Compartir

Dolor en los dedos de los pies: a qué se debe y remedios para aliviarlo

 
Dolor en los dedos de los pies: a qué se debe y remedios para aliviarlo

Qué incómodo puede ser un dolor en los pies, no solo dificulta el caminar o hacer ejercicio, a veces, el dolor puede ser muy intenso aún estando de pie o en reposo. Es por ello que cualquier solución siempre es bienvenida, pero a veces la búsqueda de remedios sin saber la razón del dolor puede hacer que la solución se retrase, haciendo que la molestia dure más de lo que debería.

Es por ello que en ONsalus, primero, te explicamos a qué se debe el dolor en los dedos de los pies y, seguidamente, te enseñamos cuáles son los mejores tratamientos y remedios que puedes utilizar para aliviarlo.

A qué se debe el dolor en los dedos de los pies: causas

Los dedos de los pies contienen estructuras óseas, tendinosas, vasculares, nerviosas y la piel, por lo cual es comprensible que puedan doler por muchas razones diferentes. Aquí se presentan las causas del dolor en los dedos de los pies más importantes:

  • Callos: la fricción o presión excesiva de la piel por el calzado, a menudo, da origen a engrosamientos que pueden originar dolor en los dedos del pie.
  • Uña encarnada: cuando por cortar de forma inadecuada las uñas, por arrancamiento o ajuste inadecuado del calzado, un fragmento de la uña se inserta en la piel del dedo, produciéndose allí una inflamación muy dolorosa que puede infectarse.
  • Uso de calzado inadecuado: los zapatos de tacón alto, muy ajustados o demasiado sueltos, estrechos en la zona anterior, zapatillas deportivas sin amortiguación, soporte o ajuste o demasiado gastadas, pueden ocasionar que el pie deba esforzarse, sufra traumatismos o demasiada presión, con lo cual aparte de dolor, tras su uso, pueden generar todo tipo de lesiones si se usan cotidianamente.
  • Sobrepeso: tener un mayor peso del que los pies pueden soportar acarrea que se sobreexijan las articulaciones, tendones y músculos, con lo cual es más probable que los dedos duelan y que se altere la forma de los pies, a veces, de manera severa.
  • Traumatismos: esguinces o fracturas pueden dejar dolorida la zona por varios días e incluso más tiempo, a veces, hasta que se realiza un tratamiento o rehabilitación adecuado.
  • Dedo de césped: se trata de la lesión repetida de la articulación del dedo gordo del pie, el cual se dobla hacia arriba, normalmente, en un terreno de césped sintético. Es común entre jugadores de fútbol, pero también entre gimnastas y bailarines.
  • Ejercicio intenso: corredores de largas distancias o personas que realicen deportes de impacto pueden sufrir de dolor, sobre todo, si el calzado no es el adecuado o si este está gastado.
  • Infecciones: puede que por roce o tras un traumatismo, una lesión aparentemente simple o superficial se infecte y genere gran dolor.
  • Fenómeno de Raynaud: puede afectar tanto a las manos como a los pies, se trata de que por diferentes razones el cuerpo envía menos sangre a las extremidades, con lo cual se ponen frías y pálidas-azuladas, suele durar unos minutos y, cuando vuelve la sangre a circular, puede aparecer dolor, hormigueo y enrojecimiento.
  • Hallux rigidus: se trata de una rigidez del dedo gordo del pie debido a una artritis degenerativa. El problema es progresivo y puede que ocasionado por algún traumatismo previo, por la forma del pie o por el uso excesivo de la articulación de la base del dedo gordo (es el caso de trabajadores que permanecen mucho en cuclillas).
  • Neuroma: la inflamación del tejido de un nervio en la base de los dedos puede generar una tumefacción bastante dolorosa, sensación de tener algo allí y hasta hormigueos. Puede favorecerse por uso de calzado angosto o por deformidades en el pie.
  • Gota: debido a niveles altos de ácido úrico en la sangre pueden acumularse cristales de urato en la articulación de la base del dedo gordo del pie. Esto genera ataques de dolor, dedo gordo del pie hinchado, calor en ese lugar o en otras articulaciones.
  • Capsulitis del segundo dedo del pie: se produce la inflamación de los ligamentos de la cápsula que rodea la articulación de este dedo. Se manifiesta con dolor, hinchazón, dificultad para usar zapatos y molestias al caminar descalzo. También puede producirse en el tercer y cuarto dedo del pie, pero es más común en el segundo, generalmente, a causa de que allí se recibe mayor presión o por alteraciones en la anatomía de los pies.
  • Bursitis: se produce por la inflamación de las almohadillas (bolsas sinoviales) que rodean a las articulaciones. Puede suceder como complicación de otras deformaciones del pie.
  • Forma de los pies: puede que por la propia ubicación de las estructuras de los pies aparezca dolor, que suele acentuarse si no se utiliza calzado adecuado o se tiene sobrepeso, es el caso de: arco plantar muy elevado, segundo dedo más largo que el dedo gordo.

