Compartir

Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico

Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico

La mayoría de los tumores óseos son benignos, es decir, son una masa de tejido que va incrementando su tamaño pero que no destruye otras estructuras; sin embargo, cuando se trata de un tumor óseo maligno, este va invadiendo y dañando el tejido sano, poniendo incluso en peligro la vida. En este último tumor, se determina que se sufre de cáncer de huesos.

Esta patología puede tener dos orígenes, la más común es que se deba a la extensión de un cáncer en algún otra parte del cuerpo, lo que se conoce como cáncer metastásico, y muy pocas veces se desarrolla inicialmente en el tejido óseo, considerándose como tal cáncer de huesos o cáncer de huesos primario.

Al tratarse de un tumor maligno, su atención inmediata es necesaria para lograr que el tratamiento tenga más probabilidad de éxito. Por este motivo, si te interesa conocer más sobre el cáncer de huesos: síntomas y pronóstico, en ONsalus te brindamos toda la información necesaria.

También te puede interesar: Tumor de células gigantes: tratamiento

Qué es y tipos de cáncer de huesos

El cáncer de huesos se desarrolla cuando las células del tejido óseo sufren un descontrol en la división celular, provocando que las mismas se multipliquen aceleradamente y haya más de las que se necesitan, lo que pasa a formar el tumor maligno. Esta enfermedad se puede clasificar en varios tipos de acuerdo con el tipo de tejido óseo que afecte, siendo los más frecuentes:

  • Osteosarcoma: se produce en el tejido de crecimiento que se encuentra en la diáfisis del hueso, es decir, en los extremos de la parte media o tubular del hueso, afectando principalmente a los huesos de las piernas o los brazos. Tiene mayor incidencia en personas de entre 10 y 25 años de edad.
  • Condrosarcoma: surge en el tejido cartilaginoso, especialmente en el que se encuentra en la pelvis, las costillas, la escápula y los huesos más largos de las piernas y brazos. Se presenta generalmente en personas adultas con edades de entre 40 a 75 años.
  • Sarcoma de Ewing: este cáncer de los huesos se desarrolla principalmente en la pelvis, las costillas, el hueso del muslo y el del brazo. Aunque es el tercer tipo de cáncer óseo más frecuente en adultos, se trata de una patología con más casos en personas que cuentan con 10 a 20 años de edad.

Aún se desconoce la causa de esta condición, pero se relaciona con la alteración genética de dichas células y se determinan algunos factores que podrían aumentar la posibilidad de sufrir de cáncer óseo, entre ellos destacan el estar expuesto a altas dosis de radioterapia, padecer del tumor benigno osteocondroma, tener antecedentes familiares de cáncer de huesos o de otro tipo, sufrir alguna enfermedad de los huesos como la enfermedad de Paget o trastornos hereditarios, por ejemplo, el síndrome de Li-Fraumeni, retinoblastoma, exostosis múltiple o esclerosis tuberosa.

Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico - Qué es y tipos de cáncer de huesos

Cáncer de huesos: síntomas iniciales y signos

La patología en el tejido de los huesos puede desarrollarse sin mostrar alguna sintomatología hasta que esté muy avanzado, lo que podría incluir alteraciones específicas si se ha extendido a otras áreas, como problemas respiratorios si alcanza los pulmones. Sin embargo, de existir síntomas por cáncer óseo primario, los más comunes son:

  • Dolor en la zona del tumor maligno, que suele ser constante, repetitivo y aumentar en ciertas situaciones, por ejemplo con un esfuerzo físico o al dormir.
  • Inflamación localizada, es posible notarla si el hueso afectado se encuentra cerca de la piel, percibiendo el tumor como una protuberancia o un bulto.
  • Dificultad en el movimiento de la articulación dañada, en el caso de sufrir de condrosarcoma.
  • Fractura ósea, aumentando el riesgo con el incremento del desgaste del hueso.
  • Hormigueo y entumecimiento del área afectada, esto a causa de la presión del tumor sobre los nervios de la zona.

Tratamiento para el cáncer de huesos

Para diagnosticar acertadamente el cáncer de huesos, el especialista se basará en la exploración física y los estudios más eficaces para la obtención de imágenes del cuerpo, ya sea una tomografía computarizada o una resonancia magnética. También se podría indicar el análisis de sangre para detectar un tipo de enzima que señala un aumento en las células del tejido óseo. Asimismo, para asegurar si se trata de un tumor maligno, es necesario tomar una muestra del tejido de dicho tumor para examinarlo posteriormente.

El tratamiento a seguir dependerá del grado, extensión y tipo de cáncer de huesos que esté presente, además del estado general de salud y la edad de la persona. En general, la primera opción, si el especialista lo considera pertinente, es recurrir a la intervención quirúrgica para extirpar el tumor maligno, lo que es ideal para conservar partes dañadas como las extremidades; sin embargo, si el tumor es muy grande o avanza rápido, posiblemente sea necesario amputar la extremidad afectada para evitar la metástasis.

Asimismo, el oncólogo puede incluir en el tratamiento de forma complementaria la radioterapia o la quimioterapia, de acuerdo la valoración que realice. La terapia con radiación favorece la eliminación de las células tumorales que podrían quedar en el hueso después de la cirugía o emplearse antes de la misma para reducir el tamaño del tumor y extirpar menos tejido. Mientras que el uso de fármacos especializados en la quimioterapia es útil para controlar el crecimiento del tumor y disminuir el riesgo de que el cáncer se expanda a otras áreas del cuerpo; sin embargo, no resulta recomendable en casos de condrosarcomas, debido a su bajo efecto en el mismo.

Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico - Tratamiento para el cáncer de huesos

Cáncer de huesos: pronóstico y esperanza de vida

La supervivencia al cáncer de huesos puede variar de persona a persona, ya que existen ciertos factores que están relacionados con el estado del mismo, entre ellos el tipo, tamaño y extensión del cáncer óseo primario, el hueso afectado, la salud general y edad del paciente, el tratamiento que se está siguiendo y el resultado que se está obteniendo. El pronóstico es mayor si el tumor no es muy grande, se localiza en las extremidades, hay una respuesta favorable al tratamiento y la persona afectada es joven.

En general, se estima una esperanza de vida de por lo menos 5 años para el 70% de los casos de tumor óseo maligno a partir del diagnóstico, tanto en adultos como en niños. El pronóstico para cada tipo de cáncer de huesos localizado es similar en un intervalo de 5 años, siendo del 60% a 80% de supervivencia para osteosarcomas, 80% por condrosarcomas y 70% para el sarcoma de Ewing. Sin embargo, si las células cancerosas se extienden a otras zonas del cuerpo, es decir, ocurre metástasis por cáncer de huesos primario, la tasa de supervivencia para 5 años se puede reducir a 15% y 30%.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico
1 de 3
Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico

Volver arriba