menu
Compartir

Cómo quitar el dolor muscular de las piernas

 
Por Delfina Viana. Médica.. 31 mayo 2021
Cómo quitar el dolor muscular de las piernas

Todas las personas han experimentado seguramente más de una vez dolores musculares. Es una molestia muy común debido a la gran cantidad de causas que pueden generarlo, desde la simple exigencia de correr cuando no acostumbras a hacerlo hasta problemas más complicados, como una compresión nerviosa o problemas reumáticos, pero por suerte estas últimas razones son las menos frecuentes.

En este artículo de ONsalus encontrarás diversas maneras de quitar el dolor muscular de las piernas, desde los tratamientos convencionales hasta las terapias naturales, todos ellos con una eficacia comprobada.

También te puede interesar: Dolor de piernas en reposo: causas

Causas del dolor muscular en las piernas

Existen innumerables razones por las cuales puede aparecer dolor muscular en las piernas. Puede tratarse de un dolor localizado solamente en un músculo o grupo muscular, o bien, acompañarse de dolores musculares en otras zonas del cuerpo. Puede tratarse de un problema agudo, que lleva poco tiempo de evolución, o bien, estar transformándose en una molestia crónica si ya han pasado algunos meses desde que comenzó.

Hablando del dolor muscular exclusivo de las piernas podemos encontrar que las causas más frecuentes son:

Esfuerzo muscular

Es una de las causas más comunes de dolor agudo en las piernas. Si has sometido a las fibras musculares a un esfuerzo mucho mayor del que sueles realizar, es probable que haya demasiado ácido láctico circulante, más aún si no has estirado apropiadamente después de ejercitar.

¿Qué hacer?

Si tienes un dolor muscular que apareció al día siguiente de haber realizado un esfuerzo poco habitual, puedes recurrir a alguna de las siguientes medidas para sentirte mejor:

  • Estirar los músculos que duelen: debes hacerlo muy suavemente e idealmente después de precalentar la zona (por ejemplo, dando una caminata) para evitar lesionarlo.
  • Aplicar calor en la zona. Esto siempre y cuando no notes hinchazón ni hematomas en la zona adolorida.
  • Masajear la zona muscular. Puedes utilizar algún aceite tibio (ideal es el de sésamo que de por sí aporta más calor que los demás).
  • Hacer reposo. No quiere decir que permanezcas en la cama, pero sí que no realices más esfuerzos con ese músculo en particular, al menos por un par de días.
  • Puedes tomar un analgésico o bien utilizar alguno de los remedios naturales que encontrarás más adelante.

Distensión muscular

También se produce ante un esfuerzo muscular desmedido o sin haber precalentado el músculo antes del esfuerzo. Es común en personas que no tienen una adecuada elongación o preparación física, o bien, quien somete a sus músculos a una sobrecarga excesiva.

En estos casos, suele aparecer un dolor en el momento en que se produce el "tirón muscular", el cual persiste y puede empeorar al cesar la actividad. Puede, además, acompañarse de hinchazón y hematoma en la zona donde se produjo la distensión.

¿Qué hacer?

Apenas sufras de un desgarro muscular es importante aplicar frío, ya sea con una compresa o con hielo (no directamente para no hacer daño en la piel). De esa manera, se limita la inflamación y el hematoma.

Es importante que mantengas la pierna en reposo sin hacer esfuerzos mientras tengas el dolor.

Si el dolor no cede en algunos días, empeora o notas sangrado, es importante que recurras a una consulta médica. La mayoría de las veces se trata de pequeños desgarros sin mayor trascendencia, pero otras veces es mejor tener precaución y más cuidados.

Para prevenir este tipo de lesiones es importante:

  • Realizar un buen precalentamiento.
  • Estirar antes de realizar esfuerzos musculares.

Calambre muscular

Las contracturas musculares intensas bruscas e involuntarias, conocidas más comúnmente como calambres, suelen presentarse en las pantorrillas, pero también pueden aparecer en otros músculos.

El dolor de un calambre muscular es realmente intenso y puede producirse ante un esfuerzo intenso por un largo período, pero también puede ocasionarse al comprimirse un nervio, ante la llegada insuficiente de sangre al músculo (por ejemplo, trombos o arterioesclerosis) o si con tu dieta no aportas minerales suficientes a tu cuerpo (calcio, potasio, magnesio).

¿Qué hacer?

Si el calambre se produjo una única vez y relacionado con una actividad física excesiva, no deberías preocuparte, pero si la molestia es persistente, sueles tener calambres frecuentemente, notas debilidad en tus músculos o notas inflamación en la zona, es recomendable que recurras a un centro médico.

Cuando padeces un calambre lo mejor es:

  • Masajear la zona que duele.
  • Elongar suavemente el músculo contraído.
  • Aplicar calor en el músculo contraído. Si notas inflamación o enrojecimiento es mejor la aplicación de compresas frías.

Si se trata de un problema crónico es importante ir a la causa real y entender a qué se debe el problema de circulación o a qué se debe la falta de minerales. Para ello, es muy importante estudiar además la digestión, ya que es clave una buena digestión para que los nutrientes se absorban adecuadamente y lleguen al sitio donde necesitan actuar. Así mismo, una buena digestión ayudará a mejorar los problemas circulatorios.

