Compartir

Síntomas iniciales del Parkinson

 
Por Judit Casas. 24 abril 2018
Síntomas iniciales del Parkinson

El Parkinson es una enfermedad neurológica degenerativa que afecta al sistema nervioso central y, consecuentemente, a la movilidad de la persona y a su sistema motor, convirtiéndose en un trastorno del movimiento. Se genera debido a que el cuerpo no crea suficiente dopamina, sustancia química encargada del control de la movilidad. Es una enfermedad crónica, degenerativa e irreversible que acostumbra a padecerse a partir de una edad avanzada, aproximadamente, los 65 años, y su proceso degenerativo puede ser más o menos lento según cada persona, pero no es terminal.

En este artículo de ONsalus, vamos a conocer los síntomas iniciales del Parkinson para que puedas conocer cómo se suele manifestar la enfermedad y en el caso de pensar que puedes estar sufriéndola, o alguien conocido, te animamos a que consultes con un médico la situación.

También te puede interesar: Parkinson: síntomas y tratamientos

Signos y síntomas iniciales del Parkinson

Hay muchas señales que nos pueden indicar que una persona está empezando a padecer Parkinson. En la siguiente lista, vamos a nombrar los síntomas iniciales del Parkinson, pero debes saber que pueden manifestarse solo algunos de los signos que vas a leer a continuación, no es normal sufrirlos todos de forma inicial:

  • Temblores corporales, especialmente, en las extremidades. Es el síntoma inicial del Parkinson más común y conocido. Consiste en las convulsiones del cuerpo de forma violenta, o no, que impiden el comportamiento físico habitual y pueden dificultar la realización de actividades básicas y sencillas como, por ejemplo andar, comer o escribir. Esto se produce debido a que la conexión neuronal tiene un fallo, ya que no genera dopamina y, por lo tanto, no se tiene control del movimiento.
  • Rigidez o distonía muscular: la musculatura de la persona se vuelve rígida debido a una incapacidad de relajar los músculos, ya que la orden neuronal de distensión muscular no es transportada por los neurotransmisores.
  • Inestabilidad corporal: abundantes caídas o poco control del cuerpo en el espacio, por ejemplo, intentar coger un objeto y no poder o, por lo contrario, que un objeto que se tiene cogido entre las manos caiga sin querer mientras lo estamos sujetando. Este síntoma es muy común y puede ser muy sutil.
  • Lentitud de movimientos: llamado bradicinesia. Consiste en la realización de los movimientos de forma lenta y pausada. Puede ser que en un mismo día el movimiento fluya correctamente y en un momento concreto aparezca esta lentitud que puede conllevar realizar tareas cotidianas en un período de tiempo largo, por ejemplo, ponerse un cinturón puede implicar una temporalidad de una hora.
  • Cambios de humor y ánimo inestable: el estado físico afecta directamente al psicológico, la vivencia corporal crea frustración, dolor, rabia y eso se traduce en cambios de humor, poco ánimo y puede suponer estados depresivos.
  • Incontinencia urinaria: debido a que no hay control muscular y ni de los esfínteres, se pueden experimentar casos esporádicos o habituales de incontinencia urinaria.
  • Incapacidad de iniciar un movimiento: llamado acinesia. Este síntoma consiste en que el cuerpo se paraliza ante la necesidad de realizar un movimiento, por ejemplo, el habla. Puede permanecer paralizado unos segundos o una hora. Mientras esto sucede, las acciones corporales básicas e inconscientes se realizan sin problema: respiración, riego sanguíneo, etc.
  • Pérdida de olfato: síndrome llamado hiposmia. Es un síntoma muy común en los pacientes y es uno de los signos que nos permite diferenciar el Parkinson de otras enfermedades motrices. Sucede debido a que cuándo hay falta de dopamina, aparece un exceso y acumulación de alfa sinucleína que se almacena en el bulbo olfatorio y reduce la capacidad de oler de las personas.
  • Estreñimiento: los órganos internos digestivos no generan un movimiento adecuado y puede conllevar dificultades en el sistema digestivo.
  • Problemas oculares: causado por la falta de movilidad ocular. Puede conllevar pérdida de vista, dificultad de centrarla o enfocarla en un lugar concreto. A veces, se puede asociar con una mirada perdida debido a la imposibilidad de canalizarla al lugar deseado.
  • Disfagia: es decir, dificultad para comer debido a que hay un bloqueo en el momento de tragar y cuesta realizar esta acción. También es debido al fallo neuronal. Esto puede conllevar a pérdida de peso y se debe controlar porque también podría causar problemas como ahogamiento.
  • Dificultad en el habla: otra señal que puede conocerse es el tartamudeo, el bloqueo en medio de una conversación o la dificultad aparente para encontrar palabras para expresarse. Además, una síntoma inicial del Parkinson es el hecho de que la voz de la persona afectada cambie, hablando más bajo y suave. Esto se debe a la dificultad de control motor y a la disfunción de la aplicación informativa.
  • Marcha con pasos pequeños: otra manera de conocer esta enfermedad es por la forma de andar de quién la puede empezar a padecer. Normalmente, la marcha se realiza con pasos muy pequeños, seguidos y sin apenas levantar los pies del suelo debido al deterioro del sistema motor. Además, suele ir acompañado de una postura corporal curvada hacia delante o hacia atrás.
  • Expresión facial neutra: incapacidad de mostrar emociones o sensaciones mediante la fisionomía debido a la falta de control en los músculos faciales. Puede parecer que la persona permanezca abstraída o fría ante las emociones.
Síntomas iniciales del Parkinson - Signos y síntomas iniciales del Parkinson

Factores de riesgo y tratamiento del Parkinson

En el caso que te hayas reconocido en alguno de los apartados anteriores, te recomendamos que hagas una visita con tu médico, pero si además tienes algún antecedente familiar y, por lo tanto, un posible componente genético; superas los 60 años de edad, has consumido o respirado sustancias tóxicas a lo largo de tu vida y eres hombre, tienes más probabilidades de estar padeciendo esta enfermedad, ya que estos son los factores de riesgo que presenta.

El diagnóstico de Parkinson no es fácil, ya que se deben tener en cuenta los síntomas, pero no hay una forma médica o científica de diagnosticarlo. Por eso, es importante que con los síntomas iniciales se vaya al médico para poder tener un mejor control y seguimiento.

En el caso que el diagnóstico sea positivo, es decir, que se sufra de Parkinson, los tratamientos actuales difieren mucho, desde tratamientos farmacológicos, corporales como la rehabilitación y el masaje, intervenciones quirúrgicas, como la aplicación de un marcapasos en la zona afectada, o terapias alternativas. Esto se debe a que no hay un tratamiento único ni curativo.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Síntomas iniciales del Parkinson, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cerebro y nervios.

Escribir comentario sobre Síntomas iniciales del Parkinson

¿Qué te ha parecido el artículo?

Síntomas iniciales del Parkinson
1 de 2
Síntomas iniciales del Parkinson

Volver arriba