
  2. Alimentación para la colitis
  3. La importancia de la flora intestinal
  4. Jugos para la colitis
  • Cómo saber si sufro de colitis

    Las señales que alertan de esta enfermedad pueden variar de intensidad y aparecer gradual o repentinamente. Por ello, una persona que sufra de le enfermedad puede desconocerlo y, de repente, experimentar los síntomas por un brote. Los síntomas que acompañan a la colitis ulcerosa son:

    • Dolor abdominal. Calor en la zona abdominal como consecuencia de la inflamación del intestino.
    • Sangre o pus en la heces. Es el síntoma más habitual que acompaña a la esta enfermedad.
    • Fiebre. La infección que conlleva la enfermedad puede provocar un aumento de la temperatura corporal.
    • Tenesmo. Necesidad de ir de nuevo al baño tras haber defecado debido a la inflamación del recto.

    Es posible que las personas a las que nos se les ha diagnosticado colitis ulcerosa pueden pensar que los síntomas son provocados por una simple diarrea o por una mala digestión. Sin embargo, con el tiempo esta afección acaba derivando en una pérdida de peso notable.

    Es imprescindible tener en cuenta que en ningún caso los remedios caseros para la colitis sustituyen al tratamiento médico. Es imprescindible acudir al médico en el caso de que se detecten estos síntomas para que el médico establezca un diagnóstico y se inicie con un tratamiento especializado lo antes posible.

    Cómo saber si sufro de colitis
  • Alimentación para la colitis

    Teniendo en cuenta que esta enfermedad afecta al colon y al recto, la alimentación jugará un papel vital. Incluir una dieta adecuada facilitará las digestiones y aliviará, por poco que sea, los síntomas de la enfermedad. Por ello uno de los principales remedios para la colitis es tener en cuenta los siguientes aspectos alimenticios.

    • Incluir fibra en la dieta es una de las primeras decisiones que pueden tomarse. Esta sustancia es importante en la alimentación de cualquier persona, pero en el caso de la colitis es especialmente importante. La fibra ayuda a limpiar el intestino y mantenerlo saludable y mejora el tránsito intestinal.
    • La avena es otro de los alimentos a concluir en la dieta para la colitis ulcerosa. Este cereal es muy nutritivo y se convierte en una de las mejores opciones como desayuno para las personas que sufren esta condición. Ayudará a mejorar el movimiento intestinal y estimulará el crecimiento de bacterias saludables que protegen el intestino. A medida que la avena circula por el tracto intestinal, absorbe restos de bilis y colesterol que son expulsados con las heces.
    • Beber mucha agua. La colitis ulcerosa puede provocar diarreas, por lo que mantenerse hidratado es fundamental durante todo el día. En el caso de estar introduciendo fibra en la dieta, el agua también es importante, puesto que durante los primeros días la falta de agua podría derivar en estreñimiento. Es recomendable beber abundante agua durante las comidas.
    • Alimentos grasos. Los fritos, carnes procesadas, rebozados, empanados u snacks deben comerse en pequeñas cantidades. Estos alimentos suponen un mayor trabajo a la hora de realizar la digestión y tienden a provocar mayor irritación en el intestino. Es preferible incluir en su lugar pollo, pescado, huevo, legumbres, etc.
    • Lácteos. Algunas personas son más sensibles al consumo de lácteos, por lo que en el caso de sufrir colitis se debe tener especial atención a este aspecto. Es mejor no consumir leche durante un tiempo, y volver a consumirla después para detectar si genera molestias intestinales. Sin embargo, el calcio es fundamentan para la salud del colon, por lo que introducir sésamo, salmón, sardinas, almendras y verduras verdes es buena opción.

    Todos estos aspectos para la alimentación forman parte de los remedios caseros para la colitis, y son una buena forma de cuidar el intestino y de facilitar la digestión.

    Alimentación para la colitis
  • La importancia de la flora intestinal

    La flora intestinal es fundamental para nuestra salud, ayudando a una buena digestión de los alimentos y a absorber sus nutrientes; evitar molestias digestivas como el estreñimiento y la hinchazón abdominal; previene la aparición de infecciones; y mantiene en buen estado el sistema inmunológico. Por este motivo, la salud de la flora intestinal será aún más importante en el caso de sufrir colitis, puesto que se verá debilitada. La inflamación y la diarrea que tiene lugar durante esta enfermedad son responsables del desequilibrio de la flora intestinal, por lo que deberemos cuidarla y tratar de contrarrestar este desequilibro. A pesar de que existen alimentos para fortalecer la flora intestinal, en el caso de la colitis es mejor tomar suplementos naturales. Por ello, otro de lo remedios caseros para la colitis que debemos tener en cuenta es el cuidado de la flora intestinal.

    La importancia de la flora intestinal
  • Jugos para la colitis

    Algunas semillas y plantas son excelentes como remedios caseros para la colitis, ayudando aliviar los síntomas de la colitis.

    • Vinagre de manzana. El vinagre de manzana mejora la digestión de los alimentos, por lo que esta es una de las principales propiedades que puede resultar de ayuda en el caso de sufrir colitis. Esta bebida regula los ácidos estomacales, a la vez que aumenta las enzimas y elimina las bacterias perjudiciales. Además, las propiedades desintoxicantes del vinagre de manzana evita la acumulación de ácido úrico, calcio y limpia el tracto urinario.
    • Aceite de ricino. Este aceite reduce el dolor abdominal provocado por problema estomacales como la colitis ulcerosa. Para ello, se debe aplicar una compresa en la parte baja del vientre empapada con aceite de ricino.
    • Jugo de zanahoria. Esa fruta es un excelente remedio casero para la colitis por sus propiedades antiinflamatorias, por lo que podemos preparar un jugo y tomarlo cuando aparezcan los brotes de la enfermedad.
    • Aloe Vera. El jugo de esta planta estimula la regeneración de la mucosa del colon y facilita su desinflamación.
    • Sales de Epsom. Otro de los remedios para aliviar la colitis. Tiene propiedades antiinflamatorias y ayuda a reducir el dolor, además de aumentar el agua en los intestinos ayudando a tratar la colitis. Para beneficiarnos de sus efectos, debemos mezclar dos tazas de sales de Epson en dos tazas de agua, empapar una franela y aplicarla sobre el abdomen durante 3 minutos.
    • Raíz de regaliz. El regaliz tiene propiedades antiinflamatorias, antiespasmódicas y antiácidas que hacen de esta raíz un excelente remedio para problemas estomacales. De esta forma, este remedio casero para la colitis ayudará a mantener en buen estado la mucosa gástrica. Asimismo, previene la inflamación abdominal y los calambres. Debemos hervir un poco de agua y añadir raíz de regaliz.
    Jugos para la colitis
  • Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para la colitis, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

¿Te ha sido útil este artículo?
Artículos relacionados
Comenta, opina, pregunta sobre remedios caseros para la colitis