Compartir

Corte de digestión al bañarse, ¿realidad o mito?

Por Aleix Cardona, Periodista especializado en salud y bienestar. 27 julio 2016
Corte de digestión al bañarse, ¿realidad o mito?

Todos hemos vividos esta escena, de niños, en la playa o en la piscina, después de comer y con unas ganas inmensas de volver al agua para seguir jugando y nadando. Cuando ya estás corriendo para allí y casi puedes notar el mar tocándote los pies un grito te detiene en seco: espérate un rato antes de bañarte, que te puede dar un corte de digestión.

Son tantas y tantas las veces que lo hemos escuchado que lo hemos interiorizado con una realidad indiscutible, incluso nos hemos podido sorprender a nosotros mismos diciéndolo, es por eso que en ONsalus hemos querido tomar cartas en el asunto y descubrir que se esconde detrás de este fantasma que aparece por las playas y piscinas de todo el mundo durante el verano.

Corte de digestión al bañarse, ¿realidad o mito?, ahora lo descubriremos.

El corte de digestión no existe

No hace falta que esperemos más, lo podemos decir ya: el corte de digestión no existe. No hay ninguna relación entre las posibles consecuencias de entrar al agua con el hecho de haber comido o no, el sistema digestivo no interviene en eso para nada.

Lo que popularmente llamamos corte de digestión realmente se llama síncope de hidrocución, algo que, como ya hemos dicho, no tiene nada que ver con si se ha comido o no. La hidrocución produce una pérdida súbita del conocimiento, pero es consecuencia de la diferencia de temperatura entre la superficie de nuestro cuerpo y el agua donde nos bañamos, es decir, no se da cuando nos bañamos después de comer sino que se puede dar cuando nos bañamos después de haber estado expuestos al calor del sol durante mucho tiempo.

Esta afección puede llegar a provocar la detención de los procesos cardíacos y respiratorios, lo que puede derivar en la muerte del afectado. Lo que sucede en el cuerpo cuando hay una hidrocución es que, en contacto con el agua, con una gran diferencia térmica con la piel de nuestro cuerpo, los vasos sanguíneos se contraen y envían la sangre hacia la red circulatoria profunda.

Lo cierto es que cuando metemos la cabeza debajo del agua, nuestro cuerpo responde disminuyendo el ritmo cardíaco de nuestro corazón, por lo que, también podría ser que la hidrocución fuera esto pero llevado al extremo, deteniéndolo del todo. Por eso mismo, debido a que su ritmo cardíaco ya es bajo de por si, es más probable que sufra un síncope de hidrocución una persona mayor que un niño.

Corte de digestión al bañarse, ¿realidad o mito? - El corte de digestión no existe

Cómo prevenir la hidrocución

Teniendo en cuenta las causas de su aparición, hay una serie de medidas que podemos tener en cuenta para prevenir el síndrome de hidocución. Entre estos consejos destacamos:

  • Evitar hacer largas exposiciones al sol y no entrar súbitamente en el agua si ya se ha hecho.
  • Evitar los ejercicios físicos de alta intensidad justo antes de bañarte en el agua.
  • Ir con cuidado al bañarse después de las comidas, especialmente si se han tomado bebidas alcoholicas o si han sido copiosas.
  • No entrar en el agua de golpe, adentraros poco a poco, dando tiempo al cuerpo para que se adecue al cambio de temperatura.
  • Salir del agua o pedir ayuda si, al entrar, notas mareo, náusea, zumbidos en las orejas o visión borrosa.

Entonces, ¿es seguro bañarse después de comer? la respuesta a esta pregunta es sí, si se toman las medidas de seguridad necesarias.

Volvemos a recordar que la digestión no tiene nada que ver con esta afección, hay que ser consciente de esto para saber que el mal llamado corte de digestión se puede dar en cualquier momento, de igual si se ha comido o no, por eso, si se ha estado tomando el sol durante un largo rato, hay que ir introduciéndose en el agua poco a poco ya que, de esta manera, si notamos los síntomas de la hidrocución podremos reaccionar.

Corte de digestión al bañarse, ¿realidad o mito? - Cómo prevenir la hidrocución

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Corte de digestión al bañarse, ¿realidad o mito?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Escribir comentario sobre Corte de digestión al bañarse, ¿realidad o mito?

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Luis Chacon
Mi opinión es empírica; pero pienso que es una situación es mental, debido a el proceso educativo que siguen los padres para con los hijos, lo que hace que se convierta en una "teoría" en la realidad, porque nos mentalizamos con esa información y nos convertimos en hipocondriácos.

Corte de digestión al bañarse, ¿realidad o mito?
1 de 3
Corte de digestión al bañarse, ¿realidad o mito?

Volver arriba