Compartir

Cuidados para niños con Síndrome de Down

Por Manuel Alejandro Patiño, Psicólogo Clínico y psiconeuroinmunólogo. Actualizado: 20 julio 2017
Cuidados para niños con Síndrome de Down

El síndrome de Down es una condición congénita, donde el individuo nace con ciertas limitaciones y diferencias en relación a una persona normal, comprometiendo su desenvolvimiento durante toda su vida, pues su rendimiento siempre contrastará con el promedio en cuanto a rendimiento físico y también capacidad intelectual.

Sin embargo, a pesar de que la alteración que lo produce está presente desde su fecundación, existen cuidados y pautas muy importantes a tomar en cuenta si se quiere que el niño con este síndrome pueda adaptarse y vivir mejor y por más tiempo. En este artículo de ONsalus te apuntamos los principales cuidados para niños con síndrome de Down.

También te puede interesar: Actividades para niños con síndrome de Down

Cuidados para el síndrome de Down: durante el embarazo

Esta condición llamada también trisomía del par cromosómico 21, es de carácter genético, y al hacerse presente desde la concepción, todas sus células pasan a tener y reproducir esta alteración en el cromosoma 21, por lo cual es una condición imposible de revertir o minimizar.

Lo que si es posible es brindar el ambiente, nutrición y amor necesarios para permitir el máximo desarrollo del feto y futuro bebé. Algunas de las condiciones características de este síndrome a nivel fisiológico, son la cardiopatía y un menor desarrollo de conexiones sinápticas (entre neuronas), que produce discapacidades cognitivas, entre otros signos.

También se hace presente un menor crecimiento corporal, muscular (hipotonía) y genital. Para todos estos factores, se hace necesario por parte de la madre un mayor cuidado de su salud, alimentación y estilo de vida, pues debe buscar que dichos factores favorezcan al máximo el desarrollo óptimo del bebé.

Una dieta alta en pescados y mariscos (Omega 3 EPA y DHA) permite un mejor desarrollo fetal, especialmente en el desarrollo neurológico. La actividad física constante en la madre (ejercicios especializados y hasta cierta etapa de la gestación) permiten a su vez un mejor aporte de nutrientes y reducción en los niveles de estrés en ambos.

El gluten, por el contrario, impide la absorción de B12 y nutrientes necesarios para el correcto desarrollo, además que en este síndrome se hace más frecuente la enfermedad celíaca y podría repercutir desde incluso antes del nacimiento.

Bebés con Síndrome de Down recién nacidos

Reflejo de succión

Las diferencias de un síndrome de Down en cuanto a conductas e interacción con el ambiente se empiezan a presentar desde el primer momento, y con esto nos referimos a cómo interviene en el reflejo de succión, necesarios en todo humano para amamantarse.

Su capacidad de respuesta en los labios ante el estímulo del pezón puede ser menor, por lo cual la madre deberá saber lo siguiente:

  • Si su bebé no succiona, lo más recomendable es acercar el pezón al labio superior del niño sutilmente, y terminar de acercarlo una vez abra la boca. Si no reacciona, recurra a estimular dicho reflejo con el dedo.
  • El bebé debe quedar bien sujetado y cerca del pezón para que necesite la menor fuerza posible para succionar (recuerda su hipotonía muscular).
  • Puede necesitar que lo mantengan despierto y activo, esto puedes lograrlo hablándole y rozándole el rostro y la piel en general.
  • Este proceso de aprender a colocar el pezón apropiadamente puede ser difícil y tedioso al principio, por lo que hay que tener paciencia y detallismo.

Respiración y alimentación

Los niños con esta patología pueden tener ciertas dificultades para respirar por la forma de sus narices, por lo cual es de gran importancia revisar que esté respirando adecuadamente mientras amamanta, mientras duerme (cuidar posición de dormir) y asegurar de que siempre que se le dé comida (que no sea desde el pezón), el niño esté en posición sentada.

Es recomendable que los padres cuenten con soluciones salinas o especiales para el descongestionamiento nasal o que reduzcan, por ejemplo, la alimentación con derivados lácteos de otros animales que suelen ayudar a proliferar la mucosidad sinonasal.

En algunos casos de síndrome de Down puede existir estenosis duodenal (estrechamiento de la válvula entérica), por lo cual es importante que se le saquen los gases al niño y eviten colocarlos en posturas inadecuadas que faciliten el reflujo.

Cuidados para niños con Síndrome de Down - Bebés con Síndrome de Down recién nacidos

Atención especial a síndromes de Down: desarrollo muscular

Control de la lengua

La lengua del niño con síndrome de Down también nace con debilidad, y por ende debe ser fortalecido a través de ejercicios especializados para ellos que lo fortalezcan y desarrollen una mayor capacidad de control en el mismo para que puedan hablar en un futuro. Estos ejercicios también se enfocan en la mandíbula y el control del cuello.

Pueden incluirse masajes, juegos, risas, estimulación de succión con los dedos, entre otros.

Enseñándole a caminar

Otro punto en desventaja de esta condición es que los niños tardarán más en aprender a caminar, o mejor dicho, la edad en la que sus músculos estarán preparados para sostener el peso y la labor, será más tardía. Se debe ser paciente y acompañarlo por más tiempo.

También se recomienda que el niño suba escaleras y haga movimientos que lo estimulen a colocarse de cuclillas y volver a subir (por ejemplo recoger juguetes) para así fortalecer mejor las piernas.

Atención temprana a síndromes de Down: aprendizaje

Estos chicos tienen unas facilidades de aprendizaje que hay que saber aprovechar para que el proceso de enseñanza de lectura y escritura sea productivo. Se comparte la evidencia de que los síndrome de Down aprenden mejor a través de dibujos y estimulaciones visuales, asociando primero el sonido de la palabra a la figura y poco a poco ir haciendo puente con la forma escrita de la misma.

Empezar al revés (acentuando en la lectura y no la asociación de imágenes) resulta hasta contraproducente. También es importante asegurar comunicarse con suficiente fuerza en el tono de voz, pues algunos nacen con discapacidades audiológicas.

Cuidados para niños con Síndrome de Down - Atención temprana a síndromes de Down: aprendizaje

Cuidados para niños con síndrome de Down: salud de órganos y glándulas

Recordemos que esta condición suele presentar cardiopatía congénita, por lo que debe mantenerse un monitoreo del órgano del corazón desde pequeño para conocer su pronóstico y mantener la supervisión hasta incluso después de alcanzada la edad adulta.

Otros órganos, sistemas y glándulas a mantener bajo monitoreo en individuos síndrome de Down son:

  • Tiroides
  • Ojos
  • Oídos
  • Sistema inmune
  • Intestino delgado (posibilidad de celiaquía sintomática o asintomática)
  • Intestino grueso
  • Tracto digestivo por posible estenosis duodenal o esofágica

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados para niños con Síndrome de Down, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Trastornos genéticos.

Escribir comentario sobre Cuidados para niños con Síndrome de Down

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
magdalena solis lopez
Agradezco sus documentales informativos, son muy buenos, megustaria saber sobre el desarrollo de los jovenes de 15 años, como trararlos en su desarollo hormonal (sexual)
Manuel Alejandro Patiño
¡Gracias a ti por tu sugerencia!

Cuidados para niños con Síndrome de Down
1 de 3
Cuidados para niños con Síndrome de Down

Volver arriba