Compartir

Remedios caseros para las amígdalas inflamadas

 
Por Valeria Foi. 26 julio 2018
Remedios caseros para las amígdalas inflamadas

La boca y la nariz son la puerta de entrada de muchos virus y bacterias que pueden estar presentes en las comidas o en el aire que respiramos. Por eso, no es de extrañar que el organismo esté dotado con diferentes medios de protección. Este es el caso de las amígdalas, que son sin duda un importante filtro.

Las amígdalas son un tejido muy especial que se encuentra en el fondo de la boca. Se trata de dos masas ubicadas a ambos lados del final paladar, al inicio de la garganta, que suelen inflamarse con frecuencia durante la niñez, ya que su función es captar los gérmenes que entran por esta vía en el organismo. Cuando las amígdalas se inflaman puede ser muy molesto. En ONsalus te presentamos una serie de remedios caseros para las amígdalas inflamadas.

También te puede interesar: Remedios caseros para la amigdalitis

Causas y síntomas de las amígdalas inflamadas

Las amígdalas paladinas son dos porciones de tejido linfático que se encuentran al fondo del paladar, a ambos lados de la garganta. Se piensa que este tejido tiene la función de captar los gérmenes que entran por la boca y la nariz para, de cierta forma, presentárselos al sistema inmune y que este desarrolle anticuerpos contra esos microorganismos.

En ese proceso, las amígdalas o las anginas pueden infectarse, inflamarse, aumentar de tamaño e incluso llenarse de pus. Cuando esto ocurre se le llama amigdalitis. Por lo general, los niños son más los más afectados por la amigdalitis, pero puede aparecer en personas de todas las edades. De hecho, se considera que la función de este tejido es más importante durante la infancia cuando el sistema inmune está en pleno desarrollo.

Las amígdalas al inflamarse pueden producir síntomas muy molestos. Estos son los principales síntomas de las amígdalas inflamadas:

  • Dolor de garganta fuerte que dura más de 24 horas.
  • Ronquera y pérdida de la voz.
  • Malestar general (con dolor de cabeza y de oído), fiebre y escalofríos.
  • Molestia para tragar y dificultad para respirar.
  • Ganglios inflamados y sensibilidad en la mandíbula.

La causa más frecuente de las amígdalas inflamadas es que haya una infección viral o bacteriana. Además, es posible que esta infección progrese hacia la garganta y se convierta en faringitis, conoce en este otro artículo de ONsalus todo sobre la Faringitis: causas, síntomas y tratamiento. Anteriormente, si las amigdalitis eran recurrentes el tratamiento era la eliminación quirúrgica de las amígdalas. Hoy día se tiene más en cuenta el importante rol de filtro que tienen, pues impiden afecciones graves o las reducen.

Remedios caseros para las amígdalas inflamadas - Causas y síntomas de las amígdalas inflamadas

Remedios caseros para las amígdalas inflamadas

La amigdalitis o las amígdalas inflamadas es una condición bastante común y que si se trata rápidamente no conlleva mayores riesgos para la salud. Muchas veces es suficiente tratarla con remedios caseros, aunque si siente fiebre alta que no cede siempre será mejor consultar con su médico tratante. Muchos de los remedios caseros se concentran en limpiar y desinfectar el área. Estos tratamientos proporcionarán alivio para el malestar de garganta. A continuación, los mejores remedios caseros para la inflamación de las amígdalas que conviene empezar a usar en cuanto empieza un poco de malestar.

Gárgaras

Las gárgaras sirven para limpiar el área. Se pueden hacer de una gran variedad de hierbas, especias y frutas que tienen propiedades antimicrobianas. Se pueden hacer gárgaras con:

  • Limón con miel.
  • Infusión de salvia y pimienta de cayena.
  • Infusión de manzanilla y salvia.
  • Bicarbonato y jugo de limón.
  • Jugo de limón y sal.
  • Sal sola.

Estos son solo algunos ejemplos, pues existen infinidad de infusiones que cumplen este cometido. Las gárgaras debe repetirse varias veces al día para que surtan el efecto deseado.

Cataplasmas

Mantener el área caliente también es una estrategia que funciona para aliviar el dolor de las amígdalas inflamadas. Esto se puede hacer colocando cataplasmas alrededor del cuello, los cuales pueden hacerse con diferentes preparados como por ejemplo: un emplasto con hojas de salvia muy calientes que se pueden poner dentro de un paño que luego se pone alrededor del cuello hasta que se enfríe. Se puede hacer lo mismo con una mezcla de leche caliente con arcilla. También se puede mojar un pañuelo con vinagre y agua, y ponerlo alrededor del cuello hasta que se seque.

Infusiones y jugos

Algunas infusiones y zumos pueden contribuir a aliviar los síntomas de las amígdalas inflamadas. Por ejemplo, estas son las bebidas curativas más recomendables:

  • Mezcla de sidra de manzana, con miel y agua tibia.
  • Jugo de zanahoria licuado con fresas.
  • Infusión de tomillo con limón y miel.
  • Jugo de naranja licuado con cristal de sábila.
  • Jugo de rábanos con piña y ajo.

Se recomienda que se tome mucho líquido, pero que este no esté ni frío ni muy caliente.

Acupresión y remedios homeopáticos

Algunos tratamientos que no necesitan prescripción médica también pueden utilizarse. Tal es el caso de los preparados homeopáticos, la acupuntura y la acupresión. Esta última puede aplicársela usted mismo, ubicando un punto especial que está a dos dedos de la muñeca, en la línea del radio.

Cómo evitar la inflamación de amígdalas

Si eres propenso a la amigdalitis puedes tomar algunas medidas que te ayudarán a prevenir esta infección y seguramente todas las infecciones en general. Siempre lo más importante es que el sistema inmunológico se encuentre fuerte para que ningún germen o microbio pueda infectar al individuo. Existen algunos hábitos saludables que pueden contribuir a mantener en forma al sistema inmune. Estos son consejos sobre cómo prevenir las amígdalas inflamadas:

  • Incluir ajo y cebolla crudos en la dieta diaria. Es recomendable comer un diente de ajo en ayunas todos los días, pues es por excelencia un antiséptico natural. En este otro artículo puedes consultar los Beneficios del ajo para nuestra salud.
  • Comer muchas frutas y vegetales ricos en vitamina C, como naranja, guayaba, mandarina, toronja, fresa, limón, mango, piña, melón, tomate, brócoli, espinaca, espárragos, col, repollo, rúcula, berro, entre otros.
  • Tratar de no exponerse a cambios de temperatura repentinos.
  • Evitar los aires acondicionados y los ambientes demasiado secos, producto de las calefacciones.
  • No fumar ni de manera activa ni de manera pasiva. Los ambientes contaminados pueden ser muy irritantes para la garganta y predisponen a las amígdalas a las infecciones.
  • Ingerir gran cantidad de líquidos.

En algunos casos las amígdalas pueden llegar a estar tan inflamadas que se logra palparlas. Esto puede llegar a ser peligroso pues puede indicar infección y obstaculiza la respiración. En esos casos es recomendable consultar con el médico. También lo es cuando las amígdalas se inflaman de manera recurrente. Generalmente, si el caso se vuelve muy grave, el médico recomendará quitar las amígdalas a través de una cirugía.

Remedios caseros para las amígdalas inflamadas - Cómo evitar la inflamación de amígdalas

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para las amígdalas inflamadas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Oído, nariz y garganta.

Escribir comentario sobre Remedios caseros para las amígdalas inflamadas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Remedios caseros para las amígdalas inflamadas
1 de 3
Remedios caseros para las amígdalas inflamadas

Volver arriba