Síndrome compartimental crónico

Se trata de un problema que afecta a deportistas que exigen demasiado a sus músculos con actividad repetitiva de impacto. Este problema afecta no solo a los músculos, sino también a los nervios del compartimiento muscular afectado. Suele verse también cuando no se utiliza calzado apropiado al realizar deportes.

Se llama compartimiento muscular a un grupo de músculos envueltos en una vaina, cuando esa vaina no es muy flexible y los músculos se inflaman en exceso puede generarse daño en los músculos y en los nervios que están junto a ellos.

Entre los síntomas que suelen aparecer en la zona afectada están:

  • Dolor, calambres o ardor.
  • Debilidad muscular.
  • Hormigueo.
  • Rigidez.
  • Hinchazón.

¿Qué hacer?

Si crees que puede ser tu caso deberías realizar una consulta médica para que el daño no se vuelva crónico y terminen afectándose distintas estructuras.

Pueden ser recomendados diversos tratamientos para evitar que la lesión se cronifique o empeore, tales como:

  • Reposo.
  • Fisioterapia.
  • Masajes.
  • Analgésicos.
  • Antiinflamatorios naturales.

También puede utilizarse con gran éxito la acupuntura. En algunos casos, es necesaria una cirugía para descomprimir el compartimiento afectado.

Lesión ósea, articular o tendinosa en la pierna

Ante una fractura, un esguince o algún otro tipo de lesión estructural en la pierna pueden adoptarse posiciones compensatorias anormales que terminan afectando a otros grupos musculares que no habían sido afectados en un principio.

Cuando eso sucede es importante no solo intentar calmar el dolor muscular, sino corregir la lesión inicial y adoptar buenas posiciones o implementar ayuda (por ejemplo, muletas) para no sobrecargar otras zonas del cuerpo.

Puedes intentar mejorar el dolor haciendo el reposo necesario, colocando calor en el músculo que se contrajo y, por supuesto, haciendo un tratamiento adecuado de la primera lesión.

Un analgésico sintético o natural puede ayudar a sobrellevar el proceso.

Qué tomar para el dolor muscular

Existen diversos fármacos que pueden utilizarse para calmar los dolores de un esfuerzo muscular desmedido, de una lesión muscular o un calambre, siempre intentando saber cuál es la causa y corrigiéndola lo más pronto posible.

Además, es importante aclarar que esta medicación no puede tomarse por largos períodos de tiempo, por varias razones:

  • Puede generar efectos adversos: como problemas digestivos, sangrados, problemas en el hígado o en el riñón.
  • Existe el riesgo de que la lesión se cronifique, es decir, que permanezca en el tiempo si no se resuelve a tiempo.
  • Se tapen los síntomas y no se busque la causa real del problema: trombos en la circulación sanguínea, déficit de nutrientes, etc.

Entre los analgésicos/antiinflamatorios más comúnmente utilizados están: ibuprofeno, diclofenaco, acetaminofén o paracetamol, ketorolaco. Recuerda que siempre es necesaria su prescripción médica de acuerdo a cada caso en particular.

Remedios caseros para el dolor muscular de las piernas

Los remedios naturales suelen ser mejor aceptados por la digestión, en consecuencia, suelen tener mejor efecto y menos reacciones adversas e indeseadas, pero no por ser naturales pueden tomarse indiscriminadamente, ya que puedes caer también en la trampa de tapar el síntoma y no buscar la real causa del problema.

Entre las mejores opciones naturales para aliviar el dolor muscular están:

  • Jengibre: es mejor el jengibre en polvo, ya que no produce acidez en aquellos que suelen tener problemas de este tipo. Tiene efectos antiinflamatorios y analgésicos, además de mejorar la digestión.
  • Cúrcuma: También es un potente antiinflamatorio, entre otras propiedades. Es mejor agregar esta especia al final de la cocción a razón de media cucharadita pequeña (tamaño de café) por porción. Es mejor consumirla así que en tabletas o comprimidos, ya que su digestión se facilita al ponerla en contacto con las enzimas presentes en la saliva.
  • Masajes con aceite de sésamo: cuando las lesiones requieren calor (calambres musculares, distensión muscular, contracturas por esfuerzo), se pueden realizar masajes con aceite de sésamo tibio. También es muy útil para mejorar la circulación en articulaciones que suelen hacer ruido y para mejorar en general la sequedad corporal.
Cómo quitar el dolor muscular de las piernas - Remedios caseros para el dolor muscular de las piernas

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo quitar el dolor muscular de las piernas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Bibliografía
  • Arnold, M. J., & Moody, A. L. (2018). Common running injuries: evaluation and management. American family physician, 97(8), 510-516.
  • Abaïdia, A. E., Lamblin, J., Delecroix, B., Leduc, C., McCall, A., Nédélec, M., ... & Dupont, G. (2017). Recovery from exercise-induced muscle damage: cold-water immersion versus whole-body cryotherapy. International journal of sports physiology and performance, 12(3), 402-409.
  • Nicol, L. M., Rowlands, D. S., Fazakerly, R., & Kellett, J. (2015). Curcumin supplementation likely attenuates delayed onset muscle soreness (DOMS). European journal of applied physiology, 115(8), 1769-1777.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo quitar el dolor muscular de las piernas
1 de 2
Cómo quitar el dolor muscular de las piernas

Volver arriba