Compartir

Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento

Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento

El infarto de miocardio, más conocido como infarto, tiene lugar cuando una de las arterias encargadas de suministrar oxígeno al corazón queda obstruida. Dicha obstrucción puede ser causa de diferentes condiciones que explicaremos en este artículo, como la aterosclerorisis, una enfermedad por la cual las arterias acumulan grasas generando una mayor dificultad para el paso de la sangre. Sin embargo, hay una serie de factores de riesgo que pueden aumentar considerablemente el riesgo de sufrir un infarto, especialmente cuando varias de ellas están presentes. En este artículo de ONsalus te informamos acerca de los síntomas, tratamiento y factores de riesgo que se deben tener en cuenta para reducir las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio, una de las principales causas de muerte entre hombres y mujeres en todo el mundo.

También te puede interesar: Síntomas de un infarto

Funcionamiento del corazón

El corazón es el órgano encargado de bombear sangre a través de todo el cuerpo para suministrar oxígeno. Está compuesto por una masa muscular a la cual llamamos miocardio, formada por tejido muscular, y que funcionan independientemente de nuestra voluntad, al contrario de los otros músculos del cuerpo, los cuales se contraen cuando realizamos algún tipo de movimiento. Por ello, el infarto de miocardio, supone que uno de los músculos de este, ha dejado de funcionar correctamente al no recibir el riego sanguíneo que necesita y, como consecuencia, el oxígeno no puede ser suministrado correctamente por todo el cuerpo. Cuando una de las arterias que aportan sangre al corazón se obstruye, la sangre no puede circular y empieza a producirse necrosis en el músculo cardíaco, lo que implica la muerte del tejido muscular.

Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento - Funcionamiento del corazón

Síntomas del infarto de miocardio

Saber cuándo se va a producir un infarto es algo casi imposible. No obstante, hay una serie de señales que nos alertan de que va a tener lugar de forma inminente, mientras que otros avisan incluso con meses de antelación. Los principales síntomas del infarto de miocardio son:

  • Dolor torácico. Se trata del síntoma más fácilmente reconocible cuando va a tener lugar un infarto. El dolor en el pecho suele tener una duración de 15 minutos y puede irradiarse a otras zonas del cuerpo como espalda y hombros. Es posible que el dolor sea intermitente, es decir, aparece y desaparece por momentos, lo que no implica que el infarto no vaya a producirse. Además, la intensidad del dolor puede variar, siendo más leve o intenso. Es fundamental solicitar ayuda de un profesional médico para poder intervenir lo antes posible.
  • Dificultades respiratorias y fatiga. Este síntoma es el único que puede presentarse meses antes de que se produzca un infarto, aunque nunca suele relacionarse con la posibilidad de sufrirlo. Es más común entre las mujeres, y se caracteriza por sentir más cansancio de lo normal acompañado por dificultades respiratorias, conocidas como disnea. Es otro síntoma que debería convencernos para ir a una revisión médica y evitar sustos.
  • Sudoración excesiva. El infarto tiene lugar por la formación progresiva de un coágulo que acaba obstruyendo uno de las arterias del corazón. Por ello, el músculo cardíaco debe realizar un sobreesfuerzo para conseguir el suficiente bombeo de sangre que permita suministrar oxígeno a todo el cuerpo, lo que genera una mayor sudoración.
  • Mareos, nauseas y vómitos. Otros de los síntomas que podría alertarnos de la posible aparición de un infarto. Se trata también de uno de los más habituales que podemos experimentar, y lo asociamos a causas de poca gravedad. De hecho, muchas personas sufren estos síntomas y no tiene nada que ver con el infarto.
Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento - Síntomas del infarto de miocardio

Causas del infarto de miocardio

Esta es una de las partes más importantes a tener en cuenta para prevenir un infarto. La mayoría de los infartos de miocardio son consecuencia de hábitos de vida poco saludables. Por ello, es imprescindible tener en cuenta que presentar varios de los factores de riesgo del infarto de miocardio, puede aumentar considerablemente las posibilidades de sufrir uno:

