Garganta seca: causas y remedios para aliviarla

Garganta seca: causas y remedios para aliviarla

La garganta seca es una afección relativamente poco común. Lo que denominamos garganta, anatómicamente hablando, se corresponde a la orofaringe y continúa con la laringofaringe. Por ella, transitan los alimentos que comemos para ir al esófago, y el aire que respiramos para ir a la tráquea.

La garganta seca tiene causas muy variadas, como veremos a continuación, pero pocas de ellas guardan relación con algunas enfermedades. Independientemente de la causa y de su rara presentación, es una afección muy molesta porque puede producir dolor a nivel de la garganta, tos e incluso entorpecer la generación de la voz, dificultando así el habla.

En el siguiente artículo de ONsalus, explicaremos con detalle cuáles son las causas de la garganta seca y los mejores remedios para aliviarla de forma eficaz.

Garganta seca: causas

Como hemos comentado anteriormente, las causas de la garganta seca son muy variadas, entre ellas, se encuentran:

Falta de ingesta de agua

La causa más trivial, la más fácil de resolver, pero también la que origina hasta el 80% de los casos. La falta de ingesta de agua origina no solo garganta seca, sino que además puede ser causa de dolores de cabeza, de articulaciones y hasta de mal humor. Así que la recomendación de los “8 vasos de agua al día” (mínimo) toma nuevamente validez.

Respirar por la boca

La segunda causa. La nariz cumple tres funciones muy importantes: calienta el aire que respiramos, lo humidifica y lo filtra.

Cuando abrimos la boca para respirar (consciente o inconscientemente, despiertos o dormidos), ingresa aire frío, seco y con muchos elementos que nos pueden afectar. Esta causa es la que ocasiones que muchas personas se quejen de garganta seca al dormir. En el siguiente artículo, damos buenos consejos sobre cómo dejar de dormir con la boca abierta.

Ambiente seco

Los ambientes muy secos, con muy poca humedad aérea, limitan el trabajo que puede desarrollar la nariz en el sentido de humidificarlo, produciéndose la misma situación que cuando respiras por la boca.

Alergias

La saliva que producimos y tragamos es la encargada de mantener húmeda nuestra garganta. Muchas alergias producen alteración de la cantidad de saliva que segregamos, con lo cual se va a generar la situación de garganta seca.

Ojo: algunos medicamentos que utilizamos para combatir las alergias también pueden producir esto.

Tabaquismo

Indudablemente, el tabaco es uno de los mayores enemigos de nuestra salud, en todos los sentidos.

Un efecto que produce el tabaco es disminuir la producción de saliva y cambiar el tejido que recubre la garganta, por lo que la mayoría de los fumadores tienen una “carraspera” permanente, debiendo incrementar la ingesta de agua.

Infecciones virales

Las infecciones por el virus de la mononucleosis o los virus cosackies pueden producir sequedad en la garganta, entre otras alteraciones que provocan en tu cuerpo. Así mismo, pueden causar dolor de garganta que puede no estar relacionado a la inflamación de la misma, sino solo a la falta de humedad.

Garganta seca por ansiedad

La ansiedad y la depresión se han señalado como causantes de garganta seca. Las hormonas que se producen en cualquiera de estas dos condiciones pueden alterar la producción de saliva y llevarte también a este estado.

Trastornos inmunológicos

El síndrome de Sjrögen (una rara afección inmunológica), el lupus y la artritis son trastornos inmunológicos que pueden cursar con la garganta seca como síntoma acompañante.

Deficiencias nutricionales

El déficit de vitamina B1 (Tiamina) puede cursar con garganta seca como una de sus manifestaciones, al igual que la deficiencia de vitamina C.

Garganta seca por medicamentos

Los fármacos que puedes utilizar para controlar tu presión arterial, el asma e incluso algunos analgésicos pueden tener como efecto secundario la garganta seca, cosa que muchas veces no asociamos con ellos.

Cómo quitar la garganta seca: tratamiento

Las recomendaciones médicas más importantes para quitar la garganta seca son:

  • Evidentemente, la forma más fácil, lógica y sencilla de quitar la garganta seca es bebiendo agua. Aunque parece algo obvio, es necesario señalarlo, pues muchas personas (quizá tu) tienen por mal hábito no beberla y otros “olvidan” hacerlo.
  • En aquellos casos donde la persona dormida o despierta,respira por la boca, se deberá descartar alguna alteración a nivel de nasofaringe (generalmente, adenoides) y corregir el problema, con lo cual se resuelve también la situación de la garganta seca.
  • El ambiente seco podemos corregirlo colocando equipos humidificadores y para las alergias o las infecciones virales, el médico deberá indicar tratamiento específico que no induzca este efecto secundario.
  • Por supuesto, se deberá cesar el vicio de fumar (que no es un hábito, sino un vicio) y deberás buscar la ayuda psicológica necesaria para atender tanto la ansiedad como la depresión, en caso de existir alguna de ellas. En el siguiente artículo, puedes ver buenos sustitutos del tabaco para dejar de fumar.
  • En el caso de que la sequedad haya sido producida por algún medicamento, se deberá ajustar la dosis o sustituir por otro que cumpla la misma función sin el efecto indeseado.

Garganta seca: medicamentos

De forma general, existen tabletas de libre distribución y venta en las farmacias orientadas a aliviar el “dolor de garganta”. La mayoría de ellas, simplemente, cumplen la función que necesitamos: inducen y/o incrementan la producción de saliva, con lo que el 80% del problema queda solucionado.

También es posible encontrar enjuagues bucales especialmente diseñados para la sequedad bucal, como los que contienen xilitol que, además de ayudar a prevenir la formación de caries, también aumentan la producción de saliva.

Remedios para la garganta seca

Algunos remedios caseros, recetas de la abuela, son 100% efectivos para ayudar a disminuir los síntomas y aliviar la sequedad en la garganta. Los que pueden ofrecerte mejores resultados son:

Agua tibia con sal

Calienta agua, colócala en un vaso y diluye bien 1 cucharadita de sal. Cuando esté tibia, haz gárgaras con esta preparación. Este procedimiento lo puedes repetir 3 o 4 veces al día.

Miel con limón

Diluye 1 o 2 cucharadas de miel en el jugo de medio limón y bebe este jarabe. La miel creará una capa que humidificará tu garganta, mientras el limón ayudará a reestablecer la humedad normal de la zona. Al mismo tiempo, actuarán como antiinflamatorios, ejerciendo además un efecto analgésico y combatiendo algunos gérmenes.

Té de cebolla y limón

Hierve 1 cebolla cortada en trozos en un 1 litro de agua y disuelve azúcar o miel para darle cierto sabor, además del jugo de 1 o 2 limones. Cuela el agua y puedes tomarla varias veces al día para aliviar los síntomas.

Leche con miel o mantequilla

Calienta un vaso de leche y disuelve en él 1 cucharada de miel o 1 cucharadita rasa de mantequilla. Esta preparación puedes tomarla 1 o 2 veces al día para aliviar los síntomas y ayudar a aliviar la garganta seca.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Garganta seca: causas y remedios para aliviarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Oído, nariz y garganta.