Compartir

Bruxismo: síntomas, causas y tratamiento

Por Marta Vicente, Periodista especializada en salud y bienestar. Actualizado: 15 marzo 2018
Bruxismo: síntomas, causas y tratamiento

Bruxismo es el nombre que recibe el hábito involuntario de rechinar los dientes. Es decir, se aprietan los dientes superiores contra los inferiores de forma brusca e intensa, lo que puede llegar a ser verdaderamente perjudicial para nuestra dentadura y salud bucodental a largo plazo. Es una condición más frecuente durante la noche, pero también puede padecerse durante el día, y además del desgaste de las piezas dentales puede provocar dolores faciales, mandibulares, de cabeza, cervicales, etc. Es necesario un diagnóstico temprano y un tratamiento odontológico adecuado para evitar que el esmalte dental se siga deteriorando y se produzcan otros daños dentales de mayor gravedad. En ONsalus mostramos con detalle cuáles son los síntomas, las causas y el tratamiento para el bruxismo.

También te puede interesar: Cómo evitar el bruxismo nocturno

Síntomas del bruxismo

Al tratarse de un hábito involuntario, son muchos los pacientes que no son conscientes de que sufren de bruxismo y que aprietan y rechinan sus dientes, ya sea durante todo el día o en la noche mientras duermen. Esta condición hace que se ejerza una presión excesiva en las diferentes piezas dentales y estructuras que hay alrededor de la mandíbula y, en consecuencia a ello, puede ocasionar síntomas como los que se detallan a continuación:

  • Dolores y/o inflamación en la mandíbula y problemas en la articulación temporomandibular.
  • Dolores de cabeza ocasionales.
  • Dolores de oído, debido a que las estructuras de la articulación temporomandibular están muy próximas al canal auditivo.
  • Dolores faciales y de cuello.
  • Dolores dentales prematuros.
  • Hipersensibilidad dental: sensibilidad de los dientes ante los alimentos y bebidas calientes, frías o dulces.
  • Piezas dentales desgastadas.
  • Fracturas y fisuras dentales.
  • Pérdida de la verticalidad de los dientes.
  • Ansiedad, estrés y tensión.
  • Insomnio.

Ante la sospecha de tener bruxismo o el padecimiento de los síntomas anteriores, es fundamental acudir al odontólogo cuanto antes para un diagnóstico seguro y poder iniciar el tratamiento adecuado en cada caso, pues este irá muy ligado al factor causante de esta condición. Aunque en la mayoría de casos, el bruxismo tiene a ser de carácter leve, a la larga puede perjudicar gravemente la salud bucodental, por lo que no debe pasarse por alto en ninguna circunstancia.

Bruxismo: síntomas, causas y tratamiento - Síntomas del bruxismo

Causas del bruxismo

A pesar de que se desconoce la causa exacta del bruxismo, en la gran mayoría de casos se ha determinado que es un hábito que aparece en consecuencia a un cúmulo de estrés, ansiedad o tensiones. Por un lado, se encuentran aquellas personas que procesan el estrés emocional durante las horas de sueño y padecen, por tanto, de bruxismo nocturno, el cual es más complicado de controlar y representa también una alteración del sueño, dificultando el descanso del afectado. Por otro, están aquellos que tienden a apretar los dientes de forma temporal en aquellas situaciones de estrés por las que pasan en su día a día, ya sean debidas a motivos personales, familiares, laborales, etc.

Además del estrés que está considerado como principal factor desencadenante, también hay otros que pueden aumentar el riesgo de tener bruxismo y estos son los siguientes:

  • Problemas de mordida.
  • Dentadura mal alineada.
  • Malas posturas corporales.
  • Malos hábitos al dormir.
  • Consumir bebidas alcohólicas y con cafeína en exceso.
  • Tabaquismo.

Tratamientos odontológicos para el bruxismo

Es necesario tratar el bruxismo para reducir los dolores y molestias que provoca, pero también para evitar que ocasione graves daños en la dentadura y haga que esta sea más susceptible a la aparición de caries o el padecimiento de enfermedades periodontales.

El tratamiento odontológico más recomendado para los pacientes con bruxismo es el uso de una férula de descarga, lo cual puede ser necesario solo por el día, por la noche o durante el día en función de su gravedad. Se trata de una especie de protector en forma de herradura que se suele colocar en los dientes superiores y que sirve para mantener protegida la dentadura de la fuerte presión que se realiza cuando se aprietan o rechinan los dientes. Con ello, además se evita que los dientes se desgasten y deterioren progresivamente y se impide que aparezcan problemas que afecten a la articulación temporomandibular. Es imprescindible utilizar este aparato siguiendo estrictamente las indicaciones facilitadas por el dentista en cada caso.

En otros casos de bruxismo, es posible que el paciente requiera de un tratamiento de ortodoncia para corregir la alineación de la dentadura y acabar con la mala colocación de los dientes y huesos afectados. También puede ser que el bruxismo sea muy avanzado y se presente un severo desgaste dental en el que empiece a ser visible el nervio del diente, y en esta situación será necesario iniciar un tratamiento de rehabilitación completa mediante endodoncias y la colocación de prótesis de circonio.

Bruxismo: síntomas, causas y tratamiento - Tratamientos odontológicos para el bruxismo

Reducir la ansiedad y el estrés

Como hemos indicado, la ansiedad y el estrés es el principal factor causante del bruxismo y por este motivo, resulta indispensable combatirlo para dejar de apretar y rechinar los dientes con frecuencia.

En primer lugar, es importante aprender a relajarse y a eliminar todas las tensiones acumuladas durante el día. Para ello, pueden ser buenas opciones realizar actividades o disciplinas relajantes como el yoga o el pilates, aprender a hacer técnicas de relajación y ponerlas en práctica sobre todo antes de irse a dormir, recibir de vez en cuando masajes relajantes profesionales o hacer ejercicio físico de forma periódica. Todo ello es excelente para liberarse del estrés, favorecer la relajación de la mandíbula y, por ende, evitar apretar los dientes superiores contra los inferiores.

Si es imposible hacer frente a la ansiedad o el estrés mediante técnicas como las anteriores, es importante ponerse en manos de un especialista y seguir un tratamiento profesional adaptado a las particularidades de cada caso.

Bruxismo: síntomas, causas y tratamiento - Reducir la ansiedad y el estrés

Otras recomendaciones para combatir el bruxismo

Además de los tratamientos explicados, las siguientes recomendaciones pueden servir de ayuda para aliviar los dolores provocados por el bruxismo, así como para llegar a controlarlo de forma más fácil y evitar graves daños dentales:

  • En el caso de dolores mandibulares, puede ser aliviador aplicar un poco de hielo o calor húmedo en la zona afectada. Esto ayudará también a reducir la inflamación.
  • Ser consciente de este hábito involuntario e intentar relajar tanto los músculos faciales como la mandíbula durante el día.
  • Realizarse masajes en la cara, el cuello y los hombros para disminuir las molestias y relajarse.
  • Evitar comer alimentos que sean muy duros y que resulten difíciles de masticar.
  • Evitar mascar chicle y morder otros objetos que no sean alimentos.
  • Tener en cuenta que la posición correcta de la mandíbula es la denominada posición flotante, es decir, que no debe haber contacto entre los dientes superiores e inferiores. Esto únicamente debe suceder en el proceso de masticación pero en ningún otro momento.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Bruxismo: síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Dientes y boca.

Escribir comentario sobre Bruxismo: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Bruxismo: síntomas, causas y tratamiento
1 de 4
Bruxismo: síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba