Compartir

Dolor de crecimiento en niños: síntomas y tratamiento

Dolor de crecimiento en niños: síntomas y tratamiento

Ciertos niños se quejan de que los músculos de las piernas les duelen, quejas que acostumbran a darse por la tarde o por la noche y desaparecen por la mañana. Muchos padres se preocupan, pues no son capaces de identificar qué es lo que provoca ese dolor, si es una lesión, un golpe o simplemente cansancio.

El dolor de crecimiento en niños es algo habitual durante la infancia. En esta época, los chicos crecen rápidamente en un espacio de tiempo muy corto e, inevitablemente eso tiene consecuencias. Normalmente estos dolores aparecen en dos etapas distintas; la primera, entre los 3 y los 5 años de edad, la segunda entre los 8 y los 12.

Quizás de pequeño tú también sufriste el dolor de crecimiento, de hecho, se calcula que cerca del 40% de los niños los padecen, por eso desde ONsalus queremos darte algunas de las claves para esta dolencia, sigue leyendo el siguiente artículo sobre el dolor de crecimiento en niños: síntomas y tratamiento para descubrirlo todo.

    Índice
  1. Causas del dolor de crecimiento en adolescentes y niños
  2. Síntomas del dolor de crecimiento
  3. Cómo aliviar el dolor de crecimiento en niños
  4. Cuándo acudir al médico
  • Causas del dolor de crecimiento en adolescentes y niños

    Los dolores de crecimiento no forman parte de ninguna enfermedad, de hecho, en muy pocas ocasiones se recurre al médico por esta dolencia. A pesar de esto, pueden ser bastante intensos, llegando a provocar grandes incomodidades en el niño.

    A pesar de la evidente sintomatología, hay muchos médicos que no creen que el crecimiento provoque dolor y, de hecho, no hay ninguna prueba científica que lo demuestre, no obstante, es un hecho que una vez se detiene el crecimiento estos dolores también se detienen y que suelen aparecer entre los 3 y 5 años y los 8 y 12, dos de las etapas cuando más rápidamente crecemos.

    Estos dolores acostumbran a aparecer en las piernas, aunque también puede haber dolor de otras extremidades. mayoritariamente se sienten en los muslos y la parte superior de las piernas, en las pantorrillas y detrás de las rodillas, dolores que pueden sentirse en una o en ambas piernas.

    Generalmente, estos dolores aparecen por la tarde o justo antes de ir a dormir. También puede ser que el niño se acueste sin dolor y se despierte en mitad de la noche con ellos, a pesar de todo, estos desaparecen por la mañana.

    Algo que sí que parece claro es que los dolores de crecimiento es más probable que aparezcan cuando el niño ha tenido un día especialmente activo, en el que ha saltado y corrido, por lo que los músculos están más cansados.

    Causas del dolor de crecimiento en adolescentes y niños
  • Síntomas del dolor de crecimiento

    A pesar de lo que se cree, los dolores de crecimiento no se dan ni en las articulaciones ni en los huesos, sino que se dan en los músculos. Si no fuera así, aparecerían otros síntomas además del dolor. Por ejemplo, una articulación lesionada estaría hinchada, enrojecida y sensible al tacto, por su lado, el dolor articular no presenta ningún otro síntoma fuera del dolor que siente el niño.

    Como ya hemos dicho, otro de los síntomas de estas molestias es que aparecen por la tarde o por la noche, desapareciendo por la mañana. Esto provoca que muchos padres crean que sus hijos están fingiendo, puesto que los dolores van y desaparecen.

    Diagnóstico del dolor de crecimiento

    El diagnóstico del dolor de crecimiento se hace en base a lo que, médicamente, se llama diagóstico por exclusión. Es decir, antes de diagnosticar este dolor lo que se hace es ir descartando todas las enfermedades que pueden acarrear los mismos síntomas. Con el historial clínico, exámenes físicos y, en pocas ocasiones, análisis de sangre y radiografías se logra descartar cualquier otra afección.

    Hay un aspecto básico que nos ayuda a establecer cuándo un niño está sufriendo dolores de crecicimiento. Aquellos chicos que han sufrido alguna lesión o padecen alguna enfermedad son reacios al tacto, el hecho de que les toquen la zona afectada les provoca dolor, por lo que no quieren ser tocados. Por otro lado, los que sufren de dolores de crecimiento tienen una respuesta positiva ante el tacto: cuando se les masajea, toca y carga sienten una mejora.

    .

  • Cómo aliviar el dolor de crecimiento en niños

    Dado que no es una afección en sí misma, no hay ningún tratamiento médico preciso para curar el dolor de crecimiento en los chicos. No obstante, hay una serie de métodos que puedes llevar a cabo para aliviar el dolor de crecimiento:

    • Hacer masajes en la zona
    • Elongación y estiramientos del músculo
    • Posar una manta o almohadilla térmica en las piernas
    • Puntualmente, se le puede dar ibuprofeno o paracetamol para aliviar su dolor. Nunca le des aspirina a un menos de 12 años.
    Cómo aliviar el dolor de crecimiento en niños
  • Cuándo acudir al médico

    Cómo ya hemos dicho, el dolor por crecimiento no es una enfermedad. No obstante, en esta época de crecimiento, estas dolencias pueden confundirse con otras afecciones o lesiones importantes. Es por eso que a continuación te explicaremos cuáles son los síntomas que no son propios del dolor de crecimiento, y ante la aparición de los cuales debes acudir al médico:

    • Dolor persistente incluso de mañanas
    • Hinchazón o enrojecimiento
    • Fiebre
    • Movimientos renqueantes
    • Erupciones cutáneas
    • Falta de apetito
    • Debuilidad muscular
    • Cansancio
  • Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Dolor de crecimiento en niños: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

¿Te ha sido útil este artículo?
Artículos relacionados
Comenta, opina, pregunta sobre dolor de crecimiento en niños: síntomas y tratamiento