Compartir

Síntomas de la menopausia

Valoración: 4.8 | 27 votos
Síntomas de la menopausia

La menopausia tiene lugar en el momento en el que los periodos menstruales de una mujer terminan de forma permanente, debido a que a medida que se envejece los ovarios van produciendo una menor cantidad de hormonas femeninas como estrógeno y progesterona. Esta etapa suele aparecer alrededor de los 50 años, pero es variable en cada mujer; si ocurre antes de los 45 años estaremos ante un caso de menopausia precoz y si no ha sucedido después de los 55 años, de menopausia tardía. El descenso hormonal que se produce conlleva una serie de cambios en el cuerpo femenino y el padecimiento de ciertos síntomas que pueden afectarle tanto a nivel físico como emocional. Para saber identificarlos, en este artículo de ONsalus mostramos con detalle cuáles son los síntomas de la menopausia y damos buenas recomendaciones para aliviarlos y superarlos.

    Índice
  1. Cambios en el ciclo menstrual
  2. Sofocos y sudores
  3. Falta de calcio
  4. Problemas en el tracto urinario
  5. Aumento de peso
  6. Sequedad vaginal y pérdida del deseo sexual
  7. Fatiga y trastornos del sueño
  8. Alteraciones psicológicas
  • Cambios en el ciclo menstrual

    Previamente a la menopausia, el periodo de cambios que va experimentando el cuerpo femenino debido a las alteraciones hormonales que se producen se denomina perimenopausia, el cual puede durar desde varios meses hasta años, esto será variable en cada caso. Es en este periodo cuando se empiezan a percibir importantes cambios en la menstruación, pues esta se ve interrumpida pero acaba regresando en carias ocasiones.

    Los cambios en el ciclo menstrual es el primer síntoma que percibe la mujer ante la llegada de la menopausia; es probable que los periodos ya no sean tan regulares, que se produzcan con menor frecuencia y que el flujo sea menos o más abundante. A pesar de que todas estas modificaciones son normales, es conveniente permanecer atenta y acudir al ginecólogo lo antes posible en caso de que:

    • Los periodos menstruales sucedan muy próximos entre sí.
    • El flujo sea demasiado abundante.
    • Se produzcan sangrados anormales entre periodos.
    • La menstruación tenga una duración mayor de 1 semana.
    Cambios en el ciclo menstrual
  • Sofocos y sudores

    El padecimiento de sofocos y sudores intensos es uno de los síntomas de la menopausia más comunes y precoces. Estos aparecen en consecuencia de la disminución de estrógenos, la cual provoca que la temperatura corporal se eleve considerablemente. Son más frecuentes durante la noche y la mujer suele experimentar una gran sensación de calor que sube desde el tórax hasta el cuello y la cara, además de otros síntomas como enrojecimiento de la piel, mareos o dolores de cabeza.

    En caso de sofocos intensos, es importante consultar con el médico y además se deben poner en práctica las siguientes recomendaciones para aliviarlos: mantenerse fresca llevando ropa ligera, tener agua fría siempre a mano, reducir la temperatura de la habitación, tomar duchas de agua tibia antes de dormir, utilizar sábanas de algodón, no consumir alimentos grasos y evitar aquellos elementos que pueden desencadenarlos o agravarlos como el estrés, el alcohol, la cafeína, el tabaco, las comidas o bebidas calientes, los baños calientes y los climas muy calurosos.

    Sofocos y sudores
  • Falta de calcio

    El descenso de masa ósea se acelera y es más acusado durante la etapa de la menopausia debido también a la disminución de los niveles de estrógenos, pues estos son muy importantes para mantener los huesos fuertes y saludables. Debido a que los huesos se vuelven más débiles y frágiles, las mujeres menopáusicas tienen un mayor riesgo de padecer osteoporosis y es por ello, por lo que es indispensable mantener unos buenos niveles de calcio en el organismo.

    Es recomendable consultar con el médico para asegurarse de cuál es la densidad de los huesos y seguir las indicaciones al respecto para prevenir o tratar la osteoporosis. Es posible que se recomienden suplementos de calcio o incrementar el consumo de alimentos ricos en calcio en la dieta diaria.

    Falta de calcio
  • Problemas en el tracto urinario

    La reducción de estrógenos provoca que los músculos de la vejiga se debiliten y debido a ello, es posible que la mujer durante la menopausia tenga problemas para controlar la emisión de orina. Se da lugar así a lo que se denomina como incontinencia urinaria de esfuerzo, es decir, aparecen unas ganas incontrolables de orinar y la micción se puede escapar al hacer determinados esfuerzos como reír, toser, estornudar, subir las escaleras, correr, etc. Además, se puede sentir una necesidad imperiosa de orinar con mucha frecuencia o notar sensación de ardor durante la micción.

    Ante este tipo de problemas, es fundamental hablar con el médico para ver si es necesario recibir algún tipo de tratamiento que ayude a recuperar ese control de la vejiga.

  • Aumento de peso

    El déficit hormonal de estrógeno y progesterona también trae consigo una mayor tendencia a la acumulación de grasa y a la pérdida de masa muscular, algo que además se va acentuando a medida que se avanza en edad. Esto hace que muchas mujeres suelan aumentar de peso en la menopausia y ganen volumen, de hecho se ha confirmado que el peso corporal se ve incrementado entre 5 y 10 kilos más de lo habitual.

    Durante esta etapa, para mantener controlado el peso es imprescindible una dieta equilibrada y saludable rica en verduras, frutas y cereales integrales, limitar el consumo de grasas saturadas, azúcar, sal y alcohol, beber abundante agua para evitar la retención de líquidos y permanecer activa mediante la realización de actividades físicas moderadas. En el caso tener sobrepeso, lo más aconsejable es ponerse en manos de un nutricionista para que diseñe una dieta y un plan de adelgazamiento apropiado.

    Aumento de peso
  • Sequedad vaginal y pérdida del deseo sexual

    La menopausia también puede conllevar cambios importantes en la salud de la zona íntima, siendo muy frecuente el padecimiento de sequedad vaginal. Esta condición es fruto de los cambios hormonales y de un estrechamiento y una pérdida de elasticidad de las paredes vaginal, lo que provoca que estas produzcan una menor cantidad de líquido lubricante natural. Debido a esto, es habitual que las mujeres experimenten dolores durante el acto sexual, pues tanto la estimulación manual como la penetración puede resultarles muy molestas e incómodas.

    Para tratar la sequedad vaginal se recomienda el uso de lubricantes a base de agua durante las relaciones sexuales, la aplicación de lociones hidratantes íntimas, evitar los productos irritantes en la zona íntima y consultar con el médico para ver si se requiere de algún tratamiento vaginal con estrógeno.

    Además de la sequedad vaginal, la libido y el apetito sexual también pueden verse reducidos durante el climaterio.

    Sequedad vaginal y pérdida del deseo sexual
  • Fatiga y trastornos del sueño

    Es usual que las mujeres menopáusicas presenten dificultades para conciliar el sueño y poder descansar bien durante toda la noche. Esto se debe principalmente a la disminución de progesterona, que es una hormona que estimula y favorece el sueño. Además, los sofocos y sudores nocturnos que sufren muchas también afectan muy negativamente a la calidad del sueño, provocando que la mujer se tenga que despertar por la incomodidad y después volver a dormirse.

    Todo ello contribuirá a la aparición de fatiga y un cansancio generalizado durante el día que puede dificultar el desempeño de las tareas cotidianas, así como limitar la capacidad de concentración.

    Fatiga y trastornos del sueño
  • Alteraciones psicológicas

    Depresión, tristeza, nerviosismo, irritabilidad, frustración, etc., son algunos de los estados emocionales más frecuentes por los que pasan las mujeres durante la menopausia. Son comunes los cambios en el estado de ánimo y los altibajos emocionales debido a que los cambios hormonales que se producen en el cuerpo afectan a la química del cerebro.

    Para sobrellevar la situación y evitar este tipo de alteraciones psicológicas es aconsejable mantenerse alejada de las fuentes potenciales de estrés, descansar el tiempo suficiente, realizar ejercicio físico, aprender técnicas de relajación y meditación y hablar de las emociones con familiares, amigos o un terapeuta si es necesario.

    Alteraciones psicológicas
  • Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Síntomas de la menopausia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

¿Te ha sido útil este artículo?
Artículos relacionados
Comenta, opina, pregunta sobre síntomas de la menopausia