Consejos para prevenir un ictus

Consejos para prevenir un ictus

Algunos estudios afirman que 1 de cada 6 españoles sufrirá un ictus a lo largo de su vida, pero ¿qué es un ictus?. Se trata de una alteración repentina de la circulación cerebral, que daña la función de una determinada parte del cerebro. Puede compararse con un infarto al corazón, pero producido en el cerebro y se caracteriza principalmente por su aparición de forma brusca, por lo que son difícilmente previsibles y afecta, en mayor cantidad, a personas mayores. Podemos diferenciar dos tipos de ictus: los hemorrágicos y los isquémicos. El primero sucede cuando un vaso sanguíneo se rompe y el segundo cuando una arteria se obstruye por un coágulo, también conocido como infarto cerebral. En ONsalus explicaremos algunos consejos para prevenir un ictus y cuando acudir al médico en caso de presentar síntomas.

Seguir una dieta mediterránea

La dieta mediterránea es un estilo de vida. Se caracteriza por el consumo de alimentos vegetales, junto el aceite de oliva y el consumo moderado de pescado, aves, huevos y productos lácteos, dejando la carne en el último lugar, especialmente en comidas. Es un tipo de alimentación que nos aporta todos los nutrientes que necesitamos y permite que llevemos una dieta equilibrada. Es fundamental para poder tener una vida saludable y evitar diferentes enfermedades. Además, puedes utilizar la dieta mediterránea para sacarte unos kilos de más.

Ejercicio físico contra el ictus

Una vez hemos aplicado la dieta mediterránea, debemos complementarla realizando ejercicio físico. No es necesario hacer ejercicio cada día, sino que puede bastar con salir a correr un par de veces a la semana, apuntarse a una clase de spinning, o andar habitualmente. El objetivo es mantener nuestro cuerpo activo frente al sedentarismo, ya que nos ayudará a tener las arterias limpias y el corazón fuerte. Además de beneficios físicos, también aporta beneficios psicológicos, como el aumento de la autoestima, rebajar la tensión y el estrés e incrementar el bienestar general.
Como podéis ver, ¡todo son ventajas!.

Rechaza el estrés

Está demostrado que las personas sometidas a un estrés constante sufren padecen un mayor número de problemas tanto físicos como psicológicos. Algunos de ellos van desde cambios en el humor, aumento en la presión arterial a afecciones en el sistema inmunitario y resistencia a enfermedades cerebrales. Es por eso que debemos tomarnos un tiempo para nosotros mismo, para viajar, echar una siesta, estar con los amigos, la familia y desconectar del trabajo.
Llevar una vida más relajada nos ayudará a prevenir un ictus y llevar una vida mucho más saludable.

Di adiós al tabaco

No hay duda de que el tabaco es perjudicial para la salud. Lejos quedan aquellos anuncios en los que médicos aparecían fumando, con el fin de que las empresas tabacaleras no viesen disminuidas sus ventas. Ahora estamos muy bien informados y sabemos qué conlleva llevarse un cigarro a la boca. De hecho, el tabaco aumenta considerablemente la posibilidad de sufrir un ictus. Todo son ventajas cuando hablamos de dejar de fumar, por lo que ahora puede ser un buen momento.


¿Sabías que..?

  • Después de 20 minutos sin fumar, nuestro ritmo cardíaco y la presión sanguínea se estabilizan.
  • Tras las 8 horas el nivel de monóxido de carbono y oxígeno se estabilizan y nos sentimos con más energía.
  • 24 horas después se reduce la posibilidad de sufrir un infarto.
  • Después de 72 horas, nuestros bronquios se relajan y aumenta la capacidad pulmonar. En este punto, los pulmones empiezan a recuperarse.

Sucesivamente, nuestro cuerpo se va recuperando de los efectos nocivos del tabaco y se reducen las posibilidades de que suframos un ictus.

Conocer la tensión arterial y los niveles de colesterol

La hipertensión es una de las principales causas de sufrir un ictus, aumentando considerablemente las posibilidades de padecerlo al hacer que el corazón realice un sobreesfuerzo para transportar la sangre al cerebro. Por eso es fundamental realizar revisiones periódicas de la tensión, con el fin de tenerla controlada en todo momento.

El colesterol provoca la obstrucción de las arterias, encargadas de transportar la sangre al cerebro. Se trata de otro factor más por el que realizarnos un análisis que nos permita conocer nuestros niveles y reducirlos.

Cuidado con nuestro peso

La obesidad está relacionada con el colesterol y el sedentarismo. Ambos problemas se pueden solucionar adquiriendo una dieta mediterránea en nuestra alimentación y realizando ejercicio. Mantener nuestro cuerpo sano es fundamental para prevenir enfermedades, por lo que bajar de peso es una solución muy efectiva para reducir las posibilidades de sufrir un ictus.

Mantener activo el cerebro

Debemos estimular nuestro cerebro para mantenerlo sano, alerta y activo. Adquirir buenos hábitos como: leer un rato cada día, pintar, tocar un instrumento y aprender cosas nuevas, ayudará a que nuestro cerebro no se estanque con los años y lo harán más resistente a las secuelas de un ictus. Esto no quiere decir que puedes evitar tener un ictus realizando estas acciones, pero sí pueden ayudar notablemente en caso de padecerlo.

Controlar los niveles de azúcar y duerme

La diabetes afecta a los vasos sanguíneos dañando tejidos. Como explicábamos anteriormente, es fundamental mantenerlos en buen estado para que la sangre que transporta llegue correctamente a las diferentes partes del cuerpo. En el caso de que la sangre no llague correctamente al cerebro, puede producirse un ictus.

Por último, dormir es fundamental para poder mantener sano nuestro cuerpo y mente, ayudando al correcto funcionamiento del sistema cardiovascular.

¿Cómo detectar un ictus?

Las claves para detectar un ictus son 3. No hace falta que se produzcan los 3 factores para darle importancia, sino que detectando solo uno ya se debe actuar.

  1. Levantar los dos brazos. Cuando existe sensación de debilidad en los brazos o piernas, debemos levantar los dos brazos a la vez y, posteriormente, los dos piernas al mismo tiempo. En caso de no poder levantar alguno de los brazos o piernas, es probable que se trate de un síntoma de ictus.
  2. Sonreír. La parálisis facial es uno de los síntomas del ictus. En caso de que uno de ambos lados de la boca permanezca inmóvil, debemos tomar medidas rápidamente.
  3. Preguntar cosas concretas. Otro de los sítomas de un ictus es la dificultad del habla y el entendimiento. Un consejo práctico es preguntar qué es un objeto en concreto. En caso de detectar dificultad para hablar, como cambio en el orden de las sílabas, deberemos pedir atención médica.

Los síntomas más habituales de un ictus

  • Falta de fuerza en los brazos, piernas y/o cara.
  • Alteraciones en la sensibilidad de los brazos, piernas y/o cara.
  • Alteración del habla y el entendimiento. Problemas para expresarse.
  • Dolor inusual de cabeza de forma repentina.
  • Pérdida total o parcial de la visión.
  • Pérdida de equilibrio, vértigo.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Consejos para prevenir un ictus, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cerebro y nervios.