Compartir

Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes

 
Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes

El mal aliento, conocido médicamente como halitosis, puede deberse a múltiples razones y no solo a la mala higiene dental. Por lo tanto, es comprensible que aún cuando laves tus dientes varias veces al día puedas tener este problema.

Mal estado de piezas dentarias, enfermedades digestivas, problemas en la faringe, malos hábitos alimenticios, tabaquismo son algunas de las razones más frecuentes.

Si quieres saber por qué tienes mal aliento aunque te laves los dientes, entonces, continúa leyendo el siguiente artículo de ONsalus.

También te puede interesar: Trucos para ayudar a combatir el mal aliento

Mal aliento por problemas odontológicos y bucales

La alteración en la flora bacteriana propia de la boca con aumento de las bacterias de tipo anaerobio o de un hongo llamado cándida. Esta es una de las causas más frecuentes de mal aliento, lo que suele ser empeorado por la inflamación de las encías (gingivitis) y el uso de enjuagues bucales que matan las bacterias propias, haciendo que aumenten los microorganismos oportunistas. Estas bacterias generan compuestos (mercaptanos y sulfuros) que causan el mal olor.

Esto también sucede si las prótesis dentales no son limpiadas correctamente.

Por otro lado, si tienes piezas dentarias en mal estado es esperable que sufras de halitosis, aún cuando laves tus dientes una y otra vez. Puedes además sentir molestias al masticar, con la comida muy fría o muy caliente o dolor.

Otra posible razón es la falta de saliva, causada por el mal funcionamiento de las glándulas salivales o la deshidratación. En las personas mayores que consumen poco líquido, suele verse que hay menos producción de saliva, con lo cual se favorece el mal aliento.

Una disminución de la salivación también sucede con algunas medicaciones como antidepresivos, ansiolíticos o antihipertensivos.

¿Qué hacer?

Es recomendable la higiene no solo de los dientes, sino también de las encías y la lengua. Para limpiar esta última, es conveniente hacerlo por arrastre (con una cuchara o hilo dental), ya que con el cepillado se reparten las bacterias por la boca.

Debes visitar a un o una especialista en odontología al menos una vez al año o antes si tienes alguno de esos síntomas. Es necesario revisar la boca para descartar los posibles problemas.

Una buena alimentación e hidratación son clave para mejorar la flora corporal, incluida la de la boca.

Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes - Mal aliento por problemas odontológicos y bucales

Halitosis por enfermedades en la faringe

La causa más común de mal aliento por problemas faríngeos se ubica en las amígdalas. Por su anatomía, estas estructuras son crípticas, lo cual significa que no son lisas sino que tienen pequeñas cuevas. Es allí donde puede acumularse restos de comida o detritus propios de la amígdala, causantes del mal aliento.

Este problema es bastante común y se conoce como cáseum. Puedes notar que cada tanto aparecen unas bolitas blancas en las amígdalas (que muchos confunden con placas bacterianas).

Otra posibilidad es que haya una inflamación aguda (por infecciones, por ejemplo) o crónica (por reflujo o alergia), tanto en las amígdalas como en el resto de la faringe. Esto puede producir acumulación de moco o secreciones fétidas que se traducen en mal aliento permanente.

Un tumor faríngeo también puede dar lugar a mal olor, por sí mismo o por un tratamiento con radioterapia.

Tratamiento

Depende de la causa:

  • Cáseum amigdalino: puede intentarse corregir el problema mejorando los hábitos alimentarios: cereales integrales, frutas y verduras y endulzantes más sanos como el azúcar integral o la miel, pero a menudo este problema se termina en el quirófano. Quitar las amígdalas puede llegar a terminar con tu problema de mal aliento, pero como también puede haber otras causas a la vez, no siempre es definitivo. Conviene descartar todas las causas antes de someterte a una amigdalectomía.
  • Inflamación faríngea: si el problema es por reflujo de ácido desde el estómago, lo mejor es seguir un tratamiento y sobre todo cambiar los hábitos alimenticios. Mejorar la alimentación también es clave para mejorar los problemas alérgicos y reducir el tamaño de amígdalas y adenoides. También pueden intentarse tratamientos antiinflamatorios o incluso puede llegarse a cirugía en algunos casos.
  • En caso de tumor, se debe realizar el tratamiento para reducir el tamaño del mismo o extirparlo mediante cirugía. Si el caso fuera la radioterapia, se espera que después de un tiempo vaya mejorando la salivación y las estructuras vayan sanando, con lo cual debería mejorar la halitosis.
Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes - Halitosis por enfermedades en la faringe

Halitosis por malos hábitos alimenticios

Como hemos visto, la alimentación juega un papel clave no solo a nivel digestivo sino también a nivel general. Consumir excesivamente productos procesados (con colorantes, conservantes, endulzantes, etc.), puede llevar a un estado de inflamación corporal.

