Compartir

Para qué sirven las inyecciones de heparina

Para qué sirven las inyecciones de heparina

La heparina es una sustancia que se produce en el hígado y lo podemos encontrar en los diferentes tejidos del cuerpo, con una mayor concentración en el hígado, el músculo y los pulmones. Tiene como función impedir que las proteínas del plasma sanguíneo, que participan en la coagulación, se transformen en la enzima trombina, por lo que actúa como un anticoagulante. Aunque la heparina se produce de forma natural en el cuerpo humano, también se puede obtener, para su uso clínico, de la mucosa intestinal del cerdo o de los pulmones bovinos.

Las inyecciones de heparina se administran por vía subcutánea o vía endovenosa, y aunque puede ser absorbida por vía intramuscular no se recomienda, debido a que produce hematomas. Su vida promedio en el cuerpo es de 56 hasta 152 minutos, dependiendo de la dosis inyectada. Ya que varia el modo de acción de la heparina de acuerdo a cuantas unidades se utilizaron en la preparación del fármaco, es necesario que acudas con el médico para que realice un diagnostico y te prescriba la dosis correcta a tu situación. En términos generales, las inyecciones de heparina son conocidas por su acción contra la trombosis, pero tienen varios usos y en este artículo de ONsalus te explicaremos para qué sirven las inyecciones de heparina.

También te puede interesar: Qué es el RDW en un análisis de sangre

Para evitar la formación de coágulos de sangre

En personas que presentan alguna condición médica que las hace propensas a desarrollar coágulos de sangre en el torrente sanguíneo, frecuentemente se les prescribe el uso de inyecciones de heparina. El modo de acción de la heparina, una vez administrada, consiste en combinarse con una proteína que bloquea a la enzima que inicia la coagulación, por lo que la vuelve más eficiente y no permite que se formen los posibles coágulos de sangre.

Por otro lado, también evita que los componentes necesarios para que la enzima entre en acción no sean estimulados y se disminuye la probabilidad de que se produzca un coágulo por otra vía. La cantidad de inyecciones de heparina que se deben administrar dependerá de lo que indique el médico y el tipo de preparación que mejor se ajuste, pero puede ser una o tres inyecciones diarias.

Para la trombosis

Cuando el coagulo de sangre ya está obstruyendo algún vaso sanguíneo, la inyección de heparina debe ser en dosis muy altas. Suele indicarse su uso para tratar trombosis venosa profunda y tromboembolismo pulmonar.

Las inyecciones de heparina retardarán y estabilizarán la tromboplastina, una enzima que favorece la formación de la trombina, la cual origina la coagulación. Por lo tanto, estas inyecciones evitaran que sigan creciendo los coágulos, pero no disminuye el tamaño de los mismos. El tratamiento para la trombosis con inyecciones de heparina debe mantenerse controlada y en estricta vigilancia, con base en el estado de la condición, al pasar los días, se suele ir modificando la dosis administrada.

Para qué sirven las inyecciones de heparina - Para la trombosis

Para prevenir enfermedades y complicaciones

Las inyecciones de heparina también sirven como un método para evitar complicaciones por tromboembolia después de una intervención quirúrgica. Para ello, se debe inyectar una dosis baja de heparina antes y después de la operación, según los horarios y recomendaciones del médico, que suele ser hasta, por lo menos, 48 horas después de que el paciente está activo. Este tratamiento es frecuentemente utilizado en personas con cirugía abdominal o torácica electiva, también se ha observado una disminución de la mortalidad por embolismo pulmonar.

Para la canalización

Si es necesario que una persona mantenga un catéter por un largo tiempo, ya sea para la administración de medicamentos o toma de sangre, frecuentemente se utiliza la heparina en pequeñas dosis para prevenir el posible desarrollo de coágulos de sangre, esto con el objetivo de mantener permeable los ductos de la canalización. La cantidad de inyecciones administrada dependerá de los días que tenga que mantenerse funcionando el catéter.

Para qué sirven las inyecciones de heparina - Para la canalización

Para el desorden autoinmune en el embarazo

Otra de las aplicaciones de las inyecciones de heparina tiene que ver con un síndrome de desorden autoinmune que vuelve al paciente propenso a una mayor incidencia de formación de coágulos de sangre y que durante el embarazo acarrea otras complicaciones, principalmente aborto, muerte fetal, parto prematuro, limitación del crecimiento fetal, desprendimiento prematuro de la placenta y preeclampsia.

En este caso, el tratamiento es una combinación de dosis bajas de heparina y de ácido acetilsalicílico, se inicia desde el momento en que se comprueba el embarazo y se continúa hasta el parto. La inyección de heparina disminuye la probabilidad de padecer complicaciones; asimismo, aumenta la tasa de supervivencia del feto. Durante su administración no hay riesgo de que la heparina afecte el sistema circulatorio del feto, ya que no atraviesa la placenta. No obstante, siempre debe seguir el tratamiento que el médico ha indicado, si presenta molestias debe notificarle antes de cualquier cambio.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Para qué sirven las inyecciones de heparina, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Escribir comentario sobre Para qué sirven las inyecciones de heparina

¿Qué te ha parecido el artículo?

Para qué sirven las inyecciones de heparina
1 de 3
Para qué sirven las inyecciones de heparina

Volver arriba