Remedios caseros para curar un pezón agrietado

Remedios caseros para curar un pezón agrietado

Tener un hijo y amamantarlo llega a ser uno de los mejores regalos que la vida puede darle a una mujer y todas las personas conocen los grandes beneficios de la lactancia para el bebé, ya que aporta las vitaminas y nutrientes necesarios para que el mismo pueda desarrollarse y crecer correctamente; sin embargo, es importante que todas las madres se informen de cómo dar el pecho de la manera adecuada.

Puede ocurrir que durante la lactancia la mujer sienta diversas molestias y aparezcan diferentes heridas en el pecho, por ejemplo, grietas en el pezón. A pesar de esto, casi todas las molestias y trastornos pueden ser prevenidos y curados si se amamanta al niño con la posición adecuada. Si ya tienes alguna alteración en tu pecho, en ONsalus te brindamos los mejores remedios caseros para curar un pezón agrietado.

La leche materna

Si buscas remedios caseros para curar un pezón agrietado, la leche materna puede ser una excelente opción. Esto se debe a que dicha leche cuenta con diversas propiedades antibacterianas y, al mismo tiempo, curativas. Se aconseja que después de amamantar, se coloque la leche materna en un recipiente y se guarde en la nevera hasta que se enfríe. Una vez realizado esto, es importante que la apliques en la zona afectada cada vez que termines de alimentar al niño, por lo que es necesario que lo repitas varias veces por día. De esta forma, es posible recuperar el aspecto del pezón en poco tiempo.

Aceite de oliva

Otra forma natural de curar un pezón agrietado es utilizando aceite de oliva, aunque también puedes optar por aceite de coco o almendras, dependiendo de los consejos que realice el pediatra. Estos productos ayudarán notablemente a hidratar la zona y mantenerla húmeda provocando, al mismo tiempo, una reducción de las grietas o lastimaduras.

Para colocarlo sobre el área del pezón afectado, es importante que el aceite se encuentre tibio y aplicarlo con movimientos circulares suaves sin enjuagar. Es aconsejable que se realice esta acción cada vez que el niño termine de alimentarse.

Infusión de manzanilla

La manzanilla cada vez es más utilizada como remedio casero para una gran cantidad de trastornos y, gracias a las propiedades con las que cuenta, también es una excelente opción para curar un pezón seco y agrietado, ya que mejora el cuadro considerablemente por su acción antiséptica y emoliente, que hidrata, suaviza y protege la piel, además no produce ningún efecto colateral que pueda dañar al bebé.

Para empezar, debes colocar 2 cucharadas de flores secas de manzanilla, o 20 gramos aproximadamente, en una taza de agua y preparar la infusión como se haría normalmente. Al finalizar, déjalo reposar y enfriar durante 5 minutos para luego filtrar y, cuando se encuentre a temperatura ambiente, utiliza un algodón para ayudarte a colocarlo en el pezón alterado sin enjuagar.

Crema de caléndula

La caléndula va ganando reconocimiento con el paso del tiempo por sus numerosas propiedades y la gran cantidad de beneficios que ofrece, principalmente para la piel. Al no tener ningún efecto negativo para los recién nacidos, puede ser una excelente opción para las mujeres que sufren de diversos trastornos, por ejemplo, un pezón agrietado gracias a su efecto analgésico, antiséptico, antiinflamatorio, suavizando el tejido y favoreciendo la cicatrización.

Si bien es posible conseguir la crema de caléndula en cualquier farmacia, también se puede optar por realizar una infusión de esta planta y colocarla en la zona después de haber alimentado al niño; sin embargo, es indispensable consultar con un especialista antes de realizar cualquiera de estos remedios caseros.

Aloe vera

El aloe vera es, sin duda, uno de los productos naturales más utilizados en la actualidad para diversos trastornos debido a que es una planta muy beneficiosa. La sábila cuenta con propiedades analgésicas, cicatrizantes y antisépticas, por lo que puede ser ideal como remedios casero curar un pezón agrietado por amamantar.

Como no es tóxica para el niño pequeño, solo debes cortar una hoja de aloe vera de manera horizontal para extraer el gel que contiene su interior y aplicarlo sobre el lugar afectado dejando que se seque por sí solo en pocos minutos. Esto se puede realizar varias veces por día para ver grandes cambios en poco tiempo.

Además, para proteger la salud de tu bebé en todo momento, te recomendamos que consultes el artículo Alimentos que no debo comer durante la lactancia.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para curar un pezón agrietado, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.