Orzuelos: causas y remedios

Orzuelos: causas y remedios

Un orzuelo es una protuberancia inflamada y rojiza que aparece en la parte interna o externa del párpado cuando una de las glándulas sebáceas ubicada en la base de las pestañas se infecta. Esto además de esta lesión, ocasiona diversas molestias oculares al paciente como lagrimeo, sensibilidad y sensación de la presencia de algo extraño dentro del ojo. Los orzuelos leves no requieren de un tratamiento médico exhaustivo, pues con el paso de los días tienden a drenar por sí solos y a sanar favorablemente. Ahora bien, es conveniente saber qué tratamientos y qué medidas de higiene se deben asumir en cada caso para evitar complicaciones. En ONsalus explicamos las causas y los remedios más efectivos para los orzuelos.

Causas de los orzuelos

Los orzuelos aparecen cuando una de las glándulas sebáceas localizadas en el borde de los párpados se bloquea y se inflama debido a una multiplicación de las bacterias dentro de la misma. Esto, generalmente, está causado por la proliferación de unas bacterias denominadas estafilococos, las cuales viven en la piel y en la nariz de manera inofensiva pero que pueden ocasionar una infección cuando entran a través de reducidas aberturas en la piel o en el párpado y crecen de forma excesiva.

Además de esta que es la causa más común, un orzuelo también puede aparecer debido al padecimiento de la inflamación crónica de los párpados, condición conocida como blefaritis. Esta aumenta el riesgo de tener orzuelos y ocasiona, además, síntomas como enrojecimiento, irritación, picor, hinchazón, lagrimeo, formación de escamas y costras. En este caso, es esencial seguir el tratamiento indicado por el médico así como las medidas de higiene ocular oportunas para prevenir la aparición de orzuelos.

Otros posibles factores desencadenantes de los orzuelos son el estrés y la ansiedad, los cambios hormonales y las bajadas de defensas. Así mismo, malos hábitos de higiene incrementa el riesgo de que los párpados queden expuestos a la infección, por lo que es importante evitar:

  • Tocarse o frotarse los ojos con las manos sucias.
  • No desmaquillarse los ojos por las noches.
  • Maquillarse los ojos con productos cosméticos en mal estado o caducados.
  • Cambiarse las lentillas sin haberse lavado las manos previamente.
  • No desinfectar las lentillas antes de colocárselas.

Síntomas de los orzuelos

La manifestación característica de un orzuelo es la aparición de una protuberancia enrojecida e inflamada en el párpado, con una mancha amarilla en el centro debido a la presencia de pus o grasa en su interior. Esta lesión es muy similar a la de un grano o forúnculo común que puede aparecer en cualquier parte de la piel. Además de la protuberancia descrita, se presentan otros síntomas como:

  • Dolor o molestias en el párpado.
  • Hinchazón del párpado.
  • Lagrimeo.
  • Formación de legañas alrededor del párpado.
  • Sensación ocular arenosa como si hubiera algún cuerpo extraño dentro del ojo.
  • Sensibilidad a la luz.

En la mayoría de casos, los orzuelos se desarrollan en pocos días y drenan y se curan por sí solos de forma espontánea, generalmente, al cabo de unos siete días. Esto sucederá así si se llevan a cabo las medidas de higiene y los tratamientos que más adelante explicamos, y si se respetan las indicaciones del médico. De todas maneras, será fundamental consultar con el médico de forma urgente si el orzuelo no empieza a mejorar pasadas unas 48 horas, si la lesión o la hinchazón se extiende hacia otras áreas del ojo o la cara, se presentan problemas de visión, lagrimeo o sensibilidad excesivos, sangrado de la protuberancia.

Tratamiento de los orzuelos

Como se ha indicado, los orzuelos tienden a desaparecer por sí solos al cabo de unos días, por lo que para favorecer su sanación el principal tratamiento recomendado es el de aplicar compresas húmedas y calientes en la zona afectada. Para realizar este procedimiento de forma adecuada, se deben poner en práctica los siguientes pasos:

  • Empapar una toalla suave o gasa en agua caliente y dejar templar un poco.
  • Colocar la compresa húmeda y caliente sobre el párpado afectado.
  • Aguantar la compresa en contacto con el área afectada durante unos 10 o 15 minutos. De esta forma, se favorece el drenaje de la protuberancia.
  • Repetir este tratamiento unas 3 o 4 veces al día hasta observar la mejoría del orzuelo.

Además de esto, es importante mantener los ojos limpios y el área afectada libre exceso de grasa y costras. Para ello, lo más aconsejable es utilizar un bastoncillo de algodón empapado en agua a lo largo del borde del párpado. Por otro lado, no se debe tratar de reventar el orzuelo, ya que este proceso debe ocurrir de forma natural; ni utilizar maquillaje de ojos o lentillas hasta que la infección se cure por completo, pues de lo contrario esta podría extenderse y complicarse en gran medida.

El tratamiento médico para los orzuelos puede basarse en la aplicación de una crema o pomada antibiótica y antiinflamatoria para acabar con la infección por completo y reducir las molestias. Por lo general, no suelen recetarse antibióticos orales a no ser que se trate de una infección más complicada y severa.

Por último, en el caso de que el orzuelo no mejore con los tratamientos anteriores, sea muy doloroso y no drene por sí mismo, el médico puede valorar la opción de una pequeña incisión quirúrgica. Se realiza una abertura en el orzuelo con un bisturí para extraer todo el material purulento que hay en su interior e impedir, por consiguiente, que se convierta en una infección recurrente.

Remedios naturales para los orzuelos

Cuando no se trata de una infección grave, es posible recurrir a algunos tratamientos naturales para curar los orzuelos más rápidamente. Son remedios caseros sencillos que se pueden llevar a cabo en casa de forma cómoda y que ayudan, sobre todo, a reducir los síntomas que provocan esta condición. Los más efectivos son los siguientes:

  • Manzanilla. Esta planta ayuda a disminuir tanto la inflamación como el dolor producidos por el orzuelo. Se puede empapar una gasa en una infusión de manzanilla y, cuando esté tibia, colocarla sobre el párpado afectado durante unos 10 minutos. También se pueden colocar directamente las bolsitas de manzanilla o de té sobre el ojo dañado.
  • Perejil. Hervir unas ramas de perejil en agua durante 10 minutos y colar el líquido obtenido. Empapar en él una gasa limpia y aplicarla sobre el párpado hasta que se enfríe. Esto ayudará a reducir la inflamación y la sensibilidad.
  • Semillas de cilantro. Añadir 1 cucharada pequeña de semillas de cilantro en una taza de agua y lavar los ojos con esta preparación unas 3 o 4 veces al día.
  • Pepino. El pepino es un alimento astringente y con efectos muy refrescantes. Cortar una rodaja de pepino y colocarla sobre el párpado afectado dejándolo reposar durante unos 5 o 10 minutos para disminuir la inflamación.
  • Aloe vera. El gel de aloe vera es eficaz para lucha contra la infección y favorecer la sanación del párpado afectado. Mojar un bastoncillo de algodón con la pulpa de una hoja de aloe vera y pasarlo con suavidad por el párpado tanto por la mañana como por la noche.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Orzuelos: causas y remedios, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Ojos y visión.