Compartir

Remedios caseros para la inflamación pélvica

 
Por Melanie Re. 9 agosto 2018
Remedios caseros para la inflamación pélvica

Las molestias en la zona abdominal pueden ser muy frecuentes en numerosas personas, sin embargo, existen ciertas partes que son más habituales a sufrir diversas alteraciones que pueden provocar dolor o inflamación, por ejemplo, el área pélvica. Debido a lo anterior es cada vez más frecuente que las personas hablen de la enfermedad inflamatoria pélvica, la cual se produce por la presencia de una infección causada por bacterias que afectan los órganos sexuales y los tejidos alrededor. Si bien es importante realizar una consulta con un médico, es posible que el tratamiento se base en antibióticos para matar los agentes infecciosos.

Quienes sufren de esta patología pueden tener síntomas tales como hinchazón, fiebre, dolores en la cadera, dolor al orinar, la regla se vuelve irregular y también suelen sentir fuertes molestias mientras se mantienen relaciones íntimas. Para mejorar esta condición o simplemente para quienes solo sienten hinchada esa zona, es importante seguir las instrucciones del profesional, sin embargo, en el siguiente artículo de ONsalus te detallamos algunos remedios caseros para la inflamación pélvica que pueden acompañar al tratamiento médico.

Remedios caseros para el dolor de pelvis: Ajo

El ajo es un producto natural cada vez más utilizado en diversos remedios caseros debido a que cuenta con excelentes propiedades antibacterianas y antibióticas. Al mismo tiempo, el ajo puede regular las bacterias buenas del organismo, como las presentes en la vagina, evitando una infección y reduciendo la inflamación.

Si sufres de la enfermedad inflamatoria se recomienda mezclar 2 o 3 dientes de ajo picados con 2 cucharadas de aceite de oliva y calentarlo hasta que el ajo se vuelva marrón. A continuación, se tiene que colar el aceite y dejarlo enfriar para utilizar un pedazo de algodón limpio, remojarlo en este líquido y pasarlo en la vagina de forma uniforme. Finalmente, dejar actuar durante algunas horas y enjuagar.

En caso de sólo necesitar reducir la inflamación en la pelvis se aconseja ingerir ajo por la mañana en ayunas e incrementar el uso de este producto en las comidas diarias. Esto ayudará considerablemente a reducir la hinchazón y al mismo tiempo se gozarán numerosos beneficios debido a las propiedades del ajo, entre ellos la mejora cardiovascular.

En el siguiente artículo puedes aprender todos los beneficios del ajo para la salud.

Remedios caseros para la inflamación pélvica - Remedios caseros para el dolor de pelvis: Ajo

Inflamación pélvica crónica cura natural: Cúrcuma

La cúrcuma es una planta que contiene un ingrediente activo conocido como curcumina, que funciona como un antibacteriano muy eficaz. Al mismo tiempo, esta hierba ofrece beneficios antiinflamatorios que ayudan en gran medida a deshacerse de las molestias provocadas por esta alteración pélvica.

Para reducir la inflamación en la pelvis se recomienda hervir 1 cucharadita de esta planta llamada cúrcuma en un vaso de leche, se podrá encontrar este producto en polvo en diversas tiendas naturales. Finalmente, se debe beber fría o tibia 1 vez por día hasta sentir mejoría.

En caso de que la opción anterior no sea agradable para algunas personas, se puede elegir consumir suplementos de esta hierba. Se aconseja ingerir 500 mg 3 veces al día, aunque es indispensable realizar una consulta con un profesional antes de consumir este tipo de suplemento.

Tratamiento natural de inflamación pélvica: Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es otro de los productos caseros cada vez más utilizados para el tratamiento natural de diversas alteraciones tales como la inflamación pélvica. Se trata de un compuesto alcalino que puede disminuir la cantidad de ácido en la sangre y que pasa por diversos órganos, por lo que puede ser eficaz para eliminar bacterias, equilibrar el pH del cuerpo y reducir síntomas como la hinchazón abdominal.

En este remedio casero se trata de mezclar ½ cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso con agua para beber en ayunas. Se puede optar por agregar 1 cucharadita de fibra de psyllium, aunque es importante suspender el consumo si el paciente comienza a presentar efectos secundarios tales como diarrea o náuseas.

Remedios caseros para la inflamación pélvica - Tratamiento natural de inflamación pélvica: Bicarbonato de sodio

Remedio natural pelvis inflamada: Equinácea

La equinácea puede ser otro de los remedios caseros para la inflamación pélvica más recomendada. Esto se debe a que se trata de una planta que ofrece fuertes efectos antimicrobianos, antiinflamatorios o inmunoestimulantes que no sólo alivian los síntomas, sino que también combate las infecciones que alguien pueda sufrir.

Para gozar de todos sus beneficios se recomienda ingerir 1 o 2 tazas de infusión de equinácea por día durante 7 días consecutivos. Luego, se debe suspender el consumo durante una semana para, finalmente, volver a comenzar el tratamiento por otros 7 días.

Asimismo, se puede optar por tomar suplementos de equinácea, sin embargo, es muy importante consultar con un médico antes de ingerir tanto este suplemento como cualquier remedio casero mencionado. Aquellas personas que sufren de alguna alteración autoinmune no deben consumir ningún producto de esta hierba.

Yogur probiótico

Uno de los productos naturales más recomendados para la inflamación en la pelvis es el yogur probiótico ya que contiene cultivos vivos, es decir, bacterias buenas que pueden ayudar notablemente a matar a las bacterias que estén provocando una infección. Además de lo anterior, el uso de este tipo de yogur puede equilibrar el pH de diversas zonas del cuerpo.

Para beneficiarse de sus propiedades se recomienda ingerir de 2 a 3 tazas de yogur por día; sin embargo, los pacientes de la enfermedad inflamatoria pélvica pueden aplicar este producto en la vagina y la vulva para dejarlo actuar durante algunas horas y enjuagar correctamente la zona.

En el siguiente artículo puedes descubrir cuáles son los beneficios de comer yogur todos los días.

Remedios caseros para la inflamación pélvica - Yogur probiótico

Otros remedios caseros para la inflamación pélvica

Además de todo lo que te hemos explicado hasta aquí, existen más tratamientos caseros que puedes llevar a cabo para rebajar el dolor y molestias de la inflamación pélvica:

  • Realizar masajes en la pelvis.
  • Aplicar compresas de aceite de ricino en la región pélvica.
  • Hacer baños de asiento 3 minutos con agua caliente y 1 minuto con agua fría, alternando durante 10 minutos.
  • Someterse a enjuagues vaginales con aceite de árbol de té.
  • Cambiar la dieta para ingerir alimentos ricos en betacarotenos, como la zanahoria, las batatas, la espinaca, las calabazas y el mango.
  • Tomar zumo de arándanos.
  • Evitar ingerir suplementos de hierro.
  • No consumir alimentos azucarados y refrescos gaseosos.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para la inflamación pélvica, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

Escribir comentario sobre Remedios caseros para la inflamación pélvica

¿Qué te ha parecido el artículo?

Remedios caseros para la inflamación pélvica
1 de 4
Remedios caseros para la inflamación pélvica

Volver arriba