Compartir

Hernia discal: causas, síntomas y tratamiento

Por Pablo Roca. 30 noviembre 2015
Hernia discal: causas, síntomas y tratamiento

Nuestra columna vertebral contiene una serie de discos situados entre las vértebras que actúan como amortiguador y aportan elasticidad. Cuando uno de estos discos se desplaza produce presión sobre las raíces nerviosas provocando un dolor muy intenso en la zona lumbar, que puede perjudicar gravemente a la calidad de vida de la persona que la padece. Esto es lo que se conoce como hernia de disco o hernia discal y las causas pueden ser diversas, la mayoría relacionadas con esfuerzos que cargan la espalda. Si sientes dolor en tu espalda o quieres saber más sobre esta dolencia, en ONsalus te explicamos las causas, síntomas y tratamientos de la hernia discal.

Causas de la hernia de disco

Como explicábamos anteriormente, la hernia discal puede ser causada por diferentes factores, provocando dolores más o menos intensos, pero que en su mayoría conllevan a una dificultad para realizar una vida normal.

  • Con el tiempo, las personas envejecemos y los discos pueden verse debilitados, perdiendo su elasticidad y resistencia. Cuando una persona mayor padece de hernia discal, es más compleja su recuperación, puesto que los ligamentos que rodean cada un de los discos son más quebradizos y se desgarran con más facilidad.
  • Sobreesfuerzo por cargar peso. Es una de las causas más comunes cuando se trata de una hernia discal. Al cargar peso, podemos realizar más esfuerzo de lo habitual, provocando daños en alguno de los discos de la columna.
  • Movimientos violentos o golpes que producen microtraumatismos o traumatismos así como movimientos repetidos soportando peso y cargando la espalda.

Además, existen otros factores que pueden contribuir al desarrollo de una hernia discal:

  • Edad: los hombres que tienen entre 30 y 50 años tienen más posibilidades de padecer una hernia discal.
  • Sobrepeso: aquellas personas con sobrepeso, exponen a sus discos a una mayor presión, lo que puede provocar una hernia discal.
  • Sedentarismo: llevar un estilo de vida en el que no se realiza deporte o no ejercitamos nuestro cuerpo, puede suponer un mayor riesgo a la hora de tener una hernia de disco.
Hernia discal: causas, síntomas y tratamiento - Causas de la hernia de disco

Síntomas de la hernia discal

En la mayoría de los casos, la hernia discal provoca dolor en la zona lumbar. Dicho dolor puede disminuir pasados unos días o, por el contrario, incrementar pudiendo suponer un dolor insoportable. El dolor abdominal suele ir acompañado de contracturas de los músculos de la columna. Además, el dolor puede extenderse hasta llegar al nervio ciático, situado en la parte baja de la espalda y que puede extenderse hasta la parte posterior de la pierna y llegar hasta la punta del pie. Existen algunos remedios para la ciática.
El dolor puede empeorar después de estar de pie o sentado, por la noche, al toser, estornudar o reírse y al incorporarse hacia atrás.

La hernia discal puede producirse, además de en la zona lumbar, a nivel cervical. Se trata de un dolor cervical que se extiende por la zona superior. El paciendo siente dolor al mover la cabeza hacia los lados y este puede ser aliviado al levantar las manos sobre la cabeza . El paciente puede experimentar dolor en uno de los hombros y debilidad de la musculatura de alguno de los brazos. La mayoría de síntomas en la hernia discal cervical se producen en manos, incluyendo dedos, y brazos.

Hernia discal: causas, síntomas y tratamiento - Síntomas de la hernia discal

Tratamiento de la hernia discal

Tratamiento no quirúrgico

En un principio, se recomienda al paciente reposo, logrando mejoras al cabo de unos días. Algunas de las pautas que se llevan a cabo para que el paciente mejore, evitando el tratamiento quirúrgico son las siguientes:

  • Corrección de posturas. Es importante que la persona reconozca aquellas posturas inadecuadas que pueden provocar daños en la zona lumbar y desencadenan la hernia de disco.
  • Reposo. Dejar de lado durante unos días aquellas tareas que pueden suponer un mayor esfuerzo, sin llegar a realizar reposo absoluto. Simplemente se deben realizar los movimientos evitando aquellos que pueden provocar dolor.
  • Medicamentos. Antiinflamatorios como el ibuprofeno o paracetamol pueden ayudar a aliviar el dolor y que la persona afectada se sienta algo mejor.
  • Fisioterapia. Realizar determinados ejercicios puede permitir la recuperación de la zona afectada y a su vez fortalecerla para prevenir otra hernia discal.
  • Inyección epidural de asteroides. Consiste en la reducción de la inflamación mediante la inyección de asteroides. Este tratamiento es el único que ha mostrado efectividad.

Tratamiento quirúrgico

Cuando el tratamiento no quirúrgico no supone mejoras y el dolor intenso continúa pasadas unas semanas, se debe recurrir a una intervención quirúrgica. Este caso suele producirse con mejor frecuencia, ya que por lo general, los pacientes suelen recuperarse con el tratamiento no quirúrgico:

Microdiscectomía. Es el tratamiento que más se aplica cuando se requiere de cirugía y consiste en extraer cualquier fragmento que haga presión sobre el nervio raquídeo.

En el caso de la hernia discal cervical, también suelen utilizarse tracciones cervicales aplicando presión sobre la cabeza. La cirugía en la hernia discal cervical solo se lleva a acabo cuando el paciente no siente ninguna mejora frente al tratamiento no quirúrgico. En caso de realizarse una cirugía, se extirpa el disco vertebral anterior, mediante un injerto en la zona.

 

Hernia discal: causas, síntomas y tratamiento - Tratamiento de la hernia discal

Recuperación tras una cirugía

Una vez el paciente ha sido operado de hernia discal, es imprescindible no forzar la zona lumbar durante un largo período. Es por eso que la persona no debe hacer sobreesfuerzos y debe evitar cargar pesos que puedan añadir presión a la columna, así como movimientos que suponen su torsión.
Aquellas personas que desean poder realizar ejercicio o agilizar el proceso de recuperación, deberán realizar fisioterapia y ejericios de piscina junto con otros para fortalecer la musculatura que rodea la columna.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hernia discal: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Hernia discal: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Hernia discal: causas, síntomas y tratamiento
1 de 4
Hernia discal: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba