¿Puedo tomar antibiótico durante el embarazo?

¿Puedo tomar antibiótico durante el embarazo?

El embarazo es una etapa de la vida tan apasionante como llena de dudas. Formar una vida dentro de tu cuerpo es una responsabilidad que conlleva muchas incógnitas. Durante nueve meses, la mujer está en un estado en el que debe tener sumo cuidado en su día a día, siendo supervisada toda su evolución y cualquier tipo de alteración que pueda causar algún perjuicio para la madre y el bebé en formación.

En algunos casos la mujer embarazada puede enfermarse y presentar procesos infecciosos que deben ser tratados netamente con el uso de antibióticos, en estos casos se hace necesario el conocimiento de si se pueden tomar y cuáles serían los fármacos de elección para esta interrogante. Es por ello que en el siguiente artículo de ONsalus te responderemos a la pregunta de si puedo tomar antibióticos durante el embarazo y explicaremos con detalles que antibióticos puede consumir una mujer embarazada sin que su composición altere el organismo de la misma.

¿Puedo tomar antibióticos durante el embarazo?

La primera pregunta que se hace una mujer embarazada cuando le informan que padece de un proceso infeccioso va dirigida al estado de salud del bebé y cómo puede afectarle. Posteriormente se pregunta si puede tomar antibióticos estando embarazada. Esta preocupación resulta del hecho bien conocido de que los medicamentos y sustancias que ingiera una mujer embarazada pueden tener un impacto directo sobre la formación de un feto.

La respuesta es que sí, aunque solo bajo la supervisión de un médico, sobretodo en el primer trimestre de embarazo. El medicamento de primera elección en caso de infecciones bacterianas son las penicilinas, y en caso de alergia clindamicina o eritromicina.

¿El antibiótico podría afectar el feto durante el embarazo?

Muchos medicamentos carecen de información real respecto a si existen daños sobre el feto en desarrollo por consumirlos. Los daños que puede causar un compuesto sobre el feto se conoce como efecto teratogénico y toda mujer embarazada debe tener precaución respecto a que consume durante esta fase del a vida.

Si bien existen muchos antibióticos que no están estudiados a fondo respecto a este tema, los mencionados anteriormente se han comprobado como seguros para el feto en desarrollo. Sin embargo, siempre que sea posible se debe evitar el consumo de antibióticos o cualquier otro medicamento durante el embarazo. Se debe limitar su consumo solo a aquellos casos en los que una enfermedad sea causada sin duda alguna por una infección bacteriana y en todo caso, se debe evitar la automedicación, recurriendo a su médico para que le indique el antibiótico adecuado para su situación.

Precauciones al tomar antibióticos durante el embarazo

Antes de la administración del antibiótico se deben tomar en cuenta una serie de precauciones:

  • Principalmente determinar si la madre es o no alérgica al antibiótico, evitando así cualquier complicación.
  • Además, la mujer debe comentar a su médico si está tomando algún otro medicamento, ya que ambos pueden tener una interacción.
  • De igual forma, si usted siente alguna reacción diferente en su organismo es necesario que se comunique con su médico tratante. Es muy frecuente que durante la lactancia la mujer presente algunas reacciones como alérgicas, diarrea o náusea.

Antibióticos permitidos durante el embarazo

Como se explicó con anterioridad a la pregunta de si ¿puedo tomar antibióticos durante el embarazo? La cual se responde con afirmación, se hace vital que tengas conocimientos de los antibióticos seguros en el embarazo:

  • Amoxicilina: Es un antibiótico del grupo de las penicilinas que se utiliza para contrarrestar infecciones bacterianas y detiene el crecimiento de las mismas, como: infecciones de nariz, oído, garganta, tracto respiratorio, infecciones de piel, de tejidos blandos, como tratamiento en infecciones a nivel odontológico, etc. Entre las presentaciones de uso más común de la mismas se encuentran en tabletas, capsulas y suspensión para ser tomados por vía oral. También se conoce que las cefalosporinas, una familia de antibióticos muy parecidos a la penicilina, tienen un amplio efecto y actúan contra bacterias sin producir alteraciones al feto.
  • Clindamicina: Es el antibiótico que por lo general se indican en primer lugar cuando una persona es alérgica a las penicilinas. Se trata de un medicamento especialmente efectivo con una acción bastante importante en contra de las infecciones causadas por bacterias que crecen en ambientes con poco oxigeno.
  • Macrolidos: Pueden utilizarse en embarazadas alérgicas a los compuestos de la penicilina, siendo más frecuentes en este grupo la eritromicina, claritromicina y azitromicina. Los macrolidos son un grupo de antibióticos bastante efectivos en contra de heridas, infecciones respiratorias, en infecciones dentales, infecciones respiratorias, de piel y otros tejidos blandos.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Puedo tomar antibiótico durante el embarazo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo y salud del bebé.