Compartir

Ojo vago: qué es y ejercicios para corregirlo

 
Por Delfina Viana. Actualizado: 24 octubre 2019
Ojo vago: qué es y ejercicios para corregirlo

La vista normal resulta del buen funcionamiento de los dos ojos y el cerebro trabajando en conjunto. Cuando uno de los dos ojos no funciona bien, sobre todo, en las primeras etapas de la vida, puede generarse una condición denominada "ojo vago", "ojo flojo" o ambliopía (como se la conoce médicamente). Este es el problema de visión más común en la infancia y, cuando no es tratado a tiempo, ocasiona que el problema continúe en la vida adulta. Lo más importante que debes saber es que muchas veces pasa desapercibido y, por lo tanto, es importante saber cuándo consultar al especialista.

En este artículo de ONsalus podrás encontrar información útil y confiable, que te permitirá entender mejor qué es el ojo vago, cuáles son sus síntomas, su tratamiento y qué clase de ejercicios se pueden realizar para corregirlo.

¿Qué es el ojo vago?

Ojo vago (o ambliopía) es un problema en el cual hay disminución de la vista a causa del mal desarrollo de las áreas del cerebro encargadas de la visión. Esto es producido porque por diversas enfermedades que se presentan en la primera infancia, los estímulos no son suficientes y se frena dicho desarrollo.

Puede producirse en un ojo o en ambos, siendo esto último más raro. Las enfermedades que pueden generar ambliopía no son siempre fácilmente detectables, por lo cual es muy importante la prevención. Esto se logra llevando a control con oftalmología o pediatría a todo niño desde los 3 o 4 años, o antes si se observa algo anormal.

Ojo vago: síntomas

Debido a que muchas son las enfermedades que pueden causar el ojo vago, los síntomas que pueden padecer los niños son diversos:

  • Dolores de cabeza.
  • Problemas de lecto-escritura.
  • Desviación de uno o ambos ojos (estrabismo) hacia adentro o hacia afuera.
  • El niño refiere ver menos de un ojo.
  • Ojos que parecen moverse de forma incoordinada.
  • Imposibilidad de fijar la vista.
  • Imposibilidad de seguir un objeto en movimiento.
  • Inclinación de la cabeza.
  • Torpeza, el niño se tropieza frecuentemente o se choca con objetos que lo rodean.
  • Cierre o entrecierre de un ojo.
  • Dificultad para ver películas o dispositivos en 3D.
  • Los resultados de los exámenes de la visión no son normales.

El niño puede no tener ningún síntoma, por lo cual es importante que todos los niños entre 3 y 4 años realicen una consulta a oftalmología a fin de detectar el problema lo más temprano posible.

Así mismo, si el pequeño tiene antecedentes en su familia de estrabismo, de ojo vago, de cataratas infantil o si fue prematuro o padece de alguna enfermedad neurológica, es importante que también realice un control precoz.

Ojo vago: qué es y ejercicios para corregirlo - Ojo vago: síntomas

Tratamiento del ojo vago

El tratamiento del ojo vago se realiza mediante distintas estrategias, siempre buscando el esfuerzo del ojo que menos ve. Esto debe realizarse a una edad temprana, ya que el desarrollo de las estructuras nerviosas de la visión sigue hasta la edad de 6 a 8 años y cuanto antes se detecte el problema, mejores son los resultados que pueden obtenerse. En esta etapa, se intenta lograr la mejor visión posible.

Lo anterior no quiere decir que si el problema se detecta a una edad mayor no haya nada que hacer, ya que hay estudios que confirman que el tratamiento del ojo vago a más edad también puede dar buenos resultados.

La forma de mejorar el ojo vago varía de acuerdo a la causa del mismo, pero básicamente lo que se debe realizar es lo siguiente:

  • Consulta al especialista: como primera medida, si el niño tiene alguno de los síntomas mencionados o si tiene entre 3 y 4 años y nunca fue valorado por especialistas, se sugiere consultar a oftalmología, ya que llegar al diagnóstico de forma certera y precoz generará que el tratamiento tenga mejores resultados.
  • Lentes de corrección: es probable que se detecte algún problema en la visión que requiera la corrección con gafas, por lo cual es muy importante que estas se utilicen durante el tratamiento. A veces, es suficiente para corregir el defecto.
  • Parches de oclusión: es muy común que el especialista indique el uso diario de un parche que cubra el mejor ojo. Este se utiliza habitualmente entre 1 y 3 horas, según indicación médica, y sirve para estimular la visión en el ojo vago y, de esta manera, lograr que el cerebro también se desarrolle adecuadamente. Se sugiere que mientras lo usa, realice actividades que le generen cierto esfuerzo, tales como pintar, leer o ver televisión.
  • Filtros: se coloca en las lentes del ojo más fuerte, de esta manera, se genera desenfoque en el lado sano y mayor esfuerzo por parte del ojo con ambliopía.
  • Gotas oculares: a veces, se indica el uso de atropina. Este es un fármaco que aplicado en el ojo genera desenfoque temporario en el ojo sano, haciendo que el ojo vago deba esforzarse. Cabe aclarar que es una medicación que puede generar efectos secundarios, como sensibilidad a la luz, visión borrosa por tiempo prolongado (horas, días), boca seca, entre otros. No debe utilizarse en lactantes, en pacientes con enfermedades pulmonares, falla cardíaca, arritmias.
  • Cirugía: esta puede ser indicada en casos de estrabismo (desviación de uno o ambos ojos), cataratas, párpado caído.

La mejoría puede evidenciarse después de varias semanas de iniciado el tratamiento, hasta meses después, y la duración del tratamiento puede ir desde seis meses a dos años.

En una segunda etapa, se continúa con una terapia de mantenimiento para evitar que los logros obtenidos se pierdan y la visión empeore. Este tratamiento debe realizarse hasta los 9 o 10 años de edad, aproximadamente.

Ejercicios para corregir el ojo vago

Se han propuesto distintos ejercicios con el fin de corregir el ojo vago o amblíope. Según algunos estudios que comparan el tratamiento con o sin la realización de dichos ejercicios, no encuentran mejores resultados haciéndolos. En cambio, hay otros que sugieren que realizar ejercicios para fortalecer el uso de ambos ojos a la vez es mejor que solo ocluir el ojo sano.

Existe una gran cantidad de ejercicios disponibles en la Internet, pero es importante tener en cuenta que estos deben ser adecuados para cada paciente en particular debido a que la causa de ojo vago es diferente según cada caso. Así, hay ejercicios para:

  • Mejorar la desviación ocular o estrabismo a través de ejercicios musculares.
  • Ejercicios de fijación: armar rompecabezas, leer, dibujar, juegos virtuales.
  • Utilizar otros órganos de los sentidos que ayuden a mejorar la visión.
  • Utilizar interrelación entre ambos ojos.
  • Utilizar las conexiones neuronales de la visión y la memoria.
  • Mejorar la percepción de los objetos en movimiento.

Por otro lado, existen ciertas aplicaciones para los móviles con juegos para mejorar el ojo vago, pero estudios científicos dejaron en evidencia que la mayoría de estas no son chequeadas por profesionales de la visión, haciendo dudoso el beneficio de su utilización.

Por lo tanto, si crees que tu hijo padece de ojo vago, lo mejor es que consultes al especialista en oftalmología, ya que podrá indicarte el mejor tratamiento disponible para lograr los mejores resultados.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ojo vago: qué es y ejercicios para corregirlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Ojos y visión.

Bibliografía
  • Salgado, C. (2005). Ambliopía y estrabismo. Boletín de la Escuela de Medicina, 30(2), 31-36.

Escribir comentario sobre Ojo vago: qué es y ejercicios para corregirlo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Ojo vago: qué es y ejercicios para corregirlo
1 de 2
Ojo vago: qué es y ejercicios para corregirlo

Volver arriba