Compartir

Gripe intestinal: síntomas, tratamiento y dieta

 
Por Alba San Hipólito Bermejo. Actualizado: 25 octubre 2017
Gripe intestinal: síntomas, tratamiento y dieta

La gripe intestinal es una afección muy frecuente y es de las más conocidas que afectan al sistema digestivo. También conocida como gastroenteritis vírica o gripe estomacal, afecta tanto a niños como a adultos y es bastante contagiosa, por lo que si un niño la padece, es probable que sus padres sean contagiados. Es por ello que hay que tener mucho cuidado con la higiene durante el tiempo que dure la enfermedad. Se trata de una inflamación del intestino que puede estar causada por un virus (lo más común), pero también por bacterias, parásitos o incluso toxinas bacterianas que contaminen la comida. En este artículo de ONsalus, te explicamos los síntomas, el tratamiento y la dieta para la gripe intestinal.

También te puede interesar: Dieta para la gastroenteritis

Gripe intestinal: contagio y duración

Es muy común que la gripe intestinal esté causada por un virus, siendo los más comunes el rotavirus, adenovirus o el virus de Norwalk. De hecho, cuando se es aún bebé, una de las vacunas incluyen el rotavirus y puesto que es muy contagiosa, los padres del recién nacido tendrán que cuidar mucho la higiene a la hora de limpiar las defecaciones.

Produce inflamación de la mucosa gástrica e intestinal. El virus se adentra en el estómago e intestino y hace que se inflame el recubrimiento de estos órganos. Así, tanto el intestino como el estómago quedan dañados transitoriamente y no funcionan correctamente. Es por eso que la gastroenteritis causa rechazo a los alimentos durante el tiempo que está activa. También es la causa de que se produzcan nauseas y vómitos.

Normalmente, la gripe estomacal suele ser aguda y durar pocos días, entre 1 y 3, aunque puede volverse más grave y causar deshidratación, por lo que es importante que si dura más tiempo del debido o causa síntomas graves, acudas al médico lo antes posible.

Es una enfermedad muy contagiosa y puede transmitirse por contacto directo o bien por compartir cubiertos o incluso comida o bebida.

Normalmente, los virus afectan más con el frío, por lo que es más común en invierno, pero puede aparecer en cualquier época del año, incluso en verano.

Cuando dura más de un mes, se trata de una gripe intestinal crónica y debe ser tratada médicamente.

 

Gripe intestinal: síntomas

La gastroenteritis causa una infección en nuestro tacto intestinal que puede causar muchos síntomas diferentes. Estos pueden durar desde unos pocos días hasta semanas y pueden incrementarse o disminuir a medida que avanza la afección. Incluyen:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea. Nuestro cuerpo necesita liberar dolor y lo puede hacer mediante la diarrea o los vómitos. Ambos pueden venir acompañados de calambres o espasmos musculares.
  • Pérdida de apetito. Con gripe intestinal, el malestar es general, pero sobre todo en la zona del estómago, por eso puede haber inapetencia o desgana. Incluso al comer pueden aparecer los vómitos o diarrea, lo que cause más desgana.
  • En algunos casos, hay fiebre y escalofríos. Estos aparecen para combatir la infección.
  • Dolor en la zona del abdomen que puede venir acompañado de distensión abdominal (hinchazón del abdomen).
  • Cansancio y fatiga constantes.
  • Dolor de cabeza.
  • En general, suele haber malestar general.
Gripe intestinal: síntomas, tratamiento y dieta - Gripe intestinal: síntomas

Tratamiento y dieta para la gripe intestinal

El tratamiento de la gripe intestinal suele ser mediante una dieta específica. Si es persistente o más grave, se puede recurrir a tratamiento farmacológico que prescribirá, en todo caso, el médico. Estos pueden incluir antibióticos para tratar la infección o antivirales que pueden reducir los síntomas.

Es importante, como hemos dicho, cuidar la dieta. Los primeros días lo más importante es no comer si no se tienen ganas y, sobre todo, beber abundantes líquidos a lo largo de la enfermedad. Esta afección puede dar lugar a deshidrataciones y, por lo tanto, es importante beber líquidos constantemente, sobre todo agua. También son buenas las bebidas isotónicas que rehidratan mucho o incluso tomar suero.

Si se puede comer, es mejor que la dieta sea blanda insertando alimentos fáciles de digerir. Son buenos las sopas o el arroz, ya que además es astringente y puede calmar la diarrea. Eso sí, siempre que sea hervido.

Los yogures son muy recomendables por su contenido en bifidobacterias. Los yogures son ideales, ya que no son un alimento muy dañino y puedes introducirlos poco a poco junto con los líquidos.

Poco a poco, podrás ir introduciendo más alimentos a la dieta, pero esta debería ser astringente y con poca fibra. Para empezar la dieta, puedes recurrir a los siguientes alimentos:

  • Arroz blanco.
  • Pollo a la plancha o hervido.
  • Patata cocida.
  • Zanahoria cocida.
  • Pescados blancos.
  • Frutas maduras como el plátano o la pera.

Para reducir la cantidad de fibra, debes evitar alimentos como las verduras, legumbres, frutos secos o productos integrales como el muesli.

Puedes ampliar esta información consultando el artículo Dieta para la gastroenteritis.

Gripe intestinal: síntomas, tratamiento y dieta - Tratamiento y dieta para la gripe intestinal

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Gripe intestinal: síntomas, tratamiento y dieta, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Escribir comentario sobre Gripe intestinal: síntomas, tratamiento y dieta

¿Qué te ha parecido el artículo?

Gripe intestinal: síntomas, tratamiento y dieta
1 de 3
Gripe intestinal: síntomas, tratamiento y dieta

Volver arriba