Por otro lado, la mala combinación de alimentos, aun saludables, puede generar mal aliento. Comer fruta junto con la comida o después de ella se traduce en fermentación en el tracto digestivo. Esto genera mal olor que se elimina por la boca.

Por otro lado, un exceso de carne también es causante de halitosis. La carne se digiere muy lentamente y va generando residuos (cadaverina y putrescina) que no solo generan mal aliento, también causan flatulencia, hinchazón y pueden acumularse favoreciendo la aparición de enfermedades crónicas.

El reflujo y la acidez estomacal también son generadores de mal aliento. Comer grandes cantidades de comida, acostarse después de ingerir alimentos, beber líquidos junto con los alimentos, consumir bebidas carbonatadas, el consumo de alcohol y tabaco son todos factores que favorecen este tipo de problemas.

Si quieres mejorar tus hábitos, debes prestar más atención no solo a lo que comes sino a cómo lo haces.

Enfermedades rinosinusales

Las rinosinusitis agudas y crónicas pueden generar muy mal aliento. Tragar moco permanentemente, dolores de cabeza, secreciones nasales amarillentas o verdosas y no sentir olores son algunos de los síntomas más importantes.

Los cuerpos extraños nasales, los tumores o la atresia de coanas también pueden dar mal olor.

El tratamiento dependerá de la causa:

  • Si se trata de una rinosinusitis bacteriana, en la mayoría de los casos, se necesita un antibiótico.
  • Si la causa es alérgica, necesitarás antiinflamatorios locales y mejorar tus hábitos de alimentación.
  • Si un hongo causa la inflamación rinosinusal, puedes llegar incluso a necesitar cirugía.

Los lavados nasales son importantes en todos los casos.

Tabaquismo como causante del mal aliento

Son bien conocidos los efectos del cigarrillo en cuanto a la degeneración de los tejidos y la producción de cáncer. El consumo de tabaco regularmente genera inflamación crónica desde la boca a los pulmones. Esto hace que aumente la producción de moco y favorece la aparición de mal aliento.

La única solución es dejar de fumar. Puedes lavar tus dientes permanentemente, usar colutorios o mascar chicles de menta, pero nunca quitarás ese mal sabor y aliento si no cambias tus hábitos.

Otras enfermedades que pueden causar mal aliento

Otras condiciones que pueden hacer que te huela el aliento aunque te laves los dientes son:

Enfermedades digestivas

Divertículos esofágicos, tumores del tracto digestivo o síndromes de malabsorción pueden ocasionar mal aliento, pero no es muy frecuente. En el caso de los tumores o malabsorción, puede haber también pérdida de peso o dolor abdominal.

Una gastroenteritis con diarrea o vómitos puede causar mal olor en la boca también.

Insuficiencia hepática o renal graves

En ambos casos, el cuerpo está muy enfermo. El mal aliento es solo uno de tantos otros síntomas.

Diabetes

Es típico el aliento cetónico, similar a manzanas, que expele una persona con diabetes.

En todos los casos, el mal aliento solo puede combatirse tratando la enfermedad de base.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Dientes y boca.

Bibliografía
  • Sombié R, Tiendrébéogo AJF, Guiguimdé WPL, et al. Halitose: approches diagnostiques et thérapeutiques pluridisciplinaires [Halitosis: multidisciplinary diagnostic and therapeutic approaches]. Pan Afr Med J. 2018;30:201. Published 2018 Jul 10. doi:10.11604/pamj.2018.30.201.10951
  • Silva MF, Leite FRM, Ferreira LB, et al. Estimated prevalence of halitosis: a systematic review and meta-regression analysis. Clin Oral Investig. 2018;22(1):47-55. doi:10.1007/s00784-017-2164-5
  • Scully C. Halitosis. BMJ Clin Evid. 2014;2014:1305. Published 2014 Sep 18.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes
1 de 3
Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes

Volver arriba