Compartir

Circuncisión: postoperatorio en adultos y niños

 
Por Valeria Foi. 8 mayo 2018
Circuncisión: postoperatorio en adultos y niños

La circuncisión es un procedimiento que implica la eliminación del prepucio o piel que recubre la punta del pene. Se trata de una práctica que se realiza desde la antigüedad, sustentada en creencias religiosas y culturales. Actualmente, también algunos médicos la recomiendan y le atribuyen algunos beneficios para la salud sexual y para la salud masculina, aunque es poco lo que realmente se ha comprobado científicamente y mucho el debate al respecto.

Debido a las diferentes creencias existen países donde la mayoría de los hombres son circuncidados, tal es el caso de los países cuya religión es el Judaísmo o el Islam. Por el contrario, en muchos otros puntos de la geografía mundial la circuncisión es una práctica poco frecuente; como en los países europeos, donde de realizarse el procedimiento se hace solo por razones médicas. Si quieres tener más información acerca de esta operación y los días posteriores en el siguiente artículo de ONsalus te acercamos al tema de la circuncisión y el postoperatorio en niños y adultos.

Qué es la circuncisión

El órgano sexual masculino viene recubierto por una capucha de piel conocida como prepucio. La circuncisión es una intervención que consiste en eliminar esta piel y dejar al descubierto el glande o cabeza del pene. Se trata de un procedimiento sencillo con una duración de entre 10 y 30 minutos, el cual dejará una pequeña herida, que en los bebés no requerirá puntos de sutura pero en los adultos sí. Normalmente lo realiza un médico en el hospital o en casa, como parte de un ritual religioso. La recuperación no tomará más de dos semanas, siempre y cuando se mantengan ciertos cuidados

Por lo general, esta práctica se lleva adelante en varones recién nacidos, incluso antes de que dejen el hospital, aunque la circuncisión no sea necesaria por prescripción médica, aunque se puede realizar a lo largo de toda la vida. Para evitar molestias al momento de manipular el pene suelen administrarse diferentes formas de anestesia local. En bebés existen varias maneras de hacer la circuncisión. Todas tienen en común que en primer lugar separan el prepucio del glande y protegen este último antes de realizar el corte. Cuando se trata de niños más grandes esto se complica un poco y la operación puede ser más delicada, dentro de su relativa sencillez.

En países como Estados Unidos es un procedimiento que ha estado en boga desde los años 60, cuando alcanzó una tasa de 90% de varones sometidos a esta práctica. Hoy la tasa alcanza en dicho país un 60% de recién nacidos a quienes se les hace el procedimiento. Entonces, la mayoría de la veces, la decisión recae en los padres quienes se basan en sus creencias y, no siempre, en recomendaciones médicas.

Circuncisión: postoperatorio en adultos y niños - Qué es la circuncisión

Por qué se hace una circuncisión

Hay que decir que existen dos razones distintas por los que se puede practicar la circuncisión. Por un lado hay muchos hombres que son circuncidados por razones religiosas. Para los practicantes del Judaísmo, la circuncisión forma parte de su vínculo con Dios y en este caso se practica durante una ceremonia religiosa cuando los bebés cumplen ocho días de nacidos. Los practicantes del Islam, por lo general, también son circuncidados pues aunque no se mencione en el Corán, sí forma parte de la tradición de Mahoma.

Por otro lado, y este es el que nos ocupa, la circuncisión también se debe practicar por razones médicas, más específicamente, esta intervención contribuye a la prevención de ciertas enfermedades, como cáncer de pene y las infecciones urinarias, además, forma parte ineludible del tratamiento de estas enfermedades:

  • Prepucio no retráctil en niños: El prepucio en recién nacidos por lo general no es retráctil, pero a los 4 años ya debe serlo. Si a esta edad no lo es, se recomienda hacer una circuncisión para evitar males mayores a medida que el niño crece.
  • Fimosis: Es una condición que se refiere a que el orificio del prepucio es muy pequeño y no permite que este se retraiga. Afecta al 1,5% de varones y los síntomas incluyen borde del prepucio irritado o con pequeños sangrados, dolor y dificultad para orinar normalmente.
  • Balanopostitis aguda: Se trata de una condición frecuente que puede ser dolorosa. Incluye entre sus síntomas prepucio enrojecido e hinchado, a veces con pus, lo cual genera mucho dolor y amerita a la brevedad una intervención quirúrgica para eliminar el prepucio.
  • Parafimosis: Esta condición ocurre a partir de una fimosis, en el momento en que se retrae el prepucio a la fuerza. Luego, por ser el orificio muy estrecho este no puede volver a su posición original y se queda apretando el glande, lo que resulta muy doloroso.
  • Cáncer de pene: Se trata de una enfermedad muy rara pero cuando aparece puede recomendarse una circuncisión.

