Compartir

¿Es bueno tener perros con bebés?

 
Por Judit Casas. Actualizado: 24 abril 2018
¿Es bueno tener perros con bebés?

La convivencia entre perros y bebés es algo que preocupa a muchos padres y madres novicios, ya sea por la reacción que pueda tener el perro cuando la familia llegue con el nuevo miembro en casa o por los temas higiénicos y médicos que puede comportar tener un perro junto a un bebé.

Por esto, hoy en ONsalus queremos dedicar el artículo a este tema, para conocer si es bueno tener perros con bebés y qué aspectos deberemos tener en cuenta para que la convivencia en nuestra familia sea exitosa y sin riesgos.

También te puede interesar: Cómo preparar leche de avena para bebés

Bebés y perros: beneficios

Está clínicamente probado que los perros tienen una repercusión positiva en la vida de las personas que desde bebés han convivido con ellos. A nivel psicológico y social tiene grandes beneficios y mejora muchos aspectos gracias a que aportan una estabilidad emocional y la creación de relaciones seguras que son muy positivas para el niño o niña. Hoy te explicamos por qué es bueno tener perros con bebés:

  • Aumentan la afectividad: la relación entre perro y bebé acostumbra a tener un componente afectivo fuerte, es un miembro más de la familia con el que se interactúa de forma distinta que con los humanos. Este hecho otorga un poder afectivo a la relación y se aprende a querer a los seres y a interactuar partiendo de la afectividad.
  • Disponen de un mejor amigo: muchas veces el perro se convierte en el mejor amigo de nuestro bebé. Puede ser su compañero de juegos, su distracción y aliado. Esta relación de confianza le permitirá en un futuro establecer relaciones de forma sana y segura.
  • Responsabilidad: es un aprendizaje que se irá haciendo desde que el infante es pequeño. Asumir pequeñas responsabilidades respeto al animal, o ver como los padres se responsabilizan de los paseos, las comidas, la higiene, etcétera, será un reflejo y un ejemplo de conducta que irá asumiendo y naturalizando poco a poco. Cuando crezca podrá aplicarlo en diversos campos: escuela, amistades, familia u otros.
  • Sociabilidad: la relación del bebé con el perro ofrecerá espacios de sociabilidad, aprendiendo a identificar sentimientos en el otro como la alegría o el enfado, y a reaccionar ante estas situaciones. Al crecer le será fácil reconocer estos estados en las personas y actuar según los aprendizajes adquiridos. Es una relación distinta pero igual de enriquecedora.
  • Sensibilidad: son muchos los psicólogos que anuncian que el hecho de convivir des de infantes con un perro aumenta la sensibilidad de la persona porque con la relación se trabaja la empatía, la identificación de sentimientos y el amor hacia el otro.

Como se puede ver, tener perros con bebés es muy positivo, pero no debemos perder de vista que hay aspectos que es imprescindible que trabajemos y tengamos muy presentes para que esta relación sea positiva y no sea dañina para ningún miembro de la familia. A continuación presentaremos varios aspectos que debemos tener en cuenta a nivel higiénico, médico y conductual.

¿Es bueno tener perros con bebés? - Bebés y perros: beneficios

Aspectos médicos para la buena convivencia de perros y bebés

  • Visita veterinaria periódica: en el momento que nos damos cuenta que podemos estar embarazadas es importante acudir a un veterinario para hacer una visita ordinaria y comunicar nuestro embarazo para que se desparasite al animal y se hagan pruebas si se sospecha de posible enfermedad del animal.
  • Vacunas al día: antes de la llegada del bebé debemos asegurar que las vacunas de nuestro perro están al día. Además debemos cumplir con las dosis siguientes según convenga.
  • Desparasitar el perro cada 3 meses: ya que los parásitos, en especial la hidatidosis, son uno de los principales componentes que pueden afectar al bienestar del bebé. Es imprescindible desparasitarlo con regularidad.
  • Visita semestral al veterinario: se recomienda una visita cada 6 meses para hacer un seguimiento del perro y asegurar que no hay ninguna enfermedad ni parásito.
  • Contacto bucal o nasal: durante los primeros meses de vida de nuestro bebé es importante evitar el contacto del perro con la boca o nariz del niño.
¿Es bueno tener perros con bebés? - Aspectos médicos para la buena convivencia de perros y bebés

