Compartir

Hipermetropía: causas, síntomas y tratamiento

Hipermetropía: causas, síntomas y tratamiento

La hipermetropía es un defecto del ojo que produce una visión borrosa cuando se ve de cerca. La persona puede ver correctamente de lejos, pero a medida que se va acercando o trata de observar un objeto de cerca, este se percibe borroso. Es muy común que, en un inicio, la hipermetropía no presente señales, así como que esta empeore llevando a una vista borrosa también de lejos con la edad. La causa principal es hereditaria y el síntoma más evidente de este defecto ocular es la visión borrosa en distancias cortas. En este artículo de ONsalus os explicaremos las causas, síntomas y tratamientos de la hipermetropía.

También te puede interesar: Glaucoma: causas, síntomas y tratamiento

Funcionamiento del ojo

Podemos comparar el ojo con una cámara fotográfica para entender su funcionamiento. La luz penetra a través de la córnea, pasando por el cristalino, una especie de lente situada justo detrás del ojo, y llega a la retina, la pared posterior del ojo. La retina absorbe los rayos luminosos que son transmitidos por los nervios ópticos hasta llegar al cerebro, donde se produce el proceso que permite visualizar las imágenes. El problema de la hipermetropía radica en un error refractivo del ojo, por el cual este no dobla la luz que recibe adecuadamente, por lo que las imágenes no se enfocan con claridad y se percibe la imagen borrosa.

Causas de la hipermetropía

La principal causa de la hipermetropía es hereditaria. Muchos niños nacen con este problema en los ojos y no presentan ninguna señal que lo indique. Estos tienen una visión clara porque el ojo se adapta doblando los rayos de luz y dirigiéndolos a la retina. En el caso de que la hipermetropía siga desarrollándose en el tiempo, es cuando pueden presentarse síntomas; sin embargo, en muchas ocasiones la hipermetropía acaba curándose por sí misma pasado un tiempo, cuando el niño desarrolla la vista.

Podemos diferenciar entre distintas causas de la hipermetropía:

  • El diámetro ocular es demasiado pequeño. Tiene lugar porque el ojo es más corto de lo habitual.
  • La potencia óptica de la cornea o el cristalina reducida.
  • Hipermetropía heredada.

Cuando la hipermetropía se desarrolla, puede conllevar a otras alteraciones visuales como el ojo vago o estrabismo.

Síntomas de la hipermetropía

Como explicábamos anteriormente, la hipermetropía puede ser asintomática inicialmente, por lo que el paciente no presenta ninguna señal que pueda alertarle de la presencia de algún defecto ocular. Cuando la enfermedad empieza a manifestar sus síntomas, es común que el paciente experimente las siguientes señales:

  • Dolor de cabeza provocado por el sobreesfuerzo del ojo.
  • Dolor en los ojos.
  • Fatiga.
  • Picor en los ojos.
  • Visión borrosa de lejos. En el caso en lo que la hipermetrppía se desarrolla. Es común que aparezca con la edad.
  • Aparición de otras dolencias oculares como estrabismo o ambliopía.

Es común confundir la hipermetropía con la presbicia o vista cansada. La presbicia es una enfermedad del ojo como consecuencia del envejecimiento del cristalina y del músculo cicliar, encargados de que el ojo enfoque correctamente la luz percibida a través de la córnea.

Diagnóstico y tratamiento de la hipermetropía

En su inicio, detectar la hipermetropía puede ser muy difícil por la ausencia de síntomas, y por el hecho de que el niño no se queja sobre la dificultar de percibir las imágenes. Una de las señales que puede indicar que el niño sufre de hipermetropía, es que el niño se acerque mucho al escribir, dibujar o ver la televisión. Sin embargo, lo mejor es acudir al oftalmólogo para realizar una revisión periódica y detectar cualquier anomalía. Además, cuando el niño desarrolla los músculos oculares, pueden producirse cambios que generen alguna pérdida de visión que debe ser corregida para evitar que sea más grave y aumente.

El tratamiento de la hipermetropía puede variar en función del nivel de pérdida de agudeza visual que presente el paciente, así como otros síntomas que pueda presentar y que perjudiquen la salud. Es común utilizar gafas, lentes de contacto o incluso cirugía que permita corregir el problema de raíz. Las gafas son efectivas, sin embargo, la graduación tiene que cambiarse a medida que la hipermetropía aumenta. Por otro lado, las lentes de contacto o lentillas requieren de una buena higiene y mantenimiento para evitar daños en los ojos, puesto que de lo contrario podría generar infecciones oculares u otras molestias. En el caso de la cirugía, hay personas que sienten miedo de someterse a la intervención, aunque es la solución definitiva para acabar con la visión borrosa.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hipermetropía: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Ojos y visión.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Hipermetropía: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Hipermetropía: causas, síntomas y tratamiento
1 de 4
Hipermetropía: causas, síntomas y tratamiento