Compartir

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo: síntomas, contagio y tratamiento

Aleix Cardona - Periodista especializado en salud y bienestar
Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo: síntomas, contagio y tratamiento

La muerte de un hombre y el contagio de su enfermera de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en Madrid ha puesto todos los focos sobre esta enfermedad, haciendo saltar las alarmas y preguntarse a todo el mundo de qué se trata.

Como indica su nombre, donde se tuvo constancia por primera vez de esta fiebre hemorrágica de efectos parecidos a los del ébola o el Dengue hemorrágico fue en la península de Crimea, en el año 1944, y en el Congo belga en el año 56. Posteriormente se ha detectado la presencia del virus o de anticuerpos de este en países como Rusia, India, China, Afganistán, Francia y, en estos últimos días, España.

Desde ONsalus queremos ofrecerte toda la información sobre la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo: síntomas, contagio y tratamiento, para que seas consciente de esta enfermedad y sus efectos, así como de la forma como se propaga y contagia.

También te puede interesar: Virus zika: síntomas, contagio y tratamiento

Contagio

Hay tres vías principales de contagio de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo:

  • La picadura de garrapata.
  • El contacto de fluidos con animales infectados.
  • El contacto de fluidos con personas infectadas.

La principal fuente de contagio de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo son las garrapatas, lo que lo hace muy difícil de detectar e imprevisible. Estas pueden pasar la enfermedad tanto a humanos como a los animales en los que se hospedan. Aunque estas garrapatas están restringidas a un área muy concreta, pueden pasar de un continente a otro mediante aves migratorias o infectar el virus a un animal que lo vaya contagiando a todo el ganado.

Los humanos se pueden contagiar tanto por la picadura directa de la garrapata portadora del virus, como por el contacto directo con los fluidos o excrementos de los animales o personas infectadas. Cogiendo el caso de Madrid como ejemplo, la persona fallecida fue picada por una garrapata que llegó a estas latitudes a través de un ave migratoria desde África, mientras la segunda infectada fue la enfermera que atendió al primer infectado. De igual modo, el aumento de los viajes internacionales también debe tenerse en cuenta como un posible factor que pueda extender el contagio de este virus.

No obstante, no existen pruebas que demuestren que esta enfermedad sea altamente contagiosa entre humanos, como si lo es por picadura de garrapata. Lo que es potencialmente contagioso son las excreciones y secreciones del organismo, ya sea semen, sangre o tejidos infectados. A causa de esto, el gran riesgo de contagio está entre esas personas que tienen un contacto estrecho con el enfermo, que lo tratan a nivel médico u otras personas que manipulen su sangre o tejidos.

Medidas de control

Dado que que son muchas las garrapatas que pueden contagiar la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, tanto en número como en especies, no es viable combatirlas con acaricidas a menos de que se trate de una instalación ganadera bien controlada y delimitada.

Otro inconveniente a la hora de controlar esta enfermedad es que en los animales no produce síntomas, de forma que se hace muy complicado poderla detectar a tiempo antes de que se haya propagado a muchos animales, normalmente se detecta en el momento en el que el virus pasa a alguno de los cuidadores.

Aunque en animales sea asíntomática, en humanos si que lo es, de hecho, es potencialmente mortal, con una tasa de mortalidad del 40%. A continuación te explicaremos los síntomas que produce la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo.

Síntomas

Dependiendo de la forma como el virus se haya contagiado el periodo de incubación será más o menos largo. Si el contagio ha sido a través de la picadura de garrapata, la incubación dura entre 1 y 3 días, pudiendo llegar extraordinariamente hasta los 9, pero si el contagio se da por contacto con sangre, fluidos o tejidos infectados el periodo de incubación puede ir desde los 5 hasta los 6 días, con un máximo registrado de 13.

Los principales síntomas, que aparecen repentinamente, se pueden resumir en:

  • Fiebre
  • Dolor muscular
  • Mareos
  • Dolor en el cuello y sensación de rigidez
  • Lumbalgia
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en los ojos e hipersensibilidad lumínica

También pueden aparecer síntomas como:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolor abdominal y de garganta
  • Diarrea

Pasados entre 2 y 4 días de la aparición de estos primeros síntomas, surge la somnolencia, sensación de debilidad y depresión, junto con fuertes dolores abdominales a causa de la hepatomegalia -agrandamiento del hígado-. También puede aparecer taquicardias, inflamación de ganglios, erupciones cutáneas que pueden derivar en equimosis.

Llegados al quinto día ya se presentan los signos de la hepatitis, deterioros renales y, en algunos casos, insuficiencias pulmonares y hepáticas repentinas. A causa de esto, la mortalidad de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo es muy alta, por encima del 30%, una muerte que en la mayoría de los casos llega a la segunda semana.

Los infectados que se recuperan empiezan a tener síntomas de mejoría a partir de 9 o 10 días después de las primeras manifestaciones de la enfermedad.

Diagnóstico de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo

Como has podido comprobar, hasta las etapas más avanzadas de la enfermedad, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo tiene una sintomatología muy parecida a la de la gripe o el resfriado común. Este hecho provoca que, en sitios donde no suele manifestarse este virus, no se pueda tratar con celeridad y de forma idónea.

La única forma de diagnosticar la presencia del virus es mediante pruebas en laboratorio, entre las cuales se incluyen:

  • La prueba ELISA o de inmunosorción enzimáticaprueba de inmunosorción enzimática.
  • La detección del antígeno.
  • La seroneutralización.
  • La RT-PCR o prueba de reacción en cadena de polimerasa con transcriptasa inversa.
  • El aislamiento del virus mediante cultivos celulares.

No obstante, en pacientes en que habrá una infección mortal y, básicamente, al principio de la enfermedad, no se pueden medir los anticuerpos, por lo que solo se puede llevar a cabo un diagnóstico con la detección del virus mediante tejidos o muestras de sangre. Esto conlleva graves riesgos que solo hacen posible hacerlo con contenciones biológicas de seguridad extrema.

Tratamiento

Pese a que hace años que se intenta desarrollar una vacuna que se ha estado estado testando en algunas zonas de Europa, a día de hoy no existe una vacuna segura y de eficacia probada contra la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo apta para el uso humano. La única forma que tenemos de prevenir el contagio es tomar medidas de precaución para reducir al máximo la posible exposición a este virus.

Dado que no hay vacuna ni tratamiento directo para el virus, lo que se hace en los centros médicos y hospitales es un tratamiento destinado a paliar los síntomas de la enfermedad, mayoritariamente analgésicos para aliviar los dolores, antieméticos para los vómitos y febrífugos para la fiebre.

En este sentido se ha venido utilizando la ribavirina como antiviral, medicamento que ha demostrado ofrecer beneficios en el tratamiento de la infección y que se administra tanto por vía oral como por vía intravenosa.

Otras medidas de prevención

Como ya hemos comentado, a falta de vacuna la única forma de evitar el contagio de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo es a través de medidas de prevención. A continuación te explicamos aquello que puedes hacer para mantener un entorno más seguro:

Evitar la transmisión por garrapatas

  • Usa ropa que te proteja; pantalones largos y camisetas de manga larga
  • Preferiblemente viste ropa clara ya que en ella se pueden detectar más fácilmente las garrapatas.
  • Ponte producto antigarrapatas y repelentes en la ropa.
  • Rastrea periódicamente tu ropa en busca de garrapatas para eliminarlas de forma segura.
  • Ten controladas las posibles infestaciones en establos, graneros o en animales domésticos.
  • Evita visitar sitios donde puedan abundar las garrapatas.

Evitar la transmisión por animales

  • Si vas a estar en contacto con animales y sus tejidos usa guantes y protección, sobretodo en acciones de matanza y despiece.
  • Usar plaguicidas de forma regular.

Evitar la transmisión por humanos

  • Evitar en la medida de lo posible el contacto físico con personas que hayan sido infectadas.
  • Usar guantes y una protección adecuada para atenderlos.
  • Tomar medidas de precaución en los hospitales y centros sanitarios.
  • Manipular las muestras de los infectados solo en centros con el equipo adecuado.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo: síntomas, contagio y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema inmunitario.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo: síntomas, contagio y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo: síntomas, contagio y tratamiento
1 de 4
Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo: síntomas, contagio y tratamiento