Perros y bebés: higiene

  • Lavado quincenal del perro: es importante mantener el perro en un estado de higiene óptimo, para asegurarnos que no tiene parásitos como pulgas o garrapatas, ni tampoco liendres o gérmenes. Además, con un lavado quincenal nos aseguramos que no trae a casa elementos tóxicos o suciedad exterior. También deberemos lavarlo siempre que sea necesario, como en caso de revolcarse en barro, de tocar excrementos, etcétera.
  • Limpieza del suelo: este es un hecho importante, especialmente cuando el bebé empiece a gatear. Debemos mantener limpia la zona del suelo para asegurarnos que no hay contagio de virus, bacterias, ni gérmenes.
  • Higiene de los juegos y materiales del perro: cama, comedor, bebedor, agua, juguetes, etcétera. Todos estos objetos pueden contener bacterias y por eso es importante lavarlos con agua y jabón de forma habitual y también evitar su contacto directo con el infante.
  • Evitar el contacto del bebé con los excrementos del animal. Los excrementos pueden contener virus, bacterias y hasta parásitos que el cuerpo del animal expulsa, por eso es muy importante que el bebé nunca esté en contacto directo con ellos.
¿Es bueno tener perros con bebés? - Perros y bebés: higiene

Una buena convivencia de perros y bebés

A continuación te explicamos cómo presentar un bebé a un perro y otros aspectos importantes a tener en cuenta para que la convivencia entre ambos sea óptima:

  • Anticipación: meses anteriores a la llegada deberemos propiciar un cambio de roles facilitando que la persona no embarazada que se ocupe más del perro ya que la maternidad quita mucho tiempo para poderle dedicar al perro.
  • Hospitalización: cuando la madre esté en el hospital es importante que el padre le traiga ropa del bebé usada para que se acostumbre al olor y le resulte familiar. Además es recomendable dejar el perro con algún conocido y no solo.
  • Presentación: dejar oler las piernas y manos del bebé, pero no la cara. Mientras lo hace acariciarlo y darle premios para que entenga que es un buen comportamiento. También dejar el bebé en manos del otro y prestar atención completa al perro.
  • Abandono: prestarle la misma atención que se le daba anteriormente, o intentarlo, teniendo presentes sus necesidades. En caso contrario se pueden despertar los celos y el perro podría volverse agresivo ante la presencia del bebé.
  • Vigilancia: estar presente siempre que interactúen, hasta que el niño cumpla los 6 años. Así podrás prestar atención a cómo interactúan y guiar el juego.
  • Educacación: enseñar al bebé qué partes del perro debe tocar y cuáles no, ojos, boca, dientes, cara. No es óptimo que el niño abrace al perro ya que puede sentirse invadido. También educar al perro cuando reaccione de manera incorrecta con ladridos o gruñidos. Cuando el niño sea más grande enseñarle que debe lavarse las manos después de tocar al perro, sobretodo antes de las comidas.

En definitiva, es bueno tener perros y bebés, aunque suponga un poco de trabajo más y prestar atención a nuestros actos y nuestra forma de actuar. Deberás estar presente entre ellos para asegurarte que todo funcione bien y que la sea la idónea. Así tu familia habrá crecido partiendo del bienestar y la seguridad.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es bueno tener perros con bebés?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo y salud del bebé.

Escribir comentario sobre ¿Es bueno tener perros con bebés?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Es bueno tener perros con bebés?
1 de 4
¿Es bueno tener perros con bebés?

Volver arriba