Compartir

¿Las embarazadas pueden comer queso?

Por Mireia Aliaga, Periodista especializada en salud. Actualizado: 11 abril 2018
¿Las embarazadas pueden comer queso?

La alimentación juega un papel muy importante durante el embarazo, ya que a través de los alimentos que consume la madre el feto se nutre y recibe todas las vitaminas necesarias para que crezca saludablemente. Por esta razón, para la mayoría de las mujeres embarazadas la alimentación representa una gran preocupación, ya que temen consumir alimentos que están prohibidos durante el embarazo y que pueden causar algún daño en el desarrollo del bebé.

Entre las dudas más comunes de las futuras madres entorno a la alimentación resaltan si pueden o no tomar infusiones, comer pescados, embutidos, enlatados y lácteos. De estos últimos hablaremos en este artículo de ONsalus, ya que son muchas las personas que se preguntan frecuentemente: ¿Las embarazadas pueden comer queso? ¡Descúbrelo a continuación!

También te puede interesar: ¿Las embarazadas pueden comer paté?

¿Las embarazadas pueden comer queso?

El consumo de queso durante el embarazo no está prohibido, sin embargo, sí existen algunas limitaciones que se recomiendan respetar para prevenir contraer bacterias y enfermedades que puedan complicar el desarrollo del feto. La patología que se busca evitar limitando el consumo de queso es la listeriosis, una enfermedad que ocurre cuando una persona se ha infectado con la bacteria listeria monocytogenes y que puede causar abortos espontáneos. Por lo tanto, para prevenir el contagio de listeriosis es necesario tomar en cuenta las siguientes recomendaciones entorno al consumo de lácteos en las embarazadas:

  • No consumir leche ni quesos no pasteurizados: Los lácteos que contienen la bacteria listeria monocytogenes son precisamente aquellos que no se han pasteurizado. La leche cruda es la principal fuente de esta bacteria, por lo que todos los quesos que son elaborados a partir de ella pueden contener listeria. También se puede encontrar esta bacteria en carnes o verduras que han estado en contacto con la tierra.
  • No tomar leche cruda: La leche cruda es preferible hervirla antes de que sea consumida o procesada, ya que el calor es lo único capaz de matar a la bacteria listeria monocytogenes, razón por la que la pasteurización de los lácteos se lleva a cabo a través de altas temperaturas durante la cocción.
  • Quesos que debes evitar: Los quesos que es más probable que contengan la bacteria de la listeriosis son el queso feta, de cabra, queso fresco, queso blanco, queso crema, queso panela, queso de hoja y queso camembert, ya que por lo general su preparación se realiza con leche cruda en lugar de leche pasteurizada.
  • Lee las etiquetas: Chequea las etiquetas de todos los productos lácteos para saber si han sido elaborados a partir de leche cruda o leche pasteurizada. Si el producto no está pasteurizado no debes consumirlo.

En conclusión, ¿las embarazadas pueden comer queso? Sí, siempre y cuando el queso esté elaborado con leche pasteurizada. De hecho, durante el embarazo el consumo de lácteos es muy importante para el desarrollo del feto y la salud de la madre, por lo que no se recomienda eliminar por completo su consumo sino elegirlos correctamente. En el siguiente artículo encontrarás todos aquellos alimentos que no debes comer estando embarazada.

¿Las embarazadas pueden comer queso? - ¿Las embarazadas pueden comer queso?

¿Qué es la listeriosis?

Limitar el consumo de quesos no pasteurizados durante el embarazo permite prevenir la listeriosis, una enfermedad que es causada por la bacteria listeria monocytogenes, la cual se encuentra frecuentemente en la leche cruda, pero puede que también se halle en carnes y verduras o frutos que han estado en contacto con la tierra. El centro de control y prevención de enfermedades asegura que 1600 personas se contagian al año con esta enfermedad, pero además resalta que las mujeres embarazadas, como en el caso de la rubéola, son más sensibles al contagio de esta infección que puede llegar a causar la muerte del bebé.

La enfermedad por lo general comienza con una infección gastrointestinal, pero también puede extenderse a otras partes del cuerpo y, según la zona que afecte dependerán sus manifestaciones. Puede suponer una infección al corazón, conjuntivitis, infección cerebral o meningitis, neumonía, septicemia, gastroenteritis, lesiones de la piel. Los síntomas de la listeriosis son:

  • Falta de apetito.
  • Debilidad.
  • Ictericia.
  • Sarpullido.
  • Estado de shock.
  • Vómitos.
  • Dificultad para respirar.

El tratamiento para la listeriosis, como en la mayoría de las infecciones, se centra en el consumo de antibióticos que permitan eliminar la bacteria del organismo y detener sus lesiones y expansión.

¿Las embarazadas pueden comer queso? - ¿Qué es la listeriosis?

Listeriosis y embarazo

Cuando una mujer se infecta con listeriosis al principio del embarazo puede ocurrir un aborto espontáneo, ya que la madre puede transmitir la enfermedad al feto a través de la placenta lo cual puede afectar directamente el líquido amniótico. La listeriosis también puede causar que el bebé nazca sin vida (bebé mortinato), lo cual es más común cuando la infección ocurre a finales del embarazo.

Cuando se aplica tratamiento inmediatamente y el bebé sobrevive sin complicaciones a la infección, es probable que bebé sea prematuro, nazca enfermo o se enferme al cabo de unos días después del nacimiento. Los problemas más comunes de bebés que tuvieron listeriosis son: meningitis, fiebre, dificultad para respirar, infección en la sangre, lesiones en varios órganos y úlceras cutáneas.

¿Las embarazadas pueden comer queso? - Listeriosis y embarazo

Otros consejos para prevenir la listeriosis

Identificar esta enfermedad a tiempo es clave para evitar su traspaso al feto, sin embargo, mejor aún será prevenir por completo su contagio, así que te ofrecemos estos consejos para prevenir la listeriosis:

  • La bacteria de las listeriosis es muy difícil de eliminar, por lo que a veces puede incluso estar viva después de ser cocinada. Por lo tanto, cualquier alimento o sobra que vayas a consumir debes calentarlo a temperatura muy alta hasta que esté humeante.
  • Evita el consumo de alimentos frescos o crudos, sobre todo en restaurantes o franquicias de comida rápida.
  • No comas quesos ni lácteos no pasteurizados.
  • Embutidos como el paté, la carne para untar, productos refrigerados o conservados en vinagre, deben ser previamente cocinados antes de consumirlos.
  • Lava bien y pela todas las frutas y vegetales antes de consumirlos.
  • No comas nada que tenga menos de dos horas de haber salido del refrigerador, pues la bacteria prolifera en el frío.
  • Evita todos los productos germinados como los brotes de soja.
  • No guardes comida por mucho tiempo, al cabo de dos días no es bueno que la consumas.

En el siguiente artículo de ONsalus te respondemos otras dudas que puedas tener como ¿cada cuanto debo comer estando embarazada?

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Las embarazadas pueden comer queso?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo y salud del bebé.

Escribir comentario sobre ¿Las embarazadas pueden comer queso?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Las embarazadas pueden comer queso?
1 de 4
¿Las embarazadas pueden comer queso?

Volver arriba