Compartir

Contractura muscular: tipos, causas y tratamiento

Por Sonia Collado, Auxiliar de enfermería. Actualizado: 18 abril 2018
Contractura muscular: tipos, causas y tratamiento

La contractura muscular es una lesión bastante común producida por la contracción del músculo de manera involuntaria y continuada al realizar un esfuerzo. Cuando esto ocurre, el músculo en cuestión queda en tensión, en lugar de contraerse y distenderse de forma natural, y suele hincharse o endurecerse, produciendo dolor.

Las contracturas musculares no sólo se producen entre deportistas, sino también entre personas, más bien sedentarias, con situaciones de estrés o habituadas a reiterar malas posturas. A pesar de no ser lesiones graves, sí son molestas. En ONsalus te enseñamos los tipos, cusas y tratamiento de la contractura muscular.

Tipos de contracturas musculares

Según el momento en el que aparezcan y el motivo, las contracturas musculares pueden dividirse en dos tipos distintos:

  • Durante el esfuerzo: cuando hacemos cualquier ejercicio físico, nuestro cuerpo metaboliza sustancias activas para realizar el movimiento. En ese momento, dichas sustancias se transforman en desechos. Al llevar a cabo un esfuerzo elevado o un movimiento brusco, los desechos metabólicos se acumulan en la fibra muscular, provocando inflamación y dolor. Eso ocurre, a menudo, por la falta de calentamiento previo al ejercicio.
  • Después del esfuerzo: este tipo de contracción aparece cuando se ha realizado un ejercicio intenso en el que se ha trabajado en exceso el músculo y éste no es capaz de volver a su estado de reposo por la fatiga acumulada, ocasionando la lesión.
Contractura muscular: tipos, causas y tratamiento - Tipos de contracturas musculares

Causas de la contractura muscular

En la mayoría de casos, las contracturas aparecen al realizar de manera inapropiada una actividad o esfuerzo. Ejecutando un mal gesto y manteniéndolo en el tiempo o cogiendo excesivo peso podemos sobrecargar una zona y provocar la contractura. A pesar de ser un daño muscular bastante común, hay factores que contribuyen a hacerlo más frecuente.

A menudo, la falta de actividad física y tono muscular hace que sea más fatigoso asumir un gran esfuerzo, de manera que facilita la sobrecarga del músculo y, por lo tanto, la contractura. De un modo parecido, la edad también influye sobre la falta de elasticidad en los músculos; por ese motivo, en las personas mayores la musculatura puede lesionarse con mayor facilidad. Por supuesto, cabe añadir que las grandes situaciones de estrés también contribuyen a que tensionemos nuestra estructura muscular involuntariamente y nos predisponen a estas lesiones.

Contractura muscular: tipos, causas y tratamiento - Causas de la contractura muscular

Tratamiento de la contractura muscular

Antes de contar cómo tratarla, es importante hablar de prevenirla. Para evitar una lesión muscular, te recomendamos procurar una postura correcta al realizar actividades cotidianas, realizar un buen calentamiento antes de hacer ejercicio, evitar gestos o movimientos repetitivos y hacer actividad física de manera progresiva, sin forzar en exceso.

Aún así, si ya nos hemos lesionado, lo mejor es seguir estas sencillas pautas:

  • El reposo es, sin duda, el primer paso. Tras sufrir una contractura, debemos alejarnos del ejercicio o evitar el gesto que nos la haya producido, de modo que el músculo en cuestión pueda descansar.
  • El método más eficaz de combatir estas lesiones son los masajes. Una correcta terapia manual por parte de un profesional provocará un aumento del flujo sanguíneo, facilitará la recuperación de la movilidad y nos ayudará a aliviar el dolor.
  • A menudo, aplicar calor en la zona lesionada puede contribuir a la depuración sanguínea, aportando además un efecto relajante y calmando el dolor.
  • En cuanto a fármacos, los miorrelajantes y los antinflamatorios pueden ayudar a relajar la musculatura reduciendo la contracción, pero deben estar siempre prescritos por un médico.
  • También te recomendamos estimular la circulación de la sangre mediante baños de agua. Realizar estiramientos suaves bajo el agua puede colaborar en el tratamiento.

Como siempre, un especialista será tu mejor aliado. Acudir a un fisioterapeuta es la mejor decisión para asegurarnos de tratar la lesión lo más correctamente posible.

Contractura muscular: tipos, causas y tratamiento - Tratamiento de la contractura muscular

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Contractura muscular: tipos, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Contractura muscular: tipos, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Contractura muscular: tipos, causas y tratamiento
1 de 4
Contractura muscular: tipos, causas y tratamiento

Volver arriba