Compartir

Remedios caseros para los callos

Valoración: 5.0 | 1 voto
Remedios caseros para los callos

Los callos son partes de la piel endurecidas que aparecen en las manos y los pies como consecuencia de la excesiva fricción o presión de la piel. Se trata de un mecanismo de defensa de la piel para que esta no llegue a padecer infecciones o ampollas dolorosas. Pero, ¿por qué si las manos y pies son partes de nuestro cuerpo fundamentales, tendemos a descuidarlas? Lo cierto es que, en muchas ocasiones, no prestamos atención y el cuidado necesario a mantener una buena salud de las manos y pies. Sin embargo, en ONsalus conocemos los mejores remedios caseros para los callos, sin utilizar sustancias nocivas para el cuerpo.

    Índice
  1. Por qué tenemos callos
  2. Piedra pómez
  3. Cebolla y ajo para los callos
  4. Bicarbonato de sodio, puerro y otras plantas
  • Por qué tenemos callos

    La mayoría de personas pueden detectar la presencia de callos y no saber el por qué de su existencia. Los dos motivos por los cuales nos vemos acompañados de de los callos son la excesiva presión y fricción sobre la piel. El principal motivo de esta presión constante o fricción de la piel es el uso de un calzado inadecuado: zapatos que presionan en exceso el pie o aquellos que quedan holgados generando fricción. No utilizar calcetines también puede facilitar la aparición de callos por la fricción más directa que se produce entre la piel y el zapato.

    Por otro lado, no debemos confundir los callos con los clavos, puesto que estos últimos presentan un núcleo en el centro que terminan en punta y que provoca dolor cuando se ejerce presión sobre el mismo.

    Por qué tenemos callos
  • Piedra pómez

    El primero paso que debemos llevar a cabo para poder acabar con los callos es servirnos de una lima para callos o una piedra pómez y pasarlo sobre los callos para eliminar la primera capa de piel. Esta piedra es de origen volcánico y permite extraer la piel muerta fácilmente. Antes de utilizarlo, asegúrate de limpiar los pies remojándolos y, a continuación, sacando los pies del agua, se debe pasar la piedra pómez por encima de los callos realizando suaves movimientos circulares. Es recomendable utilizar un poco de jabón junto con el agua, para evitar la sequedad excesiva de la piel.

    Piedra pómez
  • Cebolla y ajo para los callos

    Otros remedios caseros para los callos son el ajo y la cebolla, por separados.

    • Cebolla. Esta hortaliza tiene propiedades que pueden ser utilizadas en algunas afecciones del cuerpo humano. En el caso de los callos, ayudarán a eliminar la piel endurecida. Para ello, debemos cortar una cebolla por la mitad y pasar la superficie plana sobre los callos durante unos minutos. Para asegurarnos de la eliminación completa de los mismos, podemos realizar este procedimiento durante varias noches antes de acostarnos.
    • Ajo. Es ajo es muy conocido por sus múltiples propiedades desinfectantes, además de contribuir a una mejor circulación de la sangre y ayudar a eliminar toxinas del organismo. Por ello, el ajo es un remedio casero para los callos que puede resultar muy efectivo. Debemos machacar un ajo y mezclarlo con un poco de jugo de limón; colocar sobre los callos y taparlo con una venda. Después, dejamos que actúe toda la noche. Descubre todos los beneficios del ajo para la salud.
    Cebolla y ajo para los callos
  • Bicarbonato de sodio, puerro y otras plantas

    • Una de las formas más efectivas de acabar con los callos es el bicarbonato de sodio, puesto que permite extraer con facilidad la piel muerta. Para poder utilizar el bicarbonato de sodio como remedio casero para los callos, debemos mezclar tres cucharadas de este en un recipiente con agua y colocar los pies en remojo mientras realizas un masaje en las zonas que presenten callos.
    • Los puerros son otro remedio casero para los callos que podemos realizar de forma sencilla. Debemos hacernos con un puerro crudo, cortar la parte central blanca y ponerlo en un recipiente con vinagre durante 24 horas. Después, cortamos el puerro en remojo y lo colocamos sobre los callos, además de cubrirlos con una venda, para que actúen durante varias horas.
    • Caléndula. Cortamos algunas hojas de caléndula y las machacamos hasta obtener una pasta. Aplicamos la pasta sobre los callos tapando con una venda y dejando que actúe durante toda la noche.
    • Ortiga. Debemos hacernos con unas cuantas ortigas y sus flores. Las lavamos bien y obtenemos su jugo introduciéndolas en la licuadora. Después tan solo debemos untar los callos con el líquido obtenido y repetir dicha acción hasta conseguir su desaparición.
    Bicarbonato de sodio, puerro y otras plantas
  • Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para los callos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Consejos
  • Tratar de utilizar un calzado adecuado, con el que nos sintamos cómodos.
  • En el caso de utilizar medias, es recomendable que estas sean lisas y finas, evitando las gruesas.
  • Actuar contra las durezas cuanto se detecta que empiezan a salir.
  • Hidratar pies y manos con cremas que cumplen esta función.
¿Te ha sido útil este artículo?
Artículos relacionados
Comenta, opina, pregunta sobre remedios caseros para los callos