Circuncisión: postoperatorio en adultos y niños - Por qué se hace  una circuncisión

Cuidados después de la circuncisión

Postoperatorio fimosis día a día

Como luego de cualquier intervención quirúrgica, después de una circuncisión, ya sea en niños o adultos, será importante tener en cuenta ciertos cuidados. Sin duda, debe ser un tema a tratar con el médico antes de hacer el procedimiento. En general, el postoperatorio de esta intervención tiene una duración de entre 7 y 10 días en los bebés y hasta de dos semanas para los adultos. Durante ese tiempo el pene estará:

  • Hinchado.
  • Enrojecido
  • Adolorido.

Estos síntomas irán disminuyendo con el paso de los días.

En general, los cuidados para niños y adultos son los mismos en cuanto a la higiene del área. Lo más importante, luego de la circuncisión es mantener la zona limpia para evitar las infecciones. Esto no requiere de soluciones especiales para lavar el pene, basta con usar agua jabonosa tibia. En el caso de los bebés, se les puede lavar con cada cambio de pañal desde el primer momento, en especial si de heces se trata. En los varones adultos se podrá lavar el pene luego de retirado el vendaje, a las 24 o 48 horas de la intervención, según indicaciones del médico. Es conveniente, después de lavar, dejar que el pene seque bien al aire libre antes de volver a colocar las vendas.

Postoperatorio fimosis niños

También hay recomendaciones particulares que se deben tener en cuenta en cada caso. En los bebés, la mayor dificultad es que ellos aún no se comunican a través de palabras, por lo que hay que estar muy atentos a las demás manifestaciones que puedan tener:

  • Si una vez terminada la circuncisión el bebé está incómodo o lloroso, es probable que le duela. Se le podrá administrar algún analgésico o aplicar otro supositorio para calmar el malestar, de acuerdo a lo que indique el médico.
  • Podrás ver un poco de sangre cuando quite la primera gasa o el primer pañal, pues la herida puede sangrar un poquito, pero normalmente es tan leve que no hace falta hacer nada para detener el sangrado.
  • Para evitar que el pene se irrite más por el contacto con el pañal o la gasa puede cubrirse la herida con un ungüento tipo vaselina. Esto también evitará que el pañal o la gasa se peguen a la herida.
  • El médico puede recomendar renovar la gasa cada vez que se cambia el pañal.

Postoperatorio circuncisión en adultos

En el caso de los varones adultos, el procedimiento incluye puntos de sutura, los cuales suelen reabsorberse a las dos semanas. Durante ese tiempo es importante tratar de hacer lo necesario para que el pene se vaya desinflamando y los puntos se mantengan en su sitio:

  • Se recomienda cubrir el glande con una gasa, usar ropa interior ajustada pero no apretada y mantener el pene hacia arriba, con el objetivo de evitar el movimiento y los roces que puedan irritar el pene.
  • Podrá orinar normalmente. Solo deberá tener en cuenta que si al hacerlo moja la gasa deberá secarla o cambiarla.
  • Es recomendable volver a sus actividades regulares, siempre y cuando no se trate de actividades que requieran de mucho esfuerzo físico. Para hacer deportes o tener relaciones sexuales deberá esperar entre 3 a 4 semanas, sobre todo porque las erecciones pueden resultarle dolorosas e incluso tirar de la piel y hacer saltar los puntos en los primeros días luego de la intervención.
  • Para contrarrestar las erecciones nocturnas, se recomienda tener un envase lleno de agua fría al lado de la cama y meter los pies en él al sentir una erección para hacerla pasar. En algunos casos las erecciones nocturnas podrán dejar un pequeño rastro de sangre en la gasa.

Cualquier otra duda que se te pueda presentar es importante comentarla antes con el médico que va a hacerte la intervención para que pueda resolverse rápido.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Circuncisión: postoperatorio en adultos y niños, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor masculino.

Escribir comentario sobre Circuncisión: postoperatorio en adultos y niños

¿Qué te ha parecido el artículo?

Circuncisión: postoperatorio en adultos y niños
1 de 3
Circuncisión: postoperatorio en adultos y niños

Volver arriba