Compartir

¿Es malo beber mucha agua al día?

 
Por Manuel Alejandro Patiño, Psicólogo Clínico y psiconeuroinmunólogo. 16 octubre 2017
¿Es malo beber mucha agua al día?

El agua es el líquido vital que conforma más del 70% de nuestra composición y la de todos los seres vivos. Mantener el hábito de hidratarnos es necesario para una buena salud. Sin embargo, el distanciamiento del hombre civilizado con la naturaleza, la contaminación de las aguas e inventos de bebidas artificiales distorsionan este aspecto tan fundamental en nuestro equilibrio.

Todos los que hemos tomado conciencia de nuestra hidratación, cuando empezamos, solemos contar los vasos que nos tomamos por día o cantidad de agua en general y llegar, por lo menos, a los famosos 8 vasos diarios. En otros casos, existen situaciones que producen sed constante. Sin embargo, todo en exceso es malo y una hidratación correcta también amerita escuchar al cuerpo y cuidar sus ritmos. Conoce en este artículo de ONsalus si es malo beber mucha agua al día.

También te puede interesar: Trucos para beber más agua cada día

Cuántos vasos de agua hay que beber

Tomando en cuenta que cada vaso de agua son aproximadamente 250ml, el tomar 8 de ellos equivale a 2 litros de agua. Esta cantidad, por día, es más que suficiente para cubrir las necesidades de hidratación del cuerpo humano. Esto permite además que el cuerpo pueda realizar con más facilidad las labores de desintoxicación en el organismo y extender la vida de nuestros tejidos por más tiempo. Iniciar el día tomando 1 a 2 vasos de agua antes de cualquier bebida o desayuno, es un excelente hábito para ayudar a tu cuerpo a arrancar de la mejor manera.

A pesar que dicha cantidad es una excelente referencia, recuerda que no todos los cuerpos son iguales. Los siguientes factores influyen en la cantidad de agua que necesitas:

  • Estatura
  • Peso
  • Metabolismo y condiciones físicas
  • Hábitos de ejercicio

Si quieres saber si te estás excediendo o no en la cantidad de líquido que ingieres, observa el color de tu orina. Si esta se vuelve totalmente transparente, significa que el agua que consumes es demasiada. Si por el contrario el color es un amarillo intenso, o la orina huele muy fuerte, seguramente no estás tomando la cantidad suficiente.

Agua: el hidratante ideal

Ninguna otra bebida es tan propicia para la correcta hidratación como es el agua. Prácticamente todos los demás líquidos, al tener glucosa y otros componentes, activan respuestas metabólicas para ser tratados como comida, sin importar que estén compuestos principalmente de agua. Por eso, no deben contarse como vasos de agua.

Las únicas excepciones que elevan muy poco los niveles de insulina en sangre son el café y el té de hierbas naturales, sin azúcar ni leche. Sin embargo, una taza de café o té con estas características no alcanza a cubrir los beneficios de hidratación del agua, ni en ayunos ni durante el resto del día. Además, en personas con desórdenes metabólicos como hipotiroidismo o enfermedades crónicas, estas respuestas de insulina ante estas bebidas pueden darse con igual fuerza que con otros alimentos.

¿Es malo beber mucha agua al día? - Agua: el hidratante ideal

Los biorritmos de la hidratación

Una correcta hidratación también consta de saber los momentos adecuados para ingerir el agua. Nuestro organismo depende de biorritmos -conocidos popularmente como ritmos circadianos- para concebir y mantener una salud óptima.

Así como no es correcto comer continuamente o solamente 1 vez por día, la hidratación también tiene ritmos. Por ejemplo, el tomar agua al levantarnos como ya indicamos, es muy beneficioso. Otros indicadores a tomar en cuenta son:

  • Esperar a tener sed: algunas personas beben agua por ansiedad, lo que las hace tomar demasiado o fuera de ritmo. Tu cuerpo te enviará la señal de sed, queriendo decir que estará listo para utilizar el agua de la mejor manera.
  • Separar la hidratación de las comidas: se puede acompañar la comida con medio vaso de agua o una taza de té o café pero no más. Tomar demasiado líquido al comer suele contribuir a la retención de líquidos, en vez de usarlo para hidratar. El cuerpo produce saliva con el fin del lubricar por sí mismo los alimentos que ingerimos.
  • Tomar vasos enteros en vez de sorbos continuos: la eficacia de la hidratación será mejor y reducirás así el riesgo de retener líquidos.

Causas de sed constante: alimentación

Si en tu caso la sed es demasiado constante, y temes que existan problemas subyacentes que estén dañando esos relojes internos y por eso tomas demasiada agua, es importante ver los demás hábitos para encontrar los problemas que pueden producir ese exceso de sed:

  • El consumo de productos altos en sal.
  • El consumo de glutamato monosódico.
  • El consumo de saborizantes.
  • La deficiencia en potasio.

Todo ello estimulará la sensación de sed en el organismo, con el fin de intentar equilibrar los electrolitos en el cuerpo. El exceso de dulces también altera esta función. Entre las principales comidas e ingredientes a evitar están:

  • Sopas instantáneas y cubitos para aderezar: por sus altas concentraciones de todo lo que acabamos de mencionar.
  • Salsas y aderezos procesados: como los utilizados en comida rápida y las salsas para sushi.
  • Palomitas de maíz con sal o saborizadas.
  • Papas fritas y snacks de papa.
  • Rosquillas y bollería.
  • Cualquier otro producto con colorantes artificiales.
¿Es malo beber mucha agua al día? - Causas de sed constante: alimentación

Beber mucha agua: enfermedades

Si existe una continua e incesante sensación de sed, independientemente del alimento que se haya ingerido o incluso en ayunas, podría estarse en presencia de diabetes o prediabetes. Esto se corroboraría si existe por ejemplo un olor dulce en la orina y debilidad. Además, es muy probable que se sume la necesidad constante de orinar, no sólo porque se consume demasiado líquido, sino que el organismo no está siendo capaz de asimilarlo para la hidratación. Consulta a un endocrinólogo o especialista si es este tu caso para abordar el problema clínicamente.

Otras posibles causas de sed constante son:

  • Medicamentos con efecto diurético y/o que produzcan xerostomía o boca seca.
  • Pérdida de líquido: debido a transfusiones o pérdida de sangre, enfermedades y actividad inmune aguda, menorrea, diarrea, entre otros.
  • Quimioterapia y radioterapia.
  • Ansiedad.
  • Polidipsia psicógena.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es malo beber mucha agua al día?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación.

Escribir comentario sobre ¿Es malo beber mucha agua al día?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Es malo beber mucha agua al día?
1 de 3
¿Es malo beber mucha agua al día?

Volver arriba