Compartir

Mucosidad en el oído: tratamiento

Mucosidad en el oído: tratamiento

Varias situaciones pueden hacer que los oídos se tapen, es una condición bastante común sin importar la edad o sexo de la persona, aunque es más frecuente en niños porque sus estructuras no están completamente desarrolladas. Esto ocurre por una obstrucción en la trompa de Eustaquio o tubo faringotimpánico, un conducto que comunica al oído interno con la faringe y que, entre sus funciones, está la de drenar los fluidos que se producen en el oído.

Dicho bloqueo causa que se acumule mucosidad y se presenten síntomas como no escuchar bien, percibir un sonido o sentir que hay algo dentro del oído, generando molestias. Mayormente no es una cuestión de gravedad, pero es importante acudir con el médico si esta condición te está causando problemas o si es muy constante, sobre todo para evitar complicaciones como una otitis. Por este motivo, en ONsalus queremos informarte sobre la mucosidad en el oído: tratamiento.

También te puede interesar: Punzadas en el oído: causas

Causas de mocos en el oído

Hay diferentes causas por las que puedes tener mocos en el oído. Presentar mucosidad en el oído puede ser:

  • Por una mayor producción de dicha sustancia, a causa de una infección, por ejemplo.
  • Por un bloqueo en el tubo faringotimpánico.

Dentro del oído normalmente se produce mucosidad y se mantiene regulada con su expulsión a través de la trompa de Eustaquio, pero cuando esta estructura se inflama y los fluidos no tienen otra salida se acumulan en el oído medio, por ejemplo a causa de alergias o infecciones; sin embargo, también se puede cerrar por el aumento en el tamaño de los adenoides por su ubicación cercana a la trompa de Eustaquio.

Mientras que, el exceso de moco, podría ser a causa de un resfriado común, sinusitis, alergia, rinitis, entre otros. Esta mucosidad se produce en la nariz y al no disponer de más espacio viaja a través del tubo faringotimpánico hasta acumularse en el espacio del oído medio, donde desequilibra la presión dentro y fuera de la oreja, alterando la capacidad auditiva.

Mucosidad en el oído: tratamiento - Causas de mocos en el oído

Tratamiento médico para eliminar la mucosidad en el oído

El uso de fármacos no suele ser de utilidad para reducir el moco dentro del oído, aunque a veces los corticoides pueden ser de ayuda en caso de inflamación en la zona. Por otro lado, el médico si podría recetar medicamentos para combatir el factor que está causando dicha acumulación de fluidos, que pueden incluir:

  • Antihistamínicos
  • Antibióticos
  • Descongestionantes

Con esto, el tubo faringotimpánico podrá drenar el moco y la capacidad auditiva se recupera.

Pero si el tratamiento con medicamentos no funciona, el especialista probablemente indique el drenaje timpánico, es un procedimiento muy sencillo, rápido e indoloro, en el que se realiza un pequeño corte en la membrana del tímpano y se succiona la mucosidad acumulada.

En el caso de que siga repitiéndose el exceso de moco en el oído, lo más recomendable suele ser un drenaje timpánico con tubos de ventilación, el cual inicia como el procedimiento anterior, pero después de eliminar los fluidos se coloca unos pequeños tubos en el corte del tímpano, permitiendo la comunicación entre el oído medio y el oído externo, lo que favorece el flujo de aire y la expulsión de la mucosidad por la oreja. Estos tubos suelen caerse por sí solos, aunque pueden permanecer hasta por 8 meses aproximadamente, y si el problema en el oído sigue presente será necesario colocar nuevamente unos tubos de ventilación.

Mocos en el oído: remedios caseros

Debido a que este problema puede estar relacionado con el exceso de moco en la nariz, la limpieza de esta zona es la manera más eficaz para resolver el problema. En la medicina tradicional existen varios remedios caseros para eliminar la mucosidad en el oído.

Tratamiento de vapor

El más conocido es el tratamiento de vapor, ya que ayuda a que el moco se afloje y pueda salir fácilmente, sólo debes poner en un recipiente un poco de agua caliente, también ayuda agregar té o algunas hierbas como la manzanilla y el eucalipto, luego coloca una toalla que cubra tu cabeza y acércate por encima para aspirar el vapor. Funciona de igual manera el vapor de una ducha caliente o de una sauna.

Solución salina

También puedes aplicar en las fosas nasales una solución salina, que igual favorece la expulsión del moco de la nariz y por ende del oído. Para la preparación necesitas mezclar correctamente 300 ml de agua tibia y media cucharadita de sal sin yodo, después debes inclinar la cabeza hacia la izquierda en un ángulo de 45° y con ayuda de una pera de goma, un recipiente comprimible o una olla neti, verter la solución en la fosa nasal derecha y dejarlo fluir para que salga por la fosa izquierda. La respiración debe ser por la boca y, al finalizar, debes sonarte la nariz para realizar lo mismo con la fosa nasal contraria.

Descongestionantes naturales

Otra alternativa es utilizar pomadas con propiedades descongestionantes y antiinflamatorios, las mejores son las que incluyen menta, eucalipto o tomillo y la puedes comprar en cualquier farmacia o tiendas naturistas, aunque podrías prepararla en casa pero es más elaborada.

Movimientos descongestionantes

Si el moco acumulado es poco o de consistencia líquida, puedes realizar unos movimientos que favorecen la salida de dicha sustancia. Para ello, tienes que pararte sobre un pie y mantener el otro levantado hasta finalizar, después debes inclinar la cabeza hacia el lado del oído afectado y, cuidadosamente para no perder el equilibrio, impúlsate lentamente hacia arriba sin separar el pie del suelo. Realiza las repeticiones que consideres necesarias. La segunda opción es que te acuestes del lado del oído con mucosidad y apoyes la cabeza sobre la almohada, permanece así por lo menos una hora para que la sustancia salga por fuerza de gravedad.

Con compresas

Siguiendo el efecto del calor por el vapor, colocar una compresa tibia sobre el oído con moco acumulado hace que esta sustancia se despegue de las paredes y pueda ser expulsada con facilidad. Para ello necesitas estar acostado y permanecer con la compresa por varios minutos.

Más tratamientos naturales para la mucosidad en el oído

Asimismo, otras medidas en forma de complemento para combatir la mucosidad en el oído es mantenerte bien hidratado e incluir en tu dieta habitual alimentos que estimulan el sistema inmunológico, con propiedades descongestionante y expectorante, por ejemplo el ajo. Sin embargo, es importante recordar que estos remedios no sustituyen lo indicado por el médico.

Mucosidad en el oído: tratamiento - Mocos en el oído: remedios caseros

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mucosidad en el oído: tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Oído, nariz y garganta.

Escribir comentario sobre Mucosidad en el oído: tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mucosidad en el oído: tratamiento
1 de 3
Mucosidad en el oído: tratamiento

Volver arriba