Compartir

Policitemia vera: tipos, síntomas y tratamiento

Por Mireia Aliaga, Periodista especializada en salud. 27 mayo 2016
Policitemia vera: tipos, síntomas y tratamiento

Las neoplasias mieloproliferativas crónicas son un grupo de enfermedades que ocasionan que la médula ósea produzca cantidades excesivas de glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas. Para diagnosticar estas patologías se debe examinar en profundidad la sangre y la médula. Existen seis tipos de neoplasias mieloproliferativas: leucemia mielógena crónica, mielofibrosis primaria, trombocitemia esencial, leucemia neutrofílica crónica, leucemia eosinofílica crónica y policitemia vera, a esta última afección dedicamos este trabajo de ONsalus.

La policitemia vera es una enfermedad de la médula ósea que ocasiona que esta produzca cantidades excesivas de células sanguíneas, principalmente de glóbulos rojos, lo cual puede conducir a sufrir dolor de cabeza, debilidad y comezón. Es una condición que suele ser más frecuente a partir de los 60 años de edad. A continuación podrás conocer cuáles son los síntomas de la policitemia vera, tipos y tratamiento.

Tipos de policitemia vera

La policitemia vera es un tipo de neoplasia mieloproliferativa que ocasiona un trastorno en la médula ósea haciendo que esta aumente su producción de células sanguíneas. El tipo de células sanguíneas que abunden en la sangre dependerá de la fase o tipo de la policitemia vera:

  • Policitemia vera primaria: se presenta una proliferación descontrolada de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Se cree que la aparición de esta condición se debe a una mutación del gen JAK2. Esta enfermedad ocurre porque se produce una alteración de la célula madre hematopoyética, la cual da lugar a todas las células sanguíneas
  • Policitemia vera: se presenta una proliferación excesiva únicamente de glóbulos rojos, los cuales también aumentan en volumen. Se divide en dos grupos: polictemia apropiada, cuando la enfermedad ocurre como respuesta a la hipoxia (falta de oxígeno en la sangre) y es más común en personas que viven en zonas muy altas, fuman en exceso o tienen enfermedad cardiopulmonar. El segundo tipo se conoce como policitemia inapropiada, y ocurre cuando la proliferación de glóbulos rojas se deriva de una producción anormal de eritropoyetina, sustancia que abunda en personas con tumores.

El exceso de glóbulos rojos que deriva la policitemia vera puede ocasionar que la sangre sea más espesa, que se agrande el baso por exceso de glóbulos rojos en el mismo y también puede provocar sangrados y formación de coágulos sanguíneos. Esta enfermedad es muy rara y aunque suele ser diagnosticada en personas sexagenarias, también se puede diagnosticar en niños y en la edad adulta. Las personas con policitemia vera pueden llevar con tratamiento una vida normal, aunque tienen mayor riesgo de desarrollar trombosis, hemorragias, leucemia aguda y otros tipos de cáncer.

Síntomas de la policitemia vera

Por lo general, los síntomas de la policitemia vera pueden tardar en manifestarse y suelen hacerlo de manera gradual, por lo que es común que vayan apareciendo poco a poco y no se asocien entre sí. Asimismo, muchos de los síntomas de esta enfermedad son muy generalizados, por lo que asociarlos con la patología resulta aún más difícil. Los principales síntomas de la policitemia vera son:

  • Cansancio.
  • Dolor de cabeza.
  • Visión doble o borrosa.
  • Comezón, sobre todo después de la ducha.
  • Vértigo y acúfenos.
  • Aumento en el volumen de la sangre.
  • Mareo.
  • Dificultad respiratoria al estar acostado.
  • Sangrado excesivo.
  • Llenura en la parte superior izquierda del abdomen debido al agrandamiento del baso, lo cual ocurre en 40% de las personas con esta enfermedad.
  • Coloración rojiza en cachetes y nariz.
  • Puntos rojos en la piel o coloración azulada de la misma.
Policitemia vera: tipos, síntomas y tratamiento - Síntomas de la policitemia vera

Diagnóstico de la policitemia vera

Por lo general, la mayoría de las personas que padecen esta enfermedad son diagnosticadas por sorpresa. Y es que como los síntomas son tan aislados y progresan lentamente, en la mayoría de los casos el doctor sospecha la existencia de este trastorno por los resultado de una simple analítica que arroja valores alterados de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, o solamente niveles elevados de glóbulos rojos.

Para corroborar el diagnóstico es necesario que la persona sea examinada por un hematólogo, especialista de la sangre que pedirá la realización de diversos estudios para comprobar que la persona tiene policitemia vera y descartar otras enfermedades y neoplasias mieloproliferativas. Los exámenes que puede solicitar el médico son:

  • Aspirado y biopsia de médula ósea.
  • Conteo sanguíneo con fórmula leucocitaria.
  • Nivel de eritropoyetina.
  • Pruebas genéticas para identificar si hay mutación del gen JAK2.
  • Saturación de oxígeno en la sangre.
  • Masa de glóbulos rojos.
  • Vitamina B12.
  • Examen de agregación plaquetaria.
Policitemia vera: tipos, síntomas y tratamiento - Diagnóstico de la policitemia vera

Tratamiento de la policitemia vera

El tratamiento de la policitemia vera es fundamental para la vida de quien la padece, ya que una persona con esta enfermedad y sin tratamiento tiene una supervivencia de 18 meses. El objetivo del tratamiento de la policitemia vera es reducir el espesor de la sangre para prevenir que ocurran trombos o hemorragias. La policitemia vera se trata de la siguiente manera:

  • Flebotomía: constituye la base de todo el tratamiento. Se realiza para reducir el espesor de la sangre y evitar sangrados y coágulos. Este tratamiento consiste en extraer semanalmente una unidad de sangre (0.47 litros) para reducir el hematocrito. La constancia del examen dependerá de la necesidad de la persona.
  • Consumo de medicamentos: esta enfermedad también sugiere la ingesta de medicinas que ayuden a mejorar los síntomas. Por lo tanto, se receta el consumo de antiagregantes como la aspirina para reducir el riesgo de trombosis, infarto al miocardio, infarto cerebral e infarto pulmonar. También se indica el consumo de interferón para reducir los hemogramas y anegrelide para reducir los conteos de plaquetas.
  • Quimioterapia: en personas mayores a veces se recomienda aplicar algunos tipos de quimioterapia para ayudarlos a tratar la condición.
Policitemia vera: tipos, síntomas y tratamiento - Tratamiento de la policitemia vera

Complicaciones de la policitemia vera

Las complicaciones más frecuentes en las personas con policitemia vera son:

  • Trombosis: formación de trombos en los vasos sanguíneos, arterias o venas. La trombosis pueden afectar los vasos sanguíneos de cualquier parte del organismo y puede ser la causa de accidentes cerebrovasculares, anginas, infarto al miocardio, tromboembolismo pulmonar o trombosis en las extremidades.
  • Hemorragias: puede ocurrir en forma digestiva, ocasionando sangrado gástrico. También se pueden presentar hemorragias nasales.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Policitemia vera: tipos, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Escribir comentario sobre Policitemia vera: tipos, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Policitemia vera: tipos, síntomas y tratamiento
1 de 4
Policitemia vera: tipos, síntomas y tratamiento

Volver arriba