Carnosidad en los ojos: causas, síntomas, operación y remedios caseros

Carnosidad en los ojos: causas, síntomas, operación y remedios caseros

El crecimiento anormal de tejido transparente y fino en la conjuntiva y esclera se define médicamente como pterigión y es comúnmente conocido como carnosidad en el ojo. Habitualmente, este crecimiento anormal no cancerígeno se desarrolla en el lado próximo al tabique nasal y puede afectar a uno o ambos ojos.

La carnosidad en los ojos tiene características diferentes, algunas son rojas, inflamadas o gruesas, con el paso del tiempo este tejido normal se puede extender hasta la córnea y finalmente interferir en la visión.

El tratamiento definitivo para esta afección es el quirúrgico, sin embargo, existen algunos remedios caseros que permiten calmar los síntomas. Si quieres saber más sobre este tema, te invitamos a que continúes leyendo este artículo de ONsalus en el que explicamos por qué sale una carnosidad en los ojos, sus síntomas, su operación y los remedios caseros para aliviar las molestias que provoca.

Por qué sale una carnosidad en el ojo: causas

Las carnosidades en los ojos o pterigión son un crecimiento anormal de tejido no canceroso de forma triangular que se extiende desde la conjuntiva y esclera hasta la córnea, generalmente, en la cara interna que tiene contacto con el tabique nasal, aunque también puede verse en el lado contrario. Es un tejido benigno pero lo suficientemente incómodo para el que lo padece.

No se conoce con exactitud la causa de aparición de la carnosidad en el ojo, sin embargo, se estima que influyen diferentes factores como:

  • Alta exposición a los rayos solares ultravioletas sin protegerse debidamente.
  • Exposición a algunos elementos que se encuentran en el ambiente como por ejemplo: suciedad, viento, polvo, aire, humo y sequedad ambiental.
  • Padecer de síndrome de ojo seco.
  • Exposición a químicos industriales.
  • Raras veces se observa en niños y es frecuente que se desarrolle en hombres entre los 30 y 50 años de edad.

La carnosidad en el ojo ocurre entonces de manera más frecuente en personas que se exponen al sol, al viento, a cualquier condición climática adversa o que pasan mucho tiempo al aire libre.

La teoría más conocida relacionada con el desarrollo del pterigión consiste en un crecimiento de tejido conjuntivo nuevo que se superpone al área que se encuentra seca e irritada. Esta elevación evita el correcto funcionamiento de la secreción lagrimal haciendo crecer aún más la carnosidad en el ojo.

La Revista Cubana de Oftalmología explica que la carnosidad en el ojo está presente a nivel mundial, sin embargo, es más común en climas cálidos y secos, predominando en aquellos países con latitud entre 0° y 30°. En Singapur tiene una prevalencia de 7%, en Melbourne de 6.7%, en las islas Marshall de 14.5%, en Indonesia de 16.8%, en Barbados de 23,4%. Su prevalencia también puede variar en diferentes regiones de un mismo país, por ejemplo, en la población urbana de Brasil su incidencia es de 1 a 2% y aumenta un 36.6% en la zona rural[1].

Carnosidad en el ojo: síntomas

Los síntomas de la carnosidad en el ojo van a depender del tamaño de la misma:

  • Lo primero que se va a evidenciar es la carnosidad, normalmente, en la parte interna del ojo cerca del tabique nasal. Es de color blanquecino y más o menos enrojecido.
  • Es indoloro, solo representa molestia la presencia de la carnosidad, notando como si fuese arenilla o incluso un cuerpo extraño.
  • Las carnosidades que son de tamaño pequeño pueden ser asintomáticas.
  • A medida que el tamaño de la protuberancia es mayor, puede aparecer: lagrimeo, ojo rojo y ardor.
  • Solo en casos severos, se ve afectada la visión (astigmatismo), lo cual es producto del recubrimiento de este tejido carnoso en áreas mayores de la córnea.

Es importante conocer todas las características de las carnosidades en los ojos o pterigión para poder diferenciarlo de otras lesiones menores denominadas pinguéculas, las cuales son protuberancias benignas que se forman en la capa del tejido que recubre el ojo, suelen tener un color amarillento. La pinguécula es como una pequeña bolita de grasa, pero cuando crece hacia la pupila y llega a invadir la córnea, hablamos entonces de pterigión.

Carnosidad en los ojos: tratamiento y operación

El tratamiento del pterigión se establece según el tamaño de la carnosidad en el ojo, generalmente, si es pequeño no es necesario el tratamiento quirúrgico. Veamos a continuación qué puede abarcar el tratamiento:

Gotas para carnosidad en los ojos

Se pueden recomendar colirios esteroides para disminuir la inflamación y colirios para lubricar e hidratar los ojos y aminorar las molestias. Estos productos se recetan cuando la carnosidad está en fase inicial y no tiene un gran tamaño.

Cirugía del pterigión

Si la carnosidad en el ojo es de mayor extensión, el médico suele indicar la intervención quirúrgica que se basa en colocar un injerto de conjuntiva en esta área del globo ocular que queda después de extirpar la carnosidad. En este procedimiento, suelen utilizarse pegamentos biológicos con el fin de evitar el uso de suturas.

La operación de la carnosidad en los ojos es ambulatoria y completamente indolora, se realiza bajo anestesia local.

Cómo prevenir el pterigión

La mejor forma de prevenir la carnosidad en los ojos es evitando todos los factores de riesgo antes descritos:

  • Usar gafas de sol para evitar el contacto directo de los rayos ultravioletas con los ojos.
  • Humedecer los ojos constantemente mediante el parpadeo.
  • Utilizar sombreros y gorras para evitar la exposición directa a los rayos ultravioletas.
  • Curar correctamente cualquier inflamación conjuntival.

Carnosidad en los ojos: remedios caseros para aliviar los síntomas

Hay algunos remedios caseros para la carnosidad en los ojos que pueden ser utilizados para calmar los síntomas y mejorar la salud ocular:

  • Arándanos: gracias a su contenido en antioxidantes, la administración de suplementos de arándanos permite mejorar la visión y mantener siempre los ojos limpios. Ayuda además a evitar la degeneración de la conjuntiva.
  • Pepino: el pepino es utilizado como un colirio natural, se recomienda colocar un par de rodajas recién cortadas en los ojos para lograr relajarlos, humedecerlos y calmar el enrojecimiento.
  • Vid roja: la aplicación de agua de sarmiento permite calmar la inflamación, el ardor y el dolor que se presenta tras la presencia de un pterigión de mayor tamaño o extensión. Se recomienda utilizar una gota en el ojo afectado recién salida de la planta y aplicada directa e inmediatamente como colirio.
  • Manzanilla: la infusión de flores de manzanilla permite mantener húmeda el área de la conjuntiva, se debe aplicar con una gasa limpia sobre los ojos.
  • Aplicación de compresas de agua tibia: para estimular la producción de lágrimas naturales puedes humedecer una gasa limpia con agua tibia y colocarla directamente sobre los ojos dejándola actuar durante unos minutos hasta que se seque.

Muchos son los factores relacionados con la presencia de carnosidad en los ojos, sin embargo, todos ellos son modificables siendo esta la mejor manera para prevenir el pterigión. La mejor forma para eliminarlo por completo es mediante la cirugía, no obstante, el uso los remedios naturales permite calmar algunos síntomas. Ante cualquier duda en relación a este tema, acude al oftalmólogo.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Carnosidad en los ojos: causas, síntomas, operación y remedios caseros, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Ojos y visión.

Referencias
  1. Aragonés Cruz, B., & Alemañy Martorell, J. (2009). Relación de la radiación ultravioleta y el pterigión primario. Revista Cubana de Oftalmología, 22(1), 0-0