Compartir

Remedios caseros para la artritis

Remedios caseros para la artritis

La artritis es una inflamación de la membrana que recubre el cartílago de las articulaciones, encargado de protegerlas de la presión que se ejerce sobre estas. En la mayoría de los casos, aparece como consecuencia de otra dolencia, como una infección provocada por virus y bacterias, por una fractura ósea o por una enfermedad autoinmune. Se presenta con mayor frecuencia en aquellas articulaciones que sufren de más movimiento, como las manos, pies, rodillas, codos, caderas, hombros o tobillos. Es una enfermedad que dificulta la vida normal de quien la padece, puesto que causa dolor, rigidez, hinchazón y falta de movilidad que se pueden ver acentuadas por las mañanas. A pesar de no existir un tratamiento definitivo para la artritis, existen una serie de medidas que alivian los síntomas y contribuyan a un mayor bienestar. Por ello, en ONsalus queremos explicar algunos remedios naturales para la artiris con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas que viven con esta condición.

También te puede interesar: Remedios caseros para la artritis psoriásica

Cúrcuma

Esta planta ha sido utilizada desde hace cientos de años en la medicina natural por sus propiedades antiinflamatorias, además de otras digestivas y antioxidantes. La cúrcuma tiene propiedades antiinflamatorias por ser rica en curcumoides, los cuales actúan como inhibidores de ciertas sustancias que actúan contra el organismo. Por ello, resulta muy eficaz para tratar tanto la artritis como el síndrome del túnel carpiano y aliviar sus síntomas. Es una buena opción utilizarlo junto a otros productos antiinflamatorios para aumenta su eficacia, como la bromelina, una sustancia que se encuentra en la piña y la pimienta negra.

Puedes hacerte con esta planta en muchos establecimientos en su formato envasado, puesto que se utiliza para la cocina como condimiento. Para su consumo con el fin de aliviar los síntomas de la artritis puedes contar con las siguientes opciones:

  • Añadir cúrcuma a tus comidas. Tan solo debes preparar un plato, como por ejemplo arroz con algún condimento, y añadirle un poco cúrcuma.
  • Calienta un vaso de leche añadiendo un poco de cúrcuma en polvo. También puedes optar por poner una cucharada de miel y darle un sabor más dulce.
  • Hierve un poco de agua y a continuación un par de cucharadas de cúrcuma en polvo.
Remedios caseros para la artritis - Cúrcuma

Jengibre

El jengibre tiene múltiples propiedades, entre las cuales se encuentra su efecto antiinflamatorio y analgésico. Por ello, puede ser un buen remedio casero para ayudar a aliviar el dolor e hinchazón que provoca la artriris. Además, esta planta es beneficiosa para aliviar problemas gastrointestinales, mejorar la circulación, eliminar el mal aliento y combatir los resfriados. Sin embargo, se debe tener cuidado con su consumo en el caso de tener ciertas enfermedades gastrointestinales como úlceras, gastritis, colitis o enfermedad de Crohn. Del mismo modo, deben evitar su consumo aquellas personas con una tensión arterial elevada, cálculos biliares o en caso de tomar medicamentos para la diabetes.

Algunas de las formas con las que se puede consumir jengibre como remedio casero para la artritis son:

  • Preparar té de jengibre. Para ello, hierve agua durante 10 minutos junto unas raíces de jengibre peladas y cortadas en trozos. Después, deja que se enfríe un poco y retira el jengibre del agua.
  • Otra forma de beneficiarse del jengibre para aliviar los síntomas de la artritis es colocando un paño mojado con té de jengibre sobre la zona afectada. Tan solo es necesario seguir el paso anterior para elaborar el té de jengibre y, posteriormente, mojar el paño en este y colocarlo sobre la piel durante unos minutos. Cuando detectemos que se enfría, repetimos el paso mojándolo de nuevo. Realizar este remedio casero cada 6 horas.
Remedios caseros para la artritis - Jengibre

Realizar masajes con aceite de oliva o aceite de ricino

Otra buena forma de combatir el dolor y la hinchazón provocados por la artritis es realizar masajes en la zona que presenta los síntomas con aceite de oliva o de ricino. Además de mejorar los síntomas permitirá relajarse y sentirse mejor.
El aceite de oliva se empela con mucha frecuencia en la comida mediterránea por añadir sabor a las comidas. Este aceite contiene oleocantal, lo que le otorga propiedades antiinflamatorias y analgésicas que nos permiten emplearlos como remedio natural para la artritis, reduciendo el dolor en las articulaciones, además de los músculos. También es eficaz para reducir de peso, llevando a cabo una dieta mediterránea, además de fortalecer el sistema inmunológico y reducir la presión arterial por contener antioxidantes y grasas saludables.
Del mismo modo, el aceite de ricino, también conocido como aceite castor, puede servirnos como aliado para tratar los síntomas de la artritis. Antes que nada, deben evitar su consumo las mujeres embarazadas o en período de lactancia, durante la menstruación o en caso de padecer de apendicitis.
Este aceite contiene tiene un elevado contenido de omega 3 y ácido alfa-linolénico, siendo este uno de los aceites esenciales más necesarios para el correcto funcionamiento del organismo. Las grasas que aporta el omega 3 se concentran en mayor cantidad en el sistema nervioso y tienen un efecto antiinflamatorio que explicaría su uso como un remedio natural para la artritis. Su consumo puede ser a través de la alimentación.

Podemos usar estos dos aceites de forma externa para realizar un masaje en aquella parte del cuerpo que presenta artritis dos veces al día. El aceite de oliva se puede encontrar en cualquier supermercado, mientas que el de ricino está disponible en herbolarios y algunas farmacias.

Remedios caseros para la artritis - Realizar masajes con aceite de oliva o aceite de ricino

Otros remedios caseros para la artritis

A continuación, te mostramos otros remedios caseros que puedes emplear para la artritis y que son muy sencillos de realizar. Recuerda que no tratamos de solucionar el problema de origen, sino aliviar los síntomas que la enfermedad presenta, como inflamación y dolor.

  • Vinagre de manzana. Permite desinfectar la piel, adelgazar, curar la tos, etc. Además, ayuda a aliviar los calambres musculares por su elevado contenido en potasio y reducir el dolor de la artritis y el desarrollo de la enfermedad. Podemos adquirirlo en cualquier supermercado y su consumo puede ser aplicando un par de cucharadas en un vaso de agua para beber.
  • Ortiga. Podemos preparar una infusión de esta planta para tratar el dolor causado por la artritis. Esta planta se vende en herbolarios y permite combatir la inflamación.
  • Eucalipto. Otra herramienta más que nos proporciona la naturaleza. En este caso, sus propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antirreumáticas ayudan a tratar el dolor e hinchazón de la artritis.
  • Sales de Epsom. Contiene un elevado nivel de magnesio beneficioso para la eliminación de toxinas, control muscular e impulsos eléctricos. Debe ser utilizado de forma externa, por lo que la mejor forma es preparar un baño con estas sales, lo que permitirá beneficiar las proteínas de las articulaciones, reducir los calambres musculares y disminuir la presión arterial. Para ello, debemos preparar un baño de agua caliente y añadir dos tazas de sales de Epsom. Se recomienda realizar un baño durante 15 minutos tres veces por semana.
Remedios caseros para la artritis - Otros remedios caseros para la artritis

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para la artritis, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Remedios caseros para la artritis

¿Qué te ha parecido el artículo?

Remedios caseros para la artritis
1 de 5
Remedios caseros para la artritis

Volver arriba