Compartir

Cómo poner gotas en los ojos a un bebé

 
Por Melanie Re. Actualizado: 11 abril 2018
Cómo poner gotas en los ojos a un bebé

Son diversas las alteraciones que pueden afectar a los ojos de un niño, tanto una infección, alergias o hasta irritación por el clima seco, lo que ocasiona que en dichos órganos presenten síntomas como enrojecimiento, picazón, lagrimeo, inflamación e incluso dolor. Motivo por el cual, el pediatra suele recetar la aplicación de gotas oftalmológicas para aliviar las molestias y mejorar la condición, que puede ir acompañado por un tratamiento más extenso.

Pero echar gotas en los ojos de un bebé puede no ser tan fácil, sobre todo si no se tiene experiencia, porque se pueden molestar rápido si no les gusta la posición en la que están y empiezan a moverse mucho o incluso comenzar a llorar. Por ello, si quieres saber cómo poner gotas en los ojos a un bebé, te invitamos a leer el siguiente artículo de ONsalus en el que te ofrecemos la información adecuada.

Consideraciones antes de poner gotas oftalmológicas a un niño

Antes de administrar las gotas, corrobora que el frasco que has tomado es el del medicamento que el pediatra ha indicado y lee cuidadosamente las instrucciones, revisa que no haya expirado y que el borde de la tapa o el pico del frasco se observen limpios. Asimismo, observa que el medicamento no haya cambiado de color o presente alguna materia o sustancia extraña en él, de lo contrario evita su uso, ya que podría generar problemas en la visión del niño.

Ten seguridad en qué ojo vas a poner las gotas, si en uno solo o en ambos, y cuál es la dosis. También sería recomendable preguntarle al especialista por cuánto tiempo puede durar el medicamento desde que ha sido abierto para que lo tengas en consideración, aunque no suele ser más de un mes. Por este motivo, es importante que anotes en el frasco la fecha en la que lo abrieron por primera vez.

Cómo poner gotas en los ojos a un bebé - Consideraciones antes de poner gotas oftalmológicas a un niño

Cómo aplicar gotas en los ojos a un bebé

Conforme se gana experiencia en poner gotas en los ojos del bebé se hace más fácil y rápido realizarlo y para ello te ofrecemos una guía general sobre cómo se deben aplicar las gotas en los ojos de un bebé

  1. Lava tus manos y sécalas bien antes y después de aplicar las gotas para evitar contaminar el medicamento, los ojos del bebé o ser una vía de transmisión si la alteración es por una infección contagiosa.
  2. Limpia con una gasa húmeda, de preferencia con suero fisiológico, la zona alrededor del ojo del bebé. Si las gotas se van a aplicar en ambos ojos, utiliza una gasa limpia para cada ojo y para cada vez.
  3. Agita un poco el frasco para que el medicamento no quede en el fondo.
  4. Quita la tapa del frasco sin tocar la parte que está en contacto con el medicamento, el aplicador, y colócala de costado sobre un área limpia. Asimismo, evita que la punta por donde salen las gotas toque cualquier superficie, incluso la piel o los ojos del bebé, ya que podría contaminarse el medicamento.
  5. Pon al niño en una posición adecuada, ya sea acostado boca arriba o sentado con la cabeza inclinada hacia atrás, suele ser más fácil de la primera forma. Si el pequeño es menor de 3 años, y no hay nadie que te ayude a sujetarlo, envuélvelo con una manta o toalla para limitar el movimiento de sus brazos y evitar que en un movimiento brusco se caiga el medicamento o se haga daño el pequeño.
  6. Sujeta con una mano la frente del bebé y sube ligeramente el párpado superior del ojo donde se pondrán las gotas. Si el niño insiste en cerrar los ojos, se puede hacer hacía abajo también el párpado inferior.
  7. Sostén con los dedos pulgar e índice de la otra mano el frasco, acércalo por encima del ojo sin llegar a tocar el párpado o las pestañas y presiona suavemente el frasco para hacer caer las gotas en el centro del ojo.
  8. Suelta suavemente los párpados sin dejar que el bebé mueva la cabeza o se levante por uno o dos minutos. De preferencia el niño debe permanecer con los ojos cerrados, sin presionar fuerte, para que el medicamento actúe mejor.
  9. Al mismo tiempo, limpia con una gasa o papel el resto de lágrimas que se encuentren alrededor del ojo.
  10. Para finalizar, después de unos pocos minutos, permite que el pequeño abra los ojos y se levante.

Cuándo acudir con el pediatra

Al momento en que el especialista receta las gotas para el infante debe informarte sobre los posibles efectos secundarios de acuerdo al medicamento y la alteración a tratar. Sin embargo, estos generalmente son leves y de corta duración, tales como irritación, ardor y enrojecimiento del ojo al momento de aplicar las gotas. Asimismo, el bebé podría sufrir de visión borrosa, sensibilidad a la luz impidiendo que abra los ojos, mientras que en pocas ocasiones algunas gotas oftalmológicas pueden ocasionar que los parpados se inflamen o haya picazón.

Es importante vigilar el comportamiento del bebé, poner mayor atención si este llora mucho, está irritable, se frota constante y fuerte los parpados o permanece con los ojos cerrados. Si estos síntomas adversos tardan en desaparecer o empeoran el cuadro clínico se debe acudir de inmediato al pediatra. También es necesaria la atención urgente si resulta que el niño es alérgico al medicamento y está presentando una reacción, como hinchazón de la cara, lengua o garganta, problemas respiratorios o si el bebé tiene fiebre, entre otros.

Cómo poner gotas en los ojos a un bebé - Cuándo acudir con el pediatra

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo poner gotas en los ojos a un bebé, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo y salud del bebé.

Escribir comentario sobre Cómo poner gotas en los ojos a un bebé

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo poner gotas en los ojos a un bebé
1 de 3
Cómo poner gotas en los ojos a un bebé

Volver arriba