Compartir

Cómo curar cortes y arañazos en los bebés

Cómo curar cortes y arañazos en los bebés

Siempre se ha sabido que los bebés son muy frágiles y que los protegemos a todas horas y de todo para que no sufran ningún tipo de daño. De todas formas, en muchas ocasiones es imposible poder protegerles de todo ya que se hacen daño o alguna herida con mucha facilidad. No hay que agobiarse en exceso ya que es algo normal y probablemente tú también hayas tenido mil percances cuando eras peque y puede que hasta haya alguna marquita en tu cuerpo que te lo recuerde.

Los cortes y los arañazos son los percances que más suelen sufrir los pequeños, ya que en muchas ocasiones son inevitables, como por ejemplo que le arañes con una uña al cogerlo o que en cualquier descuido se corte con algo. Cuando sucede eso, hay que mantener la calma y revisar la zona antes de salir disparada al pediatra, ya que en muchos casos no es necesaria su intervención. Toma nota de estos consejos para curar arañazos y cortes en los bebés.

También te puede interesar: Pasos para curar una herida

Lavar la herida

En primer lugar, para curar arañazos y cortes en bebés, se debe proceder a lavar la herida para eliminar cualquier resto de suciedad. En el caso de que la herida sea superficial, es importante lavarla bajo el chorro de agua fría del grifo.

No se debe frotar con brusquedad, únicamente deja correr el agua durante unos minutos sobre la herida y asegúrate de que no queden partículas o residuos que, posteriormente, podrían provocar la infección de la herida.

Tapar la herida

Después de lavar la herida con agua, esta debe taparse para proteger la zona y evitar que se acabe infectando. Para ello, debes utilizar una tirita, gasa o venda, según cual sea el tamaño de la herida. En las farmacias, puedes encontrar apósitos específicos para niños, como las que son resistentes al agua, para que así le duren más tiempo adherida a la piel.

Es muy importante mantener siempre la herida limpia y seca hasta que sane por completo, por lo que deberás ir lavándola con agua, aplicar un antiséptico apto para bebé, como la clorhexidina, y cambiar el apósito todos los días hasta que se acabe formando la costra, que será cuando ya esté curada. Si la herida no está en una zona que se roce con ropa, como la cabeza o las manos, puede dejarse al aire libre para que se seque mejor.

Cuando la herida sangra

Si al curar cortes o arañazos en el bebé, observas que la herida está sangrando, lo mejor es poner esa parte en alto y hacer presión con gasas limpias sobre ella para detener la hemorragia. Si es posible, levanta la zona de la herida por encima del nivel del pecho para que así disminuya el flujo sanguíneo. Elijas la opción que elijas, que sea durante 5 minutos. Si ves que han pasado 10 minutos y la sangre sigue saliendo, lo mejor es ir a urgencias para que lo miren, pero en el trayecto sigue presionando la herida.

Si la hemorragia para, lava la herida con agua y jabón neutro y aclara después con agua muy fría. En el caso de que al lavarlas, veas que la herida es muy profunda, lo mejor es que vayas al médico, ya que tendrán que ponerle puntos y eso debe hacerse antes de que pasen 6 horas desde el golpe.

Cómo curar una herida en el labio del bebé

Si te encuentras en la situación de que el bebé se ha hecho una herida en el labio, entonces lo mejor que puedes hacer para detener el sangrado es envolver un cubito de hielo en un trapo limpio y colocarlo en la zona. En el caso de que la herida sea más grande que 3 mm, acude rápidamente a urgencias para que puedan atenderlo.

Si la lesión se ha producido en el frenillo, puedes enjuagar su boca y limpiarla para ver con claridad si se le ha partido o no. Con una gasa humedecida con suero fisiológico, presiona la herida y, si es necesario, llévalo al médico.

Lo que no se debe hacer

  • No uses algodón para limpiar las heridas en el bebé, pues podrían quedar restos.
  • Al vendar la herida, nunca la presiones demasiado, ya que podrías perjudicar a la circulación sanguínea normal del pequeño.
  • No uses yodo ni alcohol para curar los cortes y arañazos del bebé, ya que estos productos no se recomiendan en niños tan pequeños.
  • En el caso de que en la herida se encuentre algún objeto clavado, lo mejor es que no lo saques tú mismo, pues podrías ocasionar un mayor sangrado. Acude al médico con urgencia para que sea él quien lo haga.

Cuándo ir al médico por un corte o arañazo en el bebé

  • Si después de unos 10 minutos, la herida no para de sangrar.
  • Si la herida es muy profunda o se ha producido en partes sensibles, como la cara.
  • Si la herida se encuentra muy abierta.
  • Hay algún objeto clavado en la herida.
  • Si el corte o el arañazo ha sido causado por un objeto oxidado.
  • En el caso de que la herida muestre signos de infección, como enrojecimiento, inflamación o secreciones. También si el pequeño presenta fiebre.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo curar cortes y arañazos en los bebés, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo curar cortes y arañazos en los bebés

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo curar cortes y arañazos en los bebés
1 de 3
Cómo curar cortes y arañazos en los bebés