Deformidad en los dedos de los pies

Puede que debido a la forma propia del pie, al uso de calzado inadecuado, al sobrepeso, a traumatismos previos o a desequilibrio, los dedos de los pies se tuerzan y tomen diferentes formas no naturales:

  • Dedo del pie en martillo: el dedo afectado se doblará hacia abajo en la segunda articulación.
  • Dedo del pie en maza: del mismo modo, el dedo se dobla hacia abajo pero en la primera articulación.
  • Juanetes: por una desviación del dedo gordo hacia el dedo que está a su lado aparece un dolor intenso y bultos en la base del dedo gordo, que puede enrojecer la piel del lugar por el roce con los zapatos.
  • Pie en garra: las articulaciones cercanas al tobillo están viradas hacia arriba y las más alejadas hacia abajo, dando ese típico aspecto a los dedos. Puede ser una deformidad congénita o aparecer después de cirugías del tobillo, artritis o enfermedades de los nervios y cerebrales.

        Cómo aliviar el dolor en los dedos de los pies: tratamiento médico

        Primeramente, se debería consultar a un/a profesional. Tu médico/a de confianza puede ayudarte diagnosticando cuál es la causa del dolor y, de esta manera, el tratamiento que apunte directamente al origen del problema suele ser más rápido y eficaz que aquel que se hace sin saber la causa.

        Si durante esa consulta no se ha llegado aún al diagnóstico (porque hacen falta más estudios o porque un/a especialista deba valorarte), se puede indicar analgésicos por corto tiempo: ibuprofeno, acetaminofén (paracetamol), diclofenaco, pueden tomarse siempre y cuando no hayan otras condiciones médicas que lo impidan.

        • Las uñas encarnadas y callos pueden ser tratadas directamente por podólogos/as, que son quienes tienen la habilidad para resolver muchos problemas de los pies de manera rápida y efectiva.
        • Las infecciones deberán ser tratadas con antibióticos, puede bastar una crema aplicada en el sitio o bien si es mayor la gravedad pueden requerirse antibióticos por vía oral.
        • En el caso de la gota, es clave el cambio de hábitos, ya que puede tornarse una enfermedad crónica y pueden aparecer complicaciones indeseadas. Además, está la colchicina, que es una medicación que puede aliviar específicamente este dolor, pero no puede usarse eternamente ya que tiene efectos adversos.
        • Las alteraciones en la forma del pie requieren control periódico con un especialista, uso de calzado adecuado y fortalecimiento de músculos y tendones a través del ejercicio. Se ha visto que en los niños es conveniente que estén descalzos, más aún cuando sea notorio un arco bajo o caído debido a que el contacto con el suelo hará que la zona tome mayor fuerza, algo fundamental para poder sostener el pie.
        • Puede que algunas deformidades se corrijan a través del uso de calzado adecuado, plantillas y suplementos, pero hay veces que si la zona está muy adolorida y compromete el buen funcionamiento del pie, pueda requerirse una intervención quirúrgica mínima. Esta siempre es realizada por el/la especialista en traumatología y ortopedia.
        • En el caso de un neuroma, se deben acomodar las actividades para que no haya dolor y se permita la desinflamación del nervio, puede ayudarse este proceso con hielo local, almohadillas, soporte ortopédico y medicación en algunos casos (analgésicos o infiltración con corticoides en el lugar).
        • Si el problema es el síndrome de Raynaud, se debe buscar primeramente la causa y luego establecer un tratamiento que la resuelva. Puede indicarse medicación para la presión arterial o para relajar los vasos sanguíneos.
        • Los traumatismos siempre deben ser tratados en primera medida con reposo, hielo y elevación del miembro afectado. Puede requerirse la colocación de férulas o el vendaje solidario (con el dedo sano que está al lado del golpeado).

