Compartir

Electromiograma: qué es y para qué sirve

Por Pablo Roca. Actualizado: 12 abril 2018
Electromiograma: qué es y para qué sirve

El electromiograma es un examen médico que se realiza para revisar el funcionamiento del sistema nervioso y los músculos captando su actividad eléctrica a través de un electromiógrafo. Dicha prueba permite detectar enfermedades neuromusculares, tanto congénitas como aquellas que han podido desarrollarse repentinamente o a lo largo del tiempo, registrando la actividad eléctrica que generan los nervios y los músculos cuando se ejercitan. El médico encargado de realizar dicho examen médico es un neurólogo o neurofisiólogo, y algunas de las enfermedades que permite detectar son la distrofia de Duchenne, el síndrome del túnel carpiano o esclerosis lateral amiótrófica, entre otras. Si quieres saber más acerca de esta prueba sigue leyendo este artículo de ONsalus donde te explicamos qué es y para qué sirve el electromiograma.

También te puede interesar: Tratamiento casero para el desgarro muscular

Qué es un electromiograma

Esta prueba médica permite determinar de forma sencilla y precisa distintas enfermedades del sistema nervioso y los músculos al registrar la actividad eléctrica que generan durante su funcionamiento. Asimismo, resulta eficaz a la hora de saber la intensidad con la que se manifiestan las señales que podrían alertar acerca de una enfermedad de este tipo. El electromigrama muestra si las alteraciones registradas pertenecen al músculo o a los nervios, analizando los siguientes elementos:

  • La cantidad de nervios que se activan.
  • El tiempo que necesitan para activarse.
  • El tiempo que se mantienen activas.
  • La amplitud de las corrientes eléctrica.

Para qué sirve un electromiograma

El electromiograma se lleva a cabo para poder detectar una serie de daños musculares o neurológicos. Permite establecer si una persona presenta síntomas de debilidad muscular, pérdida de fuerza, hormigueo, calambres, entre otros.

  • Esclerosis lateral amiotrófica. Enfermedad congénita por la cual se destruyen las fibras nerviosas sin causa aparente y sin tratamiento. Las fibras nerviosas destruidas son las encargadas del movimiento de la médula espinal hasta el músculo.
  • Síndrome del túnel carpiano. Es la inflamación de los tejidos que rodean los tendones y ejercen presión sobre el nervio que se encuentra en un conducto de la muñeca. Cuando este conducto se estrecha ejerce presión sobre los nervios alterándolos.
  • Distrofias musculares. Consisten en una alteración en los músculos por la que estos generan grasa en lugar de fibra muscular, derivando en problemas de movimiento y malformaciones de los huesos. Este tipo de enfermedades suelen aparecer en la infancia e ir desarrollándose a lo largo del tiempo, como la distrofia muscular de Becker.
  • Neuropatías. Enfermedades degenerativas de los nervios, los cuales pueden verse afectados de forma individual, múltiple o en diferentes partes del cuerpo. Las causas pueden ser diversas, y algunas de ellos con la diabetes o el alcoholismo.
  • Miastenia gravis. Enfermedad autoinmune que se produce en las conexiones de las fibras nerviosas por la creación de anticuerpos que actúan en contra de los receptores de las señales eléctricas.
  • Síndrome de Guillain-Barré. Infecciones que derivan en infecciones en el sistema inmunológico, afectando al sistema nervioso y provocando la pérdida del funcionamiento nervioso de los pies a arriba. No obstante, es una enfermedad con buen pronóstico.
Electromiograma: qué es y para qué sirve - Para qué sirve un electromiograma

Cómo se lleva a cabo un electromiograma

Una vez el médico ha considerado oportuno realizar un electromiograma y dispones de fecha para su realización, debes evitar realizar ejercicio durante los días previos así como la utilización de cremas en la zona que va a ser estudiada. Una vez en el hospital, el encargado de realizar la prueba te indicará que descubras la parte del cuerpo que va a ser examinada, y te aplicará un antiséptico líquido para eliminar cualquier gérmen que pueda encontrarse en la piel, lo que es totalmente indoloro. Posteriormente, se introducen una serie de agujas a través de la piel para llegar al músculo, lo cual puede causar algo de dolor, aunque no supone una gran molestia. Las agujas son una serie de sensores que permiten registrar la actividad nerviosa y muscular y el especialista determinará qué cantidad debe usarse para que puedan registrarse la cantidad de datos necesarios. Estas agujas finas tienen un cable que conecta con un osciloscopio, el cual registra la actividad eléctrica.

Cuando todos los electrodos han sido colocados, el especialista te indicará que muevas la parte del cuerpo que desea estudiarse, realizando ciertos movimientos a partir de los cuales se empezará a registrar las señales eléctricas. Posteriormente, el paciente debe permaneces quieto y los electrodos realizan descargas eléctricas para generar contracciones musculares. Cuando la prueba ha concluido, los electrodos son retirados y se limpiará la zona aplicando apósitos. La zona puede sentirse dolorida durante unos días, aunque no suele suponer una gran molestia.

Electromiograma: qué es y para qué sirve - Cómo se lleva a cabo un electromiograma

Resultados de un electromiograma

Una vez se ha obtenido la actividad eléctrica de los músculos y el sistema nervioso, y estos han sido debidamente examinados, los resultados podrán ser dos:

  • Resultados normales. El electromiograma no ha detectado ninguna actividad anormal en las señales recogidas. En este caso, los músculos no emiten ninguna señal cuando están en reposo, mientras que cuando se realiza un movimiento voluntario del músculo, la actividad eléctrica se activa dando lugar a un registro de las señales. Dichas señales no deben presentar ninguna actividad anormal para que el resultado sea considerado normal.
  • Resultados anormales. Cuando se han detectado alteraciones en las señales emitidas por los músculos se podrá determinar, en función de las características de las mismas, el tipo de afección que puede estar detrás. Puede ser que se detecte un exceso de duración de actividad muscular, una disminución de la cantidad de nervios activos, etc.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Electromiograma: qué es y para qué sirve, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Electromiograma: qué es y para qué sirve

¿Qué te ha parecido el artículo?

Electromiograma: qué es y para qué sirve
1 de 3
Electromiograma: qué es y para qué sirve

Volver arriba