Compartir

Los mejores antiinflamatorios naturales

Valoración: 5.0 | 1 voto
Los mejores antiinflamatorios naturales

Actualmente, podemos encontrar multitud de alimentos y hierbas que nos ayudan a combatir molestias físicas de un modo completamente natural. Algunos contribuyen a disminuir la hinchazón, favoreciendo a su vez la correcta circulación sanguínea y la irrigación de los tejidos, mientras que otros poseen propiedades analgésicas y alivian el dolor.

En definitiva, hablamos de los antiinflamatorios naturales, una excelente opción que puede ser de gran ayuda en casos de dolencias de tipo inflamatorio, como el dolor articular o las inflamaciones intestinales. Además, son todos alimentos muy saludables que aportarán múltiples nutrientes a tu dieta. En ONsalus te presentamos los mejores antiinflamatorios naturales.

    Índice
  1. Piña
  2. Cúrcuma
  3. Romero
  4. Jengibre
  5. Semillas de lino o linaza
  • Piña

    La piña es una fruta con propiedades depurativas y muy recomendada en las dietas de adelgazamiento, gracias a su poco contenido en grasas y su riqueza en fibra y vitamina C. Sin embargo, también posee un alto contenido en bromelina, una enzima con propiedades antiinflamatorias y antiartríticas. Eso la convierte en un digestivo natural que ayudará al estómago a llevar a cabo sus funciones y nos alejará de la acidez, el dolor de estómago y los gases intestinales. A su vez, la piña también se recomienda para aliviar dolores musculares y articulares, problemas de espalda o esguinces.

    Para beneficiarte de todas sus propiedades, te recomendamos optar por la piña fresca y tomarla como postre tras las comidas. Pruébala también en forma de té, mezclando su jugo con agua hirviendo y canela en rama.

    Piña
  • Cúrcuma

    Esta especia es muy popular en la gastronomía asiática y aquí la conocemos especialmente por formar parte del famoso curry. Además de aportar color y sabor a nuestras comidas, tiene un alto contenido en curcumina, lo que le otorga propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antioxidantes. Sus beneficios son útiles para aliviar el dolor, la fatiga crónica y la inflamación articular. También mejoran la digestión, combatiendo la acidez y la gastritis, funcionan como protector del hígado e incluso ayudan a luchar contra las infecciones bacterianas, reforzando nuestro sistema inmunológico.

    Prueba preparándote una infusión: hierve agua, añade una cucharada de cúrcuma, deja reposar 10 minutos, cuela el contenido y añade tres cucharadas de miel.

    Cúrcuma
  • Romero

    El romero es una hierba medicinal aromática muy utilizada en la dieta mediterránea para dar sabor a diversidad de comidas. Sin embargo, ese no es el único uso que podemos darle. En forma de infusión, es de lo más eficaz a la hora de aliviar el dolor de cabeza, de estómago o la migraña y también para mitigar el dolor en las articulaciones. A su vez, ayuda a cuidar del aparato digestivo, evitando la aparición de flatulencias e hinchazón.

    No hay que olvidar que el romero es también fuente de vitaminas del grupo B, A, C y E, y minerales como potasio, magnesio, zinc y cobre. Sacar partido de sus propiedades es tan sencillo como hervir durante 20 minutos unas ramitas de romero y dejar que repose un tiempo. Disfrutarás además de su intenso y fresco aroma.

    Romero
  • Jengibre

    No podíamos olvidarnos de esta raíz medicinal, puesto que es uno de los mejores antiinflamatorios y analgésicos naturales que existen. Sus propiedades curativas reducen la hinchazón y calman el dolor, lo que resulta muy útil especialmente para nuestro estómago. Funciona como un antibiótico natural para combatir las bacterias y cuidar la flora intestinal y es útil contra las náuseas, los vómitos y el mareo.

    El jengibre también es un buen aliado para la correcta circulación sanguínea y ayuda a prevenir enfermedades cardíacas y problemas circulatorios en las extremidades. Te recomendamos probarlo como el resto de hierbas, en forma de infusión, añadiendo también dos cucharadas de miel. Un par de tazas al día serán de lo más beneficiosas.

    Jengibre
  • Semillas de lino o linaza

    Su alto contenido en aceites grasos omega 3 convierte las semillas de lino o linaza en una estupenda ayuda para el tratamiento del dolor, especialmente dolores reumáticos o artritis y problemas intestinales inflamatorios como la enfermedad de Crohn. Además, contribuye a disminuir el colesterol en sangre, mejorando la circulación y reduciendo la hipertensión. El omega 3 también es imprescindible para la salud del sistema nervioso central y ayuda al correcto funcionamiento neuronal.

    Las semillas de lino deben triturarse antes de comerlas y podemos tomarlas directamente con una cuchara o combinarlas en nuestros platos. También puedes encontrarlas en forma de aceite, si lo prefieres. Es un superalimento y aportará muchos nutrientes a tu dieta.

    Recuerda que todos estos alimentos son sólo un añadido, y que ante dolores graves debes acudir siempre a un especialista.

    Semillas de lino o linaza
  • Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Los mejores antiinflamatorios naturales, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Bienestar.

¿Te ha sido útil este artículo?
Artículos relacionados
Comenta, opina, pregunta sobre los mejores antiinflamatorios naturales