Compartir

Policitemia primaria: causas, síntomas y tratamiento

Por Manuel Alejandro Patiño, Psicólogo Clínico y psiconeuroinmunólogo. Actualizado: 26 marzo 2018
Policitemia primaria: causas, síntomas y tratamiento

La sangre, principal fluido vital dentro del cuerpo y los órganos que la producen, pueden desarrollar anomalías, enfermedades o síndromes de mayor o menor gravedad que ponen en riesgo cada extremo del cuerpo a donde esta llegue. La médula ósea, productor principal de las células sanguíneas, puede presentar los llamados síndromes mieloproliferativos como la policitemia primaria, lo cual se traduce en la alteración de los niveles de producción de los glóbulos rojos u otras células sanguíneas, manteniendo sus concentraciones en sangre por encima de los niveles normales.

Sigue con nosotros en el siguiente artículo en ONsalus para conocer información precisa acerca de la policitemia primaria: causas, síntomas y tratamiento.

Causas de la policitemia primaria

La policitemia primaria, también conocida como eritremia, policitemia vera o enfermedad de Vazquez-Osler, es un síndrome de tipo mieloproliferativo crónico, caracterizado por un incremento en la concentración de células sanguíneas, especialmente los glóbulos rojos (también llamados hematíes o eritrocitos).

Dicho desajuste nace en la médula ósea la cual, debido a alteraciones en los genes que comandan la eritrogenesis, y hace que estas células se produzcan a un ritmo y cantidad mucho mayores de lo que el cuerpo puede utilizar para funcionar de forma apropiada. Esto permite que la sangre se haga más espesa. Así, una policitemia priamria sin cuidado puede causar dificultad en la capacidad de la sangre de circular. La policitemia se encuentra en casos mucho menos frecuentes alterando además la producción de leucocitos (glóbulos blancos) y/o de plaquetas.

Este síndrome es extremadamente raro de encontrar en personas menores a los 45 años. Si se hace más común en individuos con 60 o más años y en mujeres, con una incidencia menor a 8 casos por cada millón de habitantes en España.

Policitemia primaria: causas, síntomas y tratamiento - Causas de la policitemia primaria

Policitemia primaria: síntomas y complicaciones

Los principales signos y síntomas de este síndrome se derivan de la hiperviscosidad que la sangre desarrolla en esta condición, produciendo en la mayoría de los casos:

  • Enrojecimiento de la piel y el rostro. En ocasiones también puede presentarse azulada.
  • Sagrado dentro de la piel
  • Recurrente prurito y picazón en todo el cuerpo.
  • Conjuntivitis y alteraciones visuales.
  • Formación de coágulos sanguíneos.
  • Disnea y mareos.
  • Fallos en la propiocepción (equilibrio y ubicación espacial).
  • Cefalea.
  • Hormigueos.
  • Aumento del calor corporal y sensación térmica interna, pudiendo sentir fuerte ardor, principalmente en manos y pies.
  • Sensación de hinchazón y dolor debajo de las costillas y al lado izquierdo del abdomen, debido a la inflamación del bazo.

La gran variedad de síntomas mencionados se deben a lo espesa que se vuelve la sangre y la dificulta para que esta transcurra con normalidad por todo el organismo. En algunos desenlaces más desfavorables de la policitemia primaria podemos encontrar lo siguiente:

  • Trombosis
  • Hemorragias internas graves, especialmente en el sistema digestivo.
  • Accidentes cerebrovasculares.

Diagnóstico de la policitemia primaria

La mayoría de las policitemias primaria que se diagnostican antes de llegar a un agravamiento avanzado son de forma accidental (sin imaginar que existía) en un examen de sangre de rutina, al encontrar el desbalance en la cantidad de los distintos tipos de glóbulos y plaquetas.

Altas concentraciones de eritrocitos, leucocitos y/o células plaquetarias pueden activar las alarmas de este síndrome. Luego se puede proceder a uno o varios de los siguientes exámenes para proceder a la confirmación del síndrome:

  • Biopsia de médula ósea.
  • Radiografías abdominales para descartar la posibilidad de policitemias secundarias.
  • Estudio molecular para confirmar la alteración a nivel genético.

Estos estudios adicionales son pertinentes a aplicar para evaluar otras alteraciones de potencial riesgo tanto a nivel molecular como medular que indiquen que la policitemia esté siendo un preámbulo a otras patologías sanguíneas como la leucemia.

Policitemia primaria: causas, síntomas y tratamiento - Diagnóstico de la policitemia primaria

Tratamiento de la policitemia primaria

Este síndrome es crónico y hasta ahora, irreversible, siendo posible únicamente contener la afección para que no derive en males mayores, esto es controlando los niveles de hematíes y monitorear constantemente la salud general del paciente con el fin de reducir, por ejemplo, las posibilidades de trombosis y coagulaciones. Las intervenciones más frecuentadas son:

  • Sangría o extracción periódica de sangre para así reducir los niveles de hematíes.
  • Administración de ácido acetilsalicílico (aspirina).
  • Administración intravenosa de hidroxiurea: para pacientes con riesgo de accidentes trombóticos, a los cuales las transfusiones de sangre resultarían e un riesgo mayor.

Todos estos tratamientos, incluyendo la administración del caso de la aspirina, su administración y posología deben estar supervisadas por un médico capacitado que se mantenga monitoreando el caso y seguir las indicaciones de frecuencia de asistencia a consulta.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Policitemia primaria: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Escribir comentario sobre Policitemia primaria: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Policitemia primaria: causas, síntomas y tratamiento
1 de 3
Policitemia primaria: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba