Compartir

Cómo mejorar la circulación de las piernas de forma natural

Manuel Alejandro Patiño - Psicólogo Clínico y psiconeuroinmunólogo
Cómo mejorar la circulación de las piernas de forma natural

Detalles como la circulación en las piernas y la retención de líquidos son necesarios a vigilar hoy en día y no subestimar. Este signo en nuestro organismo suele ser consecuencia de sedentarismo y hábitos inadecuados, y puede llevar a molestias cada vez más graves. Además, la retención de líquidos suma puntos negativos a nuestra imagen personal.

Por eso, en ONsalus te explicamos cómo mejorar la circulación de las piernas de forma natural y desde la raíz para que te ahorres este problema de manera sencilla y disfrutes de una mejor calidad de vida.

También te puede interesar: Remedios caseros para la mala circulación

Actividad física constante para mejorar la circulación

Lo más importante a tomar en cuenta si quieres reducir o evitar retención de líquidos es adoptar una disciplina de ejercicio físico y cuidar tu estilo de vida para que éste tenga el menor sedentarismo posible. Entre las causas más importantes de los problemas de circulación se encuentra la inactividad física. Las razones para afirmarlo son las siguientes:

  • En primer lugar, el bombeo del corazón pierde fuerza, ya que el corazón también es un músculo.
  • En segundo lugar, el sedentarismo atrofia o daña vascularmente los conductos sanguíneos hacia las piernas, bloqueando el correcto flujo (no nacimos para estar sentados tanto tiempo).
  • El movernos evita que se desalineen las caderas y los músculos pélvicos, que interrumpen la correcta circulación.

Una persona con problemas de circulación puede presentar fatiga crónica o tensión baja que le dificulte empezar con ejercicios de alta intensidad. Si este es tu caso, caminar diariamente al menos 25 minutos continuos será una opción positiva para, poco a poco, ir aumentando el nivel. Los ejercicios de cardio aportarán un beneficio adicional al poner a trabajar al corazón y fortalecerlo.

Recuerda también evaluar tu estilo de vida y trabajo, identificando cuales pequeños cambios puedes hacer para no tener una vida tan sedentaria (ejemplo: usar las escaleras al subir, reducir el uso del coche y caminar más, trasladarte en bicicleta al trabajo o zonas cercanas, etc.).

Posturas invertidas para mejorar la circulación

Este tipo de posturas es frecuente en prácticas como el método pilates y el yoga. Son aquellas en las que de cabeza o al revés, ya sea completamente en perpendicular al suelo o con sólo unos grados de inclinación. No obstante, no debes creer que lo mencionado aquí es muy acrobático o complicado. Algunos ejercicios de referencia de estas prácticas con este fin son:

  • Abdominales inferiores: subiendo piernas estiradas a 90º o hasta donde puedas y bajándolas de regreso al piso repetidas veces.
  • Postura de 'perro mirando hacia abajo' o triángulo: apoyado en pies y manos abiertas al ancho del tronco, con brazos y piernas estiradas y la pelvis queda arriba.
  • Postura de la vela o parada de hombros: con las piernas estiradas hacia arriba y apoyando el peso de tus caderas en las manos que agarran tu cintura.

Advertencia: estas posturas están contraindicadas en los siguientes casos:

  • Embarazo
  • Glaucoma
  • Algunos tumores cerebrales.
  • La parada de hombros puede ser contraproducente en personas con hipertiroidismo y bocio o tiroiditis de Hashimoto.

Baños en temperaturas alternadas

Para este tratamiento lo menos complicado es poder ir a algún baño de aguas termales naturales o piscinas térmicas especiales donde puedas cambiarte de temperatura de agua en la que te bañas. Esto permitirá que las vías circulatorias despierten y activen nuevamente la correcta circulación.

Si tu interés es sólo preventivo o tus problemas circulatorios son leves, con asistir una vez a la semana a estos baños será efectivo, en conjunto con la práctica durante la semana de los ejercicios descritos anteriormente. Si por el contrario, las varices son muy avanzadas o está embarazada, puede requerir una asistencia más seguida o que logres realizar dichos baños en casa.

Tratamiento natural para la circulación: ginkgo biloba

Este es el remedio perfecto si la excusa para no hacer ejercicio se encuentra en la fatiga crónica o la depresión. El ginkgo biloba no sólo mejora la circulación sanguínea de manera natural, sino que también activa y equilibra al sistema nervioso. No significa que vuelva esto hiperactiva a una persona (a no ser que se tome en demasía), pero si le regresará vitalidad a su día a día.

La mejor manera de consumir el ginkgo biloba para la circulación es en forma infusión, con las hojas naturales o deshidratadas y si lo endulzas, sea con miel preferiblemente, o saborizándola con limón o canela. También puedes encontrarlo en polvo o en cápsulas.

Sin embargo, recordamos que lo correcto es que sirva de acompañamiento a la actividad física, que es fundamental para mantener una buena circulación en las piernas.

Masajes para mejorar la circulación en las piernas de forma natural

Los masajes, especialmente en los pies y las piernas, son una excelente herramienta para lograr la movilización de la sangre de forma efectiva cuando el cuerpo no consigue realizarla por sí mismo. Masajes en dirección proximal, desde los pies hacia tobillos y piernas, son fundamentales. Sesiones especiales de masaje en un spa que alcancen toda la región de la pierna por completo será una excelente opción si quieres darte un regalo extra.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo mejorar la circulación de las piernas de forma natural, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Consejos
  • Duerme con las piernas elevadas con un cojín o un almohadón. Esto facilitará la circulación y hará que te levantes con las piernas más descansadas.
  • Si tienes la suerte de vivir junto al mar, un paseo diario por la orilla te traerá grandes beneficios.
  • Evita la cera caliente en verano, así como exponer las piernas excesivamente al sol. El calor dilata las venas y obstaculiza aún más la circulación de retorno.
  • Evita el uso de prendas ajustadas y tacones altos.
  • Bebe mucha agua, incluye fibra en tu dieta para evitar el estreñimiento y consume alimentos ricos en vitamina B y C.
Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo mejorar la circulación de las piernas de forma natural

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo mejorar la circulación de las piernas de forma natural
1 de 3
Cómo mejorar la circulación de las piernas de forma natural