Compartir

¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones

¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones

Tanto si estamos tratando de llevar una dieta que nos permita bajar unos kilos, como si tan solo queremos mantener nuestro peso, controlar el hambre es uno de los principales problemas. Resulta obvio que no podemos evitar tener hambre al ser una respuesta necesaria de nuestro cuerpo para ingerir los nutrientes necesarios. Ahora bien, a pesar de que no exista la posibilidad de eliminar el hambre -ni debemos- hay un conjunto de hábitos que pueden agravar esta sensación. Probablemente sean un conjunto de costumbres que hemos adoptado y que nunca hemos considerado negativas. Pero lo cierto es que pueden repercutir en la frecuencia con la que sentimos la necesidad de comer. ¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones.

También te puede interesar: Razones por las que debes donar sangre

Por qué tenemos hambre

Nuestro organismo dispone de un sofisticado mecanismo que conecta el cerebro con el sistema digestivo. Este mecanismo está regulado por un conjunto de hormonas como la leptina, y un desequilibrio puede suponer la aparición de trastornos relacionados con el hambre. Este mismo hecho explica el por qué las personas obesas o con sobrepeso son más propensas a experimentar un mayor apetito. Dichas personas acumulan una mayor cantidad de grasa que ha demostrado liberar una mayor cantidad de las hormonas que activan el hambre.

El hambre responde a la necesidad de nuestro organismo de incorporar nutrientes. Sin embargo, es común que en algunas ocasiones sintamos la necesidad de comer justo después de la hora de comer. En estos casos, las razones por las que no nos sentimos saciados pueden ser unos malos hábitos alimenticios.

Horas de sueño inadecuadas

¿Duermes poco? Una de las razones por las que nunca consigues saciar el hambre es una falta de sueño. Durante este estado nuestro cuerpo realiza cambios muy importantes, entre los cuales se encuentran algunos cambios hormonales. Cuando nuestro sueño es poco reparador aumentan los niveles de la hormona del apetito, la gricelina, y disminye la segregación de la hormona de la saciedad, la leptina. Como consecuencia, no solo eres más propenso a tener hambre, sino que también te sientes cansado y con poca energía para afrontar el día. Parte de este problema puede solucionarse mediante los alimentos que ayudan a tener energía durante todo el día.

¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones - Horas de sueño inadecuadas

Consumo de carbohidratos simples

El consumo de carbohidratos por la noche genera un aumento del hombre al día siguiente. Esto sucede porque cuando este tipo de alimentos se ingieren de forma concentrada en una sola toma el cuerpo absorbe rápidamente el azúcar. Dicho aumento de glucosa en la sangre produce un aumento de la insulina que estimula la absorción de la glucosa por parte de las células. Cuando el azúcar se gasta nuestro cuerpo nos pide otra dosis, desencadenando la sensación de hambre. Si tu objetivo es bajar de dieta, lo más recomendable es dejar de lado los alimentos ricos en azúcares y grasas saturadas como las galletas, pasteles y bollería en general. De lo contrario, podría convertirse en uno de los motivos por los que nunca consigues saciar el hambre. Además, también puedes contar con alguno de los remedios caseros para reducir la sensación de hambre.

Otro problema añadido al consumo de azúcares por la noche es la posibilidad de sufrir ansiedad por la necesidad de comer. Una buena forma de evitar esto es cenar comidas con una cantidad moderada de cabohidratos no refinados: arroz integral, quinoa, patata, etc.

¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones - Consumo de carbohidratos simples

Falta de grasa y proteínas

Las proteínas tienen una gran capacidad para saciar el hambre, además de ser esenciales en nuestro organismo para sentirnos y vitales y con energía. Un déficit de proteínas podría repercutir en la salud, puesto que algunas de sus funciones básicas se verían afectadas. La ventaja es que disponemos de cantidad de alimentos ricos en proteínas, por lo que no debería ser un problema incluir este tipo de alimentos en nuestra dieta.

Del mismo modo, sucede algo parecido con la ingesta de grasa. Las grasas insaturadas también contribuyen a que nos sintamos saciados. Por este motivo es muy importante no eliminar por completo alimentos ricos en grasas saludables. De lo contrario, podríamos tener hambre constantemente con más facilidad.

¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones - Falta de grasa y proteínas

Saltarse comidas

"Quiero hacer dieta para bajar de peso, por lo que la mejor opción es reducir las comidas durante el día". Este es uno de los pensamientos erróneos de la mayoría de personas que tienen la voluntad de perder unos kilos. No se trata de eliminar comidas, sino de comer bien en más tomas al día, compuestas por una menor cantidad de alimento cada una.

Saltarnos comidas facilita que siempre tengas hombre porque tu estómago permanece vacío durante más tiempo. Esta ausencia de alimentos en tu estómago incrementa la producción de la hormona encargada de activar la alarma que indique el momento de la próxima comida. Si quieres tachar de la lista una de las razones por las que nunca consigues saciar el hambre, olvídate de saltarte comidas.

Confundir sed con hambre

Es posible que durante el día nos olvidemos de beber agua frecuentemente. Debemos recordar que la ingesta de líquidos es fundamental para mantenernos hidratados y evitar posibles síntomas leves de deshidratación, como consancio o mareos. Como consecuencia de una baja ingesta de líquidos, nuestro cuerpo nos pide desesperadamente que nos sirvamos un vaso de agua. Es por este motivo que podemos sentir que tenemos hambre cuando lo cierto es que necesitamos agua. Esto ocurre por una confusión en el hipotálamo, una glándula en el cerebro encargada de activar las señales del hambre y la sed, entre otras. Beber agua no debe ser exclusivo de las comidas o cuando estamos sedientos, sino que debemos beber aunque no tengamos sed. Además, beber agua durante las comidas ayuda a reducir el hambre y sentirnos saciados.

¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones - Confundir sed con hambre

Comer demasiado rápido

La sensación de saciedad se consigue cuando nuestro cerebro detecta que hemos comido. En el caso de comer deprisa es probable que al cerebro no le de tiempo de recibir este mensaje, por lo que probablemente seguiremos comiendo y tardaremos más en saciar nuestro apetito. Cuando comemos liberamos hormonas que proporcionan la sensación de saciedad, pero su liberación no es inmediata. Si quieres dejar de tener hambre a todas horas puedes empezar por comer despacio. De esta forma, estimularas la producción de hormonas intestinales que proporcionan la sensación de saciedad. Además, si comes rápido aumentarás tus posibilidades de engordar al no disponer del tiempo suficiente para segregar las hormonas.

¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones - Comer demasiado rápido

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Bienestar.

Escribir comentario sobre ¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones
1 de 6
¿Nunca consigues saciar el hambre? Estas pueden ser las razones

Volver arriba