Compartir

Cómo parar el sangrado de nariz en un niño

Cómo parar el sangrado de nariz en un niño

El sangrado de la nariz, o epistaxis, en niños es una dolencia común y habitual que puede parecer un poco violenta, ya que los sangrados pueden ser fuertes y constantes, pero que en realidad no tiene por qué suponer un riesgo o enfermedad en la persona que lo sufre.

Hay personas que por sus características físicas tienen más facilidad de sufrir sangrados en la nariz y esto se da especialmente en niños y niñas en su etapa de crecimiento. Los motivos de estos sangrados son muy variables y los conoceremos en este artículos de ONsalus, en el que vamos a explicar también cómo parar el sangrado de nariz en un niño paso a paso.

También te puede interesar: Sangre en la nariz: causas

Sangrado de nariz en niños: causas

La nariz acostumbra a sangrar debido a un deterioro de los vasos sanguíneos y celulares del tejido de las mucosas que se encuentra en las fosas nasales. Las causas del sangrado de nariz pueden ser diversas, aquí te presentamos las más comunes:

  • Colocación de objetos o dedos en la nariz: en la niñez, una conducta habitual es hurgarse la nariz cuando se nota la existencia de algún elemento extraño, lo que puede causar heridas en la zona e irritaciones. Además, otro comportamiento común entre los niños y niñas es la colocación de objetos o elementos externos en las fosas nasales, lo que puede comportar una obstrucción de las vías respiratorias y dañar la piel de la zona.
  • Irritaciones causadas por resfriados o alergias: las paredes de la nariz están formadas por un tejido celular mucoso que puede irritarse y crear pequeñas heridas que sangran. Al igual que es una zona con muchas venas pequeñas que pueden romperse con las irritaciones generadas por la existencia de moco sólido o la fuerza del aire que circula cuando estornudamos. Es uno de los motivos más frecuentes del sangrado de nariz.
  • Traumatismos y golpes: otro aspecto a tener en cuenta son los traumas o golpes que puede haber recibido el niño o niña jugando o en una caída. Es normal que al golpearse la cara o la cabeza sangre la nariz, ya que se crea una pequeña hemorragia interna. Es importante que si el golpe ha sido fuerte, se acuda de inmediato a un médico para que pueda analizar los posibles daños colaterales del golpe.
  • Aires acondicionados o aires calientes: crean sequedad ambiental y al respirar el aire que no contiene humedad, puede crear irritaciones y generar pequeños cortes en el aparato respiratorio, ya que el cuerpo no puede generar mucosidad que proteja la cavidad nasal de los pequeños elementos externos, como partículas de polvo o polen.
  • Malformaciones de la zona: como podría ser el tabique desviado, una pequeña protuberancia, etc. Cualquier malformación que se genere en la etapa de crecimiento puede causar sangrados en la nariz, ya que puede rascar las paredes de la cavidad nasal.
  • Pólipos nasales: los pólipos son protuberancias creadas por masas de tejido carnosos en las membranas mucosas. No son dañinos para la salud ni malignos y crecen de forma lenta. Según su tamaño, deberán extraerse del cuerpo o puede que la misma mucosa vaya absorbiéndolos. Estos pólipos pueden generar irritaciones causadas por un roce constante que pueden implicar sangrados comunes.
  • Enfermedades que implican la aplicación de medicamentos o materiales por la nariz: las personas que sufren de otras enfermedades y necesitan la aplicación de objetos o medicamentos de forma diaria o habitual por la nariz, pueden padecer las consecuencias de esta aplicación con heridas en la zona que crea sangrados.
Sangrado de nariz en niños: causas

Cómo parar el sangrado de nariz en un niño

Si tu hijo o hija sufre sangrados habituales o trabajas en algún lugar con niños, es posible que te encuentres con dudas ante esta situación de sangrado y no sepas cómo actuar. En este artículo de ONsalus, queremos ayudarte ante tales situaciones y ofrecerte nuestro conocimiento para actuar de la forma más conveniente posible. Toma nota de lo que debes hacer para parar el sangrado de nariz en un niño:

  1. En primer lugar, es importante que mantengas la calma. Las hemorragias nasales en niños pueden ser un poco violentas porque puede salir gran cantidad de sangre, ya que es una zona donde convergen muchos vasos sanguíneos. Este hecho no convierte el sangrado en algo peligroso por sí mismo, dependerá de cuál sea su causa lo que nos indicará el grado de peligrosidad.
  2. Para seguir con el cuidado del niño, desde una actitud calmada, relajada y segura, debemos hacer que el niño se siente en una silla, banco o superficie y ponga su cabeza hacia delante para que pueda salir y fluir la sangre. Nunca debemos estirar al niño ni pedirle que coloque su cabeza hacia atrás, ya que podría provocar una obstrucción de las fosas respiratorias.
  3. Utiliza el dedo pulgar y el dedo índice y colócalos encima de la parte inferior de la nariz del niño, pinzando los orificios nasales. Pídele al infante que respire por la boca. Con esta presión, conseguimos detener la hemorragia, ya que la presión ejercida sobre el vaso sanguíneo dañado le permite taponarse con su propia sangre y las plaquetas pueden detener la hemorragia.
  4. Mantén la presión durante 10 minutos y, posteriormente, suelta la nariz. En el caso de que el sangrado continúe, repite la operación realizada.
  5. Refresca al niño, poniendo agua en su nuca, en sus manos y lavándole suavemente la cara.
  6. Una vez frenada la hemorragia, es importante que el niño no realice actividades que necesiten de un esfuerzo físico grande, ya que la pérdida de sangre puede debilitarlo y un sobreesfuerzo podría volver a dañar su tejido nasal.

Algunos consejos que te damos es que realices la operación citada utilizando un pañuelo de papel para no mancharte y para que la sangre no sea tan visible. También puedes utilizar recursos de distracción durante los diez minutos en los que vas a sostener la nariz del niño. Contar un cuento o jugar a algún juego mental puede distraer al niño y permitirle relajarse ante la impresión del sangrado.

Cómo parar el sangrado de nariz en un niño

Cuándo debo acudir al médico por un sangrado en la nariz de un niño

En el caso de no poder parar el sangrado nasal tras aplicar tres veces la presión en la cavidad nasal del infante, es decir, si han pasado más de 30 minutos y la hemorragia no frena, deberás acudir al médico para que analice el caso.

También deberás visitar al pediatra si sospechas que hay algún elemento externo en la cavidad nasal del niño o niña, ya que el profesional deberá realizar su extracción con cuidado y garantías de éxito.

Si la hemorragia se debe a un golpe o traumatismo en la zona de la cabeza, es importante que acudas al médico, ya que los daños internos que pueden ocasionarse por los golpes no son visibles de forma inmediata.

También es aconsejable ir al médico si el niño o niña que ha sufrido la hemorragia empieza a marearse o se desmaya, igual que si es una dolencia que sufre de forma muy habitual y común.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo parar el sangrado de nariz en un niño, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Oído, nariz y garganta.

Escribir comentario sobre Cómo parar el sangrado de nariz en un niño

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo parar el sangrado de nariz en un niño
1 de 3
Cómo parar el sangrado de nariz en un niño
Volver arriba