        Terapia física

        La actividad física dirigida por fisioterapeutas puede ayudar a que la evolución del problema sea adecuada, ya que no solo colaborará a la disminución del dolor, sino que el paciente puede obtener herramientas para así evitar futuros problemas similares. Muy útil para deportistas, lesiones por uso excesivo o mal uso de las articulaciones, rehabilitación de esguinces o fracturas.

        Calzado adecuado

        El calzado adecuado es una de las claves para solucionar y prevenir cualquier dolor en el pie. Calzado cómodo, con tacón no demasiado alto, que no oprima y que sea adecuado si con él se quiere realizar actividad física, son algunas de las claves a la hora de elegirlos. En el momento de comprarlos, los zapatos deben calzar cómodamente, no apretar ni rozar, también pueden ser llevados a una zapatería para ensancharlos si fuera necesario.

        Controlar el peso

        • Debes bajar de peso. Si tu peso está excedido difícilmente puedas aliviar el dolor en los dedos del pie. Es muy importante que mejores tu alimentación y bebas agua, no solo calmarán las molestias, tendrás más energía y puedes prevenir o curar muchas enfermedades.
        • Aún cuando tu peso sea el adecuado, alimentarte de forma saludable es clave para mantener tu salud y disminuir la posibilidad de sufrir este tipo de dolores frecuentemente.
        Dolor en los dedos de los pies: a qué se debe y remedios para aliviarlo - Cómo aliviar el dolor en los dedos de los pies: tratamiento médico

        Remedios caseros para aliviar el dolor en los dedos de los pies

        Existen diferentes medidas que puedes poner en práctica para aliviar el dolor en los dedos de los pies de forma natural:

        • Pediluvios: el baño de pies diario es una práctica que ha caído en desuso, pero es muy útil para conservar la salud no solo de los pies sino del cuerpo, ya que favorece la circulación sanguínea, y no solo de la zona que se sumerge en agua, sino del resto del cuerpo. El agua debe cubrir hasta la pantorrilla. Puede hacerse solo con agua fría por 3 minutos, con agua fría y caliente (2 minutos en agua fría y 2 minutos en agua caliente, luego se vuelve a sumergir en agua fría y así sucesivamente 3 veces). Puede agregarse una infusión de: abeto, alerce o fenogreco, ya que son antiinflamatorios.
        • Masajes: después del pediluvio, debe darse calor a los pies a través de masajes, abrigándolos con lana o caminando, así se termina de completar el ciclo que activa la circulación. Esto debe hacerse cada día y puede hacerlo todo el mundo, ya que trae grandes beneficios.
        • Artemisa (Artemisia vulgaris): en dolores ocasionados por problemas de los nervios y reumáticos, se pueden hacer masajes, fricciones, compresas (fomentos) y envolturas con el cocimiento de esta hierba (50 gramos en un litro de agua). En reumatismo, las aplicaciones deben ser bien calientes. También puede beberse como tisana, pero la preparación debe ser más suave (en un litro de agua se emplean 20 gramos de hojas o flores) se puede endulzar con miel y se beben de 2 a 4 tacitas diarias.
        • Hierba de San Juan (Glechoma hederacea): es muy útil para tratar el dolor causado por la gota, no solo por sus propiedades antiinflamatorias, sino porque es excelente para limpiar el cuerpo de acumulaciones tóxicas y perjudiciales. Se preparan en infusión 15 gramos en un litro de agua, puede endulzarse con un poco de miel pura de abejas (2 a 4 tazas tibias al día). Externamente, también puede aplicarse un cocimiento tibio de 50 gramos de hierba en un litro de agua.
        • Abedul (Betula alba): se utiliza para mejorar las articulaciones adoloridas y en caso de gota. Se preparan 20 gramos de hojas y yemas en un litro de agua (en infusión), y se beben dos tazas por día.
        Dolor en los dedos de los pies: a qué se debe y remedios para aliviarlo - Remedios caseros para aliviar el dolor en los dedos de los pies

        Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

        Si deseas leer más artículos parecidos a Dolor en los dedos de los pies: a qué se debe y remedios para aliviarlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

        Escribir comentario sobre Dolor en los dedos de los pies: a qué se debe y remedios para aliviarlo

        ¿Qué te ha parecido el artículo?

        Dolor en los dedos de los pies: a qué se debe y remedios para aliviarlo
        1 de 3
        Dolor en los dedos de los pies: a qué se debe y remedios para aliviarlo

        Volver arriba