Compartir

Esperma vago: causas y tratamiento

Por Pablo Roca. Actualizado: 1 agosto 2017
Esperma vago: causas y tratamiento

Los problemas de fertilidad están a la orden del día, llegando a afectar hasta un 18% de la población española. Como consecuencia, muchas parejas recurren a técnicas de reproducción asistida con el fin de aumentar las posibilidades de concebir. Ahora bien, ¿a qué se deben los problemas de fertilidad? Existen varios factores que influyen en la calidad del esperma y, como consecuencia, pueden provocar diferentes problemas de fertilidad. Uno de estos es el conocido como esperma vago, que supone una falta de movilidad de los espermatozoides, reduciendo las posibilidades de que fecunden el óvulo. En este artículo de ONsalus no centraremos en explicarte las causas y los tratamientos para el esperma vago que existen actualmente.

También te puede interesar: Oligospermia: tipos, causas y tratamientos

Problemas de fertilidad

Los problemas de infertilidad son un problema de salud que han experimentado un aumento progresivo debido a diversos factores que explicaremos a continuación. A nivel internacional, se calcula que su prevalencia alcanza a un 10-15% de las parejas. Dentro de este porcentaje, de un 40 a 45% de los casos afecta a mujeres; un 35% a 40% afecta a hombres; y de un 20% a 30% a ambos. Los especialistas no recomiendan realizar pruebas para comprobar la fertilidad de la pareja hasta 12 meses después de intentarlo sin éxito. Este se debe a que se estima que el 85% de las parejas concebirán pasado un año del inicio de la actividad sexual regular no protegida. Además, esta posibilidad aumenta a 92% al cabo de 24 meses y a 93% al cabo de 3 años.

Esperma vago: causas y tratamiento - Problemas de fertilidad

Causas del esperma vago

El esperma vago es la falta de movilidad espermática. La movilidad de los espermatozoides es necesaria para que el embarazo tenga lugar de forma natural, puesto que estos deben recorrer un largo camino hasta el óvulo. Esta falta de movilidad espermática o esperma vago, se denomina astenozoospermia, definida como la alteración del semen caracterizada por la baja movilidad de los espermatozoides.
Estas son las causas que puede derivar en problemas de fertilidad como el esperma vago en hombres:

Edad

El hombre tiene la capacidad de producir espermatozoides a lo largo de toda su vida. No obstante, con el paso de los años se producen cambios que afectan a la calidad del esperma, como la oxidación. El envejecimiento fisiológico del aparato reproductor masculina se muestra en diferentes aspectos:

  • Reducción del volumen seminal por el envejecimiento de las vesículas seminales encargadas de producir el líquido que transporta los espermatozoides producidos en el testículo.
  • Reducción del total de espermatozoides que poseen una máxima movilidad.

Obesidad y mala alimentación

La alimentación es uno de los factores clave que puede influir en la calidad el esperma. Así pues, una alimentación rica en grasas puede derivar en un semen de peor calidad. Al contrario que esto, consumir frutas y vegetales contribuye al aporte de antioxidantes, tales como las vitaminas A, C, B-12 y E, selenio, arginina y carnitina. De hecho, hay una serie de alimentos que aumentan la cantidad del esperma.
La obesidad suele ir acompañada de una alimentación incorrecta, en la que escasean las frutas y verduras y abundan los alimentos grasos, por lo que el hombre tendrá una deficiencia de vitaminas importantes para la calidad del esperma.

Tabaco y alcohol

El tabaco contiene sustancias químicas nocivas que influyen en nuestra salud. La marihuana es una de las sustancias que tiene un efecto más perjudicial en la calidad del semen, reduciendo su movilidad y concentración. Si el hombre, además de beber también fuma, el efecto será aún más devastador. Sin embrago, el consumo bajo de alcohol no tiene por qué influir de forma decisiva, mientras que su consumo habitual sí puede tener efectos negativos.

Ejercicios estrictos y estrés

Los deportes que implican entrenamientos estrictos pueden dañar la calidad del esperma. Esto se debe a la ropa ajustada, la presión constante con el sillín en el caso de los ciclistas, la fricción y el aumento de la temperatura pueden reducir la cantidad de espermatozoides.

Por otro lado, el estrés es uno de los peores enemigos que afectan a la fertilidad masculina. Estudios han revelado que los hombres que están sometidos habitualmente a estrés pueden tener más posibilidades de sufrir alteraciones en el esperma, reduciendo la movilidad y concentración.

Esperma vago: causas y tratamiento - Causas del esperma vago

Diagnóstico del esperma vago

Se considera que un hombre sufre de astenozoospermia o esperma vago cuando el número de espermatozoides con una movilidad normal es inferior al 32%, y cuando el conteo de espermatozoides con capacidad para moverse en la eyaculación es inferior al 40%. Esta falta de movilidad puede ser diagnosticada mediante una prueba que supone un análisis del semen llamada seminograma espermiograma. Para ello el hombre debe depositar una muestra de su semen tras no haber eyaculado durante 2 o 5 días. Dicha muestra es examinada en el laboratorio para comprobar la movilidad de los espermatozoides. Esta evaluación consiste de diferentes partes: primero se tiene en cuenta el porcentaje total de espermatozoides móviles e inmóviles, y después se evalúa los espermatozoides móviles centrándose en su movimiento. Dicho movimiento se analiza en función de la progresividad, es decir, su capacidad para avanzar, la velocidad y la cantidad de espermatozoides móviles que contiene la eyaculación.

Esperma vago: causas y tratamiento - Diagnóstico del esperma vago

Valores normales de la movilidad

En los análisis que permiten detectar el esperma vago, se tienen en cuenta los valores de referencia que indican si el hombre padece de esta patología:

  • Clase A o +++: excelentes, su motilidad es rápida y el trayecto recto.
  • Clase B o ++: espermatozoide con una velocidad progresiva moderada y cuyo trayecto es recto.
  • Clase C o +: espermatozoides de movimientos lentos y desplazamiento escaso. Su trayecto, en ocasiones, puede ser circular.
  • Clase D: espermatozoide con ausencia de movimiento.

Para que la muestra analizada sea representativa, es necesario que concentre un 50% o más de espermatozoides con una movilidad rápida y lenta, correspondiente al tipo A+B.

Tratamiento del esperma vago

Las pruebas de fertilizad se realizan pasado un año desde que la pareja ha tenido relaciones sexuales de forma regular sin protección. Tras este período, se aconseja acudir a un centro especializado para realizar las pruebas necesarias, y tras la elaboración del diagnóstico por parte del especialista, se pueden plantear los distintos tratamientos. Estos suelen ser desde la toma de medicamentos a un tratamiento hormonal.

  • La fertilización in vitro suele ser la opción que ofrece mayores tasas de éxito en pacientes con astenozoospermia, puesto que evita que los espermatozoides deban trasladarse para fertilizar al óvulo.
  • La inseminación artificial consiste en introducir espermatozoides que han sido previamente capacitados en el útero de la mujer en el momento justo de la ovulación. Este tratamiento suele utilizarse en caso de astenozoospermia moderada y se aconseja en casos en los que la mujer es menor de 35 años.

Asimismo, es fundamental acompañar el tratamiento para el esperma vago con unos hábitos de vida saludables y otros consejos que pueda indicar el especialista.

Esperma vago: causas y tratamiento - Tratamiento del esperma vago

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Esperma vago: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor masculino.

Escribir comentario sobre Esperma vago: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Esperma vago: causas y tratamiento
1 de 5
Esperma vago: causas y tratamiento

Volver arriba