  • Hipertensión. La hipertensión arterial provoca vulnerabilidad de las arterias coronarias por el aumento de la presión arterial y genera un sobreesfuerzo del corazón. La dieta juega un papel muy importante en este punto, por lo que conocer los alimentos prohibidos para hipertensos es fundamental.
  • Colesterol alto. Se trata de uno de los de los problemas que más ha dado que hablar en la última década, y no es para menos. La acumulación de colesterol malo en la sangre genera inflamación en las paredes internas de las arterias, facilitando la obstrucción que provocan los infartos. Por ello, puedes consultar las causas del colesterol y su tratamiento, contribuyendo a su desaparición.
  • Tabaco. Es el factor de riesgo cardiovascular más importante, elevando hasta tres veces más las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Obesidad. La obesidad viene acompañada de colesterol e hipertensión arterial, lo que supone otro riesgo considerable por el que aumenta las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio, además de ser más propensos a desarrollar una diabetes de tipo 2.
  • Sedentarismo. Actualmente, estar sentado gran parte del día es algo normal: en el trabajo, coche, sofá de casa, al comer, etc. La falta de actividad física se relaciona con un mayor riesgo de sufrir sobrepeso e hipertensión y, por lo tanto, de sufrir un infarto de miocardio.
  • Edad avanzada. A medida que pasan los años, también aumenta el riesgo de sufrir un infarto por el deterioro de las arterias, problemas de circulación, etc.
Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento - Causas del infarto de miocardio

Tratamiento del infarto de miocardio

La prevención es muy importante cuando se trata de un infarto de miocardio. Por ello es fundamental solicitar atención médica en cuanto se detectan síntomas que puedan alertarnos de que el infarto va a producirse. Cuando el personal sanitario está presente, estos valorarán a través de un electrocardiograma el tratamiento que debe aplicarse. Asimismo, se suelen suministrar medicamentos y oxígeno para permitir la correcta circulación de la sangre y aliviar el dolor. Los pacientes que han sufrido un infarto suelen requerir de medicación para toda la vida, con el objetivo de facilitar la circulación de la sangre y evitar la formación de coágulos y el sobreesfuerzo del corazón.

En el caso de que una persona esté sufriendo un infarto se debe reaccionar de la siguiente forma:

  • Mantener la calma y tomar las riendas de la situación. Un infarto puede producirse en cualquier momento y cuando se presenta debemos saber cómo reaccionar.
  • Ayudar a la persona. Debemos colocar a la persona en una posición en la que esté cómoda y pueda respirar sin dificultad. En el caso de que esté consciente, podemos incorporarla; si se encuentra inconsciente, debemos averiguar si respira y, en caso afirmativo, colocar a la persona en posición lateral de seguridad. Esta posición se basa en color a la persona de lado, de tal forma que su mejilla toque el suelo y la boca mire hacia abajo para evitar que cualquier fluido obstaculice las vías respiratorias. La barbilla debe estar inclinada hacia la parte alta de la cabeza para facilitar la respiración.
  • Llamar inmediatamente a emergencias para que envíen una ambulancia y solicitar ayuda alrededor, puesto que es posible que se encuentre un profesional médico o alguien que conozca las técnicas de primeros auxilios.
  • Mientras esperamos que llegue la ambulancia, tratamos de averiguar si la persona ya ha sufrido algún infarto, puesto que de ser así, es muy probable que lleve su medicación encima. En caso afirmativo, debemos poner una pastilla debajo de la lengua, y si el infarto no pasa en 10 minutos, colocamos otra, hasta un máximo de 3 en total cada 10 minutos. Si la persona que sufre el infarto no tiene ninguna medicación, es aconsejable darle una aspirina, puesto que actúa como anticoagulante, pero debemos asegurarnos de que no es alérgica.
  • En el caso de que la persona no respire, debemos ejecutar la maniobra de reanimación pulmonar para suministrar oxígeno.
Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento - Tratamiento del infarto de miocardio

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Escribir comentario sobre Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento
1 de 5
Infarto de miocardio: síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba