Compartir

Sarcoma: síntomas y tratamiento

Por Melanie Re. 29 agosto 2016
Sarcoma: síntomas y tratamiento

Existe una gran variedad de tumores que podrías desarrollar, entre ellos están los sarcomas, un grupo de tumores malignos con probabilidad de extenderse a otras partes de tu cuerpo, aunque son de poca incidencia entre la población, representando tan sólo el 1% del total de casos de cáncer al año.

Estos tumores malignos se producen en las células del tejido conjuntivo o conectivo, cuya función principal es la de dar sostén estructural a tu cuerpo y proteger los órganos, ya que constituyen gran parte de los tejidos. Se desconoce cuál es la causa del sarcoma y no hay manera de prevenirlo, a menos que tengas predisposición a ellos, como ocurre con algunas enfermedades hereditarias o si has sido expuesto a radioterapia previamente, siendo necesario que te realices pruebas periódicamente.

Si te han diagnosticado o crees padecer este tipo de cáncer es primordial que acudas con el médico para que te ayude a resolver todas tus dudas al respecto; sin embargo, en ONsalus queremos informarte un poco sobre el sarcoma: síntomas y tratamiento.

También te puede interesar: Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico

Tipos de sarcomas

Los sarcomas se clasifican en dos grandes grupos, de acuerdo con el tipo de estructuras en las que suelen presentarse, pero dentro de estos se diferencian otros tipos de sarcomas con algunas características en común. Los principales tipos de sarcomas son:

  • Sarcoma óseo: Es aquel tumor que se desarrolla en el hueso o el cartílago. Tiene mayor incidencia en niños y jóvenes de hasta 19 años de vida, aunque puedes presentarlo a cualquier edad. Los sarcomas óseos más comunes son el osteosarcoma y el sarcoma de Ewing.
  • Sarcoma de partes blandas: El tumor se originar en los tejidos profundos de la piel, el muscular y el adiposo, en los tendones, los vasos sanguíneos o los nervios, atacando mayormente las extremidades. Lo puedes presentar sin importar tu edad y aunque es más frecuente en hombres, también en las mujeres inciden. En este grupo se clasifican 50 subtipos de sarcoma que corresponden al tejido blando donde se producen.

Principales síntomas del sarcoma

Si se ha desarrollado en tu organismo algún tipo de sarcoma es posible que lleve meses en este proceso antes de que te des cuenta, en algunos casos es necesario un factor desencadenante para que puedas percibir los síntomas, por ejemplo un traumatismo. El principal indicio de que padeces esta condición es la palpación u observación de un bulto anormal a nivel de las partes blandas o tejidos óseos y suelen ser de crecimiento rápido.

En un principio es posible que no detectes dolencias en el área, aunque en algunos sarcomas si lo acompañan. Sin embargo, conforme esta masa anormal va ganando tamaño es probable que te genere dolor, no tanto por el tumor en sí, sino por la presión que podría estar haciendo sobre tus músculos, terminaciones nerviosas e incluso en algunos órganos cercanos si es muy grande, como ocurre en los sarcomas que se producen en el interior del abdomen, ya que generalmente pasan desapercibidos hasta que han crecido mucho. El dolor por sarcoma suele ser constante, con mayor intensidad durante la noche después de las actividades que has realizado durante el día, que podría llevarte a perder temporalmente movilidad en el área afectada.

También es posible que observes otros síntomas de sarcoma, aunque suelen ser más específicos y no en todos se presentan, como dolor abdominal intenso, vómito, fiebre, heces fecales de coloración negra u acompañadas con sangre, cansancio y pérdida de peso.

Sarcoma: síntomas y tratamiento - Principales síntomas del sarcoma

Tratamiento para combatir el sarcoma

Es importante que acudas de inmediato con el médico si notas una masa anormal en tu cuerpo, puesto que de ser un tumor la atención pronta es crucial para un mejor pronóstico de tu condición. El especialista será el único que podrá determinar un diagnostico en base a una exploración física y los estudios que crea apropiado, como la resonancia magnética y extracción histológica, para corroborar que se trate de un tumor maligno y se pueda proceder de la mejor manera de acuerdo a su magnitud.

Cuando se ha detectado el sarcoma en tu organismo la primera opción será la intervención quirúrgica. El objetivo será extraer el tumor cortando también un poco del tejido sano de alrededor. La cirugía puede llevarse a cabo de dos formas, la primera es conocida como cirugía amplia y es la más realizada, puesto que el corte sólo incluye hasta el tejido cercano libre de células tumorales, mientras que en la segunda opción, la cirugía radical, consiste en la amputación de la extremidad o extraer todo el músculo de la zona. Ambas dan los mismos resultados, pero su implementación dependerá del estado del paciente y la condición del centro médico.

Asimismo, el médico puede indicarte de forma complementaria otros tratamientos para el sarcoma, como la radioterapia y la quimioterapia adyuvante. El primer tratamiento a base de radiación te es de ayuda para eliminar las células tumorales que podrían haber quedado en tu organismo después de la cirugía o para reducir el tamaño del tumor antes de la operación. En cuanto a la quimioterapia adyuvante, basada en la utilización de fármacos especializados, se emplea para disminuir el riesgo de que desarrolles metástasis, aunque no es un tratamiento muy recomendable por su bajo efecto, ya que sólo ha mostrado buenos resultados en sarcomas de partes blandas de gran tamaño y de alto grado cuando se localizan en las extremidades.

Por otro lado, si te han diagnosticado sarcoma con metástasis la primera opción seguirá siendo cirugía a menos que el especialista te indique lo contrario, esto puede ser si la extensión de las células tumorales es muy rápida, ya ha invadido varias partes de tu cuerpo o has desarrollado alguna enfermedad extrapulmonar.

En estos casos, cuando la cirugía no es viable, el tratamiento puede basarse en quimioterapia, que con ayuda de los medicamentos antitumorales se intentará que el sarcoma en tu cuerpo no siga creciendo e incluso puede disminuir su tamaño y estabilizar la metástasis. Si se logra, es posible que el médico vuelva a analizar tu condición para someterte a cirugía de ser necesario.

Sarcoma: síntomas y tratamiento - Tratamiento para combatir el sarcoma

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sarcoma: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Sarcoma: síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Sarcoma: síntomas y tratamiento
1 de 3
Sarcoma: síntomas y tratamiento

Volver arriba