Compartir

Propiedades del tomate para la piel

Propiedades del tomate para la piel

Muchas veces se ha hablado de las propiedades del tomate para la piel, sobretodo en los tratamientos contra el acné, pero ¿Qué hay de cierto entre tanta leyenda urbana?. Esta fruta que mucha gente cree que es una verdura ha demostrado que, tomada de forma regular, ayuda a reducir el colesterol, los problemas cardiovasculares y hasta algunas formas de cáncer, pero ¿cuáles son las propiedades del tomate para la piel?

En el siguiente artículo de ONsalus te explicaremos cuál es su composición para poder descifrar qué beneficios saca tu cuerpo de hacerte tratamientos con tomate.

Beneficios del tomate para la piel

En la composición del tomate encontramos un altísimo porcentaje de nutrientes que pueden ser muy beneficiosos para mantener cuidada tu piel. Entre estos nutrientes hay la vitamina C, la vitamina A, distintas proteínas y, sobretodo, el licopeno. El licopeno, que es lo que le da ese distintivo tono rojo al tomate, es un carotenoide que actúa contra los radicales libres por su gran efecto antioxidante.

Aclara la piel

En tus tratamientos de belleza habitual puedes incluir el tomate, ya que puede ayudar a aclararte el tono de la piel sin la agresividad de los productos cosméticos y de una forma mucho más natural. El tomate transforma el tono opaco de la piel, dándole un aspecto mucho más joven, ayudando a quitar las manchas y aclarar las marcas del tiempo.

Combate la piel grasa

Aplicado directamente sobre la piel, la pulpa del tomate es un excelente remedio para las pieles grasosas, pues es capaz de actuar en las glándulas sebáceas que provocan el exceso de grasa penetrando en los poros y mejorando el aspecto de la piel.

Limpieza total

Frotarse el tomate por la cara haciendo movimientos circulares es una fantástica forma de eliminar la suciedad que se acumula en los poros y limpiar la dermis de las células muertas que pueda haber.

Calma la irritación

Las propiedades del tomate para la piel no son solo estéticas, sino que también ayuda a combatir algunos de los síntomas de la piel atópica y la irritación. A causa de la acidez de esta fruta, el tomate te ayuda a regular el pH de tu piel aliviando la irritación de la piel.

Cierra los poros

Los poros, cuando están abiertos o son demasiado grandes, fomentan que la suciedad se vaya acumulando en su interior, cosa que puede dar lugar a los antiestéticos puntos negros y a poder provocar infecciones.

El tomate tiene un efecto astringente natural, provocando el encogimiento de los poros, dificultando así que la suciedad se pueda acumular en ellos.

Contra las quemaduras

Los antioxidantes del tomate son un fantástico remedio para apaciguar los síntomas producidos por las quemaduras solares. El efecto de los antioxidantes ayuda a reparar las células muertas y dañadas de la dermis, acelerando su recuperación. Además, estudios recientes han demostrado que aquellas personas que consumen tomate de forma regular desarrollan una mayor resistencia a los efectos de la luz solar.

Rejuvenece la piel

Con los años, a nuestro cuerpo le cuesta más producir colágeno, una proteína cuya ausencia es una de las principales causas de la aparición de las arrugas y las líneas derivadas del envejecimiento. La cuestión es que el tomate estimula la creación de colágeno, por la cual cosa, ayuda a mantener la elasticidad de la piel, previniendo la aparición de arrugas y manteniéndola más firme y sana.

Cómo usar el tomate para la piel

Una vez hemos descubierto todos los beneficios del tomate para la piel es momento de preguntarse cómo usarlo. Lo cierto es que existen distintas formas, por lo que deberemos escoger una u otra dependiendo de la función que queramos cumplir. A continuación te explicamos cómo usar el tomate para los distintos tratamientos estéticos:

  • Obviamente, la primera forma de aprovecharse de los beneficios del tomate es introduciéndolo en nuestra dieta. De este modo, no solamente la piel se beneficia de sus propiedades, sino que el organismo entero puede nutrirse de todas sus cualidades.
  • Para limpiar los poros, hacer liftings o para reducir los brotes de acné la mejor manera es cortar el tomate en rodajas y aplicarlas sobre el rostro con una leve presión, frotando la piel con movimientos circulares para que los poros se abran y el tomate pueda penetrar. Una vez hecho el masaje se debe dejar reposar el tomate encima de la cara por 10 minutos, para posteriormente lavarla con agua fría.
  • Otra opción es fabricarte una mascarilla de tomate casera. Para hacerla, vacía la pulpa de un tomate con una cuchara y mézclala con un chorro de leche, con un aguacate pequeño o con un poco de miel. Una vez mezclado y creada la pasta, cúbrete el rostro con ella y déjala reposar durante 20 minutos.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Propiedades del tomate para la piel, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Tratamientos estéticos .

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Propiedades del tomate para la piel

¿Qué te ha parecido el artículo?

Propiedades del tomate para la piel
1 de 3
Propiedades del tomate para la piel