Compartir

Depresión crónica endógena: síntomas y tratamiento

Por Manuel Alejandro Patiño, Psicólogo Clínico y psiconeuroinmunólogo. 25 abril 2017
Depresión crónica endógena: síntomas y tratamiento

Existen dolencias no sólo de cuerpo, sino de la mente y el mundo emocional que, sin inhabilitarnos físicamente, pueden llegar a apagar la voluntad y poner nuestro mundo interno en contra aún cuando lo que nos rodea y quiénes nos rodean demuestren lo contrario. Una de estas situaciones es la depresión.

Ahora, cuando mencionamos a la depresión crónica, ésta suele asociarse comúnmente a factores externos que producen un trauma o afección psicoemocional lo suficientemente fuerte como para que la persona se decaiga anímicamente por un tiempo prolongado. Sin embargo, no toda depresión tiene sus causas o desencadenantes en lo externo pues, como la mente y el cuerpo son uno, algunos factores en nuestro organismo y en nuestros hábitos de vida también pueden conducir a lo que se denomina depresión crónica endógena, en la cual si no se toman en cuenta estas variables internas, difícilmente se le encontrará salida a tal malestar. A continuación en ONsalus abordaremos la depresión crónica endógena: síntomas y tratamiento.

La depresión: definición y síntomas

Dos de los manuales de diagnóstico más importantes, el CIE-10 y el DSM-IV/V, concuerdan en que previo al diagnóstico de una depresión, se deben identificar el o los episodios depresivos.

Un episodio depresivo clínicamente se caracteriza por un estado de ánimo decaído, de tristeza y/o vacío durante la mayor parte del día por un período de al menos 2 semanas. A este estado de ánimo le han de acompañar al menos uno de los siguientes síntomas o signos:

  • Pérdida de interés por realizar actividades de placer o que normalmente serían de disfrute.
  • Pérdida del ritmo del sueño, ya sea hipersomnia (sueño prolongado), intersomnia (interrumpido) o insomnio.
  • Fatiga crónica o pérdida de energía durante casi todo el día.
  • Pérdida del apetito.
  • Sentimientos de culpa o inutilidad recurrentes y excesivos.
  • Disminución de la capacidad para concentrarse, decidir e incluso pensar.
  • Pensamientos recurrentes de muerte (más que sólo temor a la muerte), ideaciones y planes suicidas e intentos de llevarlos a cabo.

Luego de identificar un episodio depresivo, es que se puede identificar o diagnosticar una depresión crónica (llamada en estos manuales trastorno depresivo mayor), la cual puede componerse de uno a varios episodios depresivos por un período que va de 2 semanas hasta un lapso indefinido, considerándose crónica a partir de los 6 meses.

Dentro de los diagnósticos "oficiales" de depresión (refiriéndonos como oficial a estos dos manuales), no existe la clasificación de la depresión crónica endógena. Sin embargo, es muy útil comprender este término y su diferenciación con la depresión crónica exógena, tanto por el conocimiento del término como por el hecho de que esto puede ayudarnos a identificar las causas y recursos de tratamiento alternativos a los antidepresivos convencionales.

Depresión crónica endógena: síntomas y tratamiento - La depresión: definición y síntomas

Diferencias entre depresión crónica exógena y depresión crónica endógena

Una vez conocemos qué es y cómo se manifiesta la depresión, para entender a la depresión crónica endógena, lo más importante es dejar claro el significado de endógeno y contrastándolo con su caso opuesto, la depresión crónica exógena.

  • La depresión crónica exógena se refiere al trastorno en el cual el evento o persona que activó o desencadenó la aparición del episodio depresivo y la consiguiente depresión es identificado como un externo. Ejemplo: traición amorosa, pérdida de empleo o algún otro suceso trágico significativo (nota: en caso de muerte de familiar o personas allegadas, debe entenderse el caso primero como un proceso de duelo natural, siempre y cuando éste no se extienda por un lapso excesivo de más de 4 a 6 meses).
  • En los casos de la depresión crónica endógena, la causa es muy diferente. En estas situaciones, el activador de la depresión es interno, y con esto nos referimos a factores hereditarios y a hábitos de vida que influyen a nivel orgánico, llevando a la depresión crónica al favorecer la aparición de síndrome metabólico que deja al cuerpo sin la capacidad de utilizar apropiadamente la energía que consume y a su vez quedándose sin los recursos para establecer un adecuado equilibrio en los neurotransmisores cerebrales que permitirían un mejor estado de ánimo, ya sea a través de la alimentación desbalanceada o la desnutrición.

Tampoco debemos olvidarnos de los factores psicoemocionales, pues el mal abordaje o la abundancia y persistencia de creencias irracionales o negativas también acercarán a la persona a una eventual depresión. Además de ello, una depresión casi siempre será mixta, teniendo factores tanto endógenos como exógenos que faciliten su inicio y la sostengan en el tiempo.

Depresión crónica endógena: tratamiento

Entre estas incorporaciones y cambios importantes a implementar están:

  • Mejorar la alimentación por una más balanceada y orgánica, brindando al organismo los recursos para recuperar energía y nutrirse apropiadamente.
  • Medicamentos antidepresivos: estos ayudarán a reestablecer el equilibrio de neurotransmisores en el sistema nervioso para poder salir de la depresión, pero no debe ser el único recurso, pues puede producir dependencia al medicamento y su uso por un tiempo demasiado prolongado.
  • Practicar ejercicio físico constante. En caso de que la persona tenga poca energía o motivación para ello, puede empezar con ejercicios de respiración y meditación.
  • Psicoterapia: tanto en una depresión crónica endógena como en una exógena, la terapia psicológica es un pilar crucial para reencuadrar a la persona y reestructurar la forma de ver la vida y a sí mismo/a, de tal forma que la mente vuelva a jugar a favor de la mejoría y el bienestar integral del ser. Dicho proceso psicoterapéutico debe continuar por al menos unos pocos meses después de considerarse superado el trastorno para asegurar que la persona no quede propensa a caer en depresión en un futuro.
Depresión crónica endógena: síntomas y tratamiento - Depresión crónica endógena: tratamiento

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Depresión crónica endógena: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desórdenes mentales.

Escribir comentario sobre Depresión crónica endógena: síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Octavio Sanchez
Excelente información detallada en su contenido

Depresión crónica endógena: síntomas y tratamiento
1 de 3
Depresión crónica endógena: síntomas y tratamiento

Volver arriba