Compartir

Ecografía en el embarazo

Por Sonia Collado, Auxiliar de enfermería. Actualizado: 11 abril 2018
Ecografía en el embarazo

La realización de la primera ecografía es uno de los momentos más esperados por madres y padres, puesto que permite ver y oír al feto por primera vez, lo que tiene una gran importancia a nivel emocional. Sin embargo, la función primordial de las ecografías es la opción de realizar un seguimiento en el feto, vigilar su desarrollo y detectar la presencia de cualquier anomalía en la gestación.

Generalmente se realizan tres ecografías a lo largo del embarazo, a pesar de que en ciertas ocasiones puede ser necesario llevar a cabo alguna más. Al tratarse de una técnica sencilla sin radiación ni exposición, es completamente segura tanto para la madre como para el bebé. En este artículo de ONsalus te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la ecografía en el embarazo.

¿Qué es una ecografía?

La ecografía es una técnica no invasiva de diagnóstico por imagen que funciona mediante ondas de ultrasonido y que permite visualizar el desarrollo del feto en el interior del útero de la madre. Estas ondas actúan chocando con los diversos tejidos que componen el cuerpo humano, como la piel, la grasa, el músculo o el hueso; posteriormente son recogidas por la misma sonda que las emite, analizadas y presentadas en forma de imágenes en la pantalla. Este proceso es posible gracias a la acción del conocido gel que se aplica directamente en la barriga de la madre y que funciona como un transmisor.

La ecografía más tradicional es la bidimensional (2D), pero en la actualidad también se utiliza la modalidad en 3D, que ofrece imágenes volumétricas, y en 4D mediante la cual puede verse el movimiento del feto en tiempo real.

Ecografía en el embarazo - ¿Qué es una ecografía?

¿Para qué sirve la ecografía?

Gracias a este proceso es posible estudiar el crecimiento del bebé en el útero y comprobar su bienestar. Mediante la ecografía pueden determinarse características del feto como su posición, la edad gestacional, su peso, el estado de la placenta o la cantidad de líquido amniótico del que dispone. Sin embargo, la importancia de este procedimiento recae en la posibilidad de detectar cualquier anomalía, malformación o patología en el bebé e incluso la muerte fetal.

En ocasiones, antes de comenzar con las tres ecografías rutinarias se realiza una previa en las primeras semanas para confirmar que existe el embarazo. A menudo suele tratarse de una ecografía vaginal, puesto que el feto es demasiado pequeño.

Primera ecografía: semana 11-14

En ciertas ocasiones, esta primera ecografía sirve para confirmar el embarazo. Es el momento de determinar el tiempo de gestación, observar si existe más de un embrión, medir el tamaño del mismo y comprobar la correcta implantación, además de realizar el test del pliegue nucal, un marcador de sospecha de Síndrome de Down y de Edwards.

En la actualidad, gracias a la mejora de la tecnología y a la experiencia, pueden verse las estructuras fetales, lo que permite descubrir ciertas anomalías precoces si existieran. Además, se aprovecha para analizar también el aparato reproductor de la madre, descartando así problemas uterinos o en los ovarios.

Ecografía en el embarazo - Primera ecografía: semana 11-14

Segunda ecografía: semana 20

También llamada ecografía morfológica, permite estudiar con mayor detalle el feto gracias al crecimiento, al desarrollo de los órganos y a la existencia de una óptima cantidad de líquido amniótico, imprescindible en este procedimiento. Se considera la ecografía más importante del embarazo y permite corroborar el correcto desarrollo del bebé, valorar el latido de su corazón y sus movimientos, controlar el funcionamiento de la placenta y estudiar exhaustivamente la anatomía fetal para buscar cualquier alteración. Si su posición lo permite, es posible que pueda conocerse el sexo del bebé.

Tercera ecografía: semana 32-36

Se trata de la última ecografía antes de que nazca el bebé, por lo que el objetivo de la misma es obtener información de cara al desarrollo del parto. En esta ocasión no solo se determina la localización placentaria, la cantidad de líquido amniótico y el bienestar del feto, sino que también se comprueba cuál es la posición en el interior del útero, de manera que pueda realizarse una previsión de las futuras dificultades en el parto, esta ecografía también permite detectar ciertas anomalías de aparición tardía. Con el mismo objetivo, en ocasiones y a posteriori se decide llevar a cabo los llamados estudios Doppler, que analizan el flujo sanguíneo y diagnostican otras patologías.

Ecografía en el embarazo - Tercera ecografía: semana 32-36

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ecografía en el embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo y salud del bebé.

Escribir comentario sobre Ecografía en el embarazo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Ecografía en el embarazo
1 de 4
Ecografía en el embarazo